Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Miembros de Bukaneros buscan apoyos contra Zozulya en grupos ultras europeos

Integrantes del colectivo radical activan contactos con organizaciones afines en Alemania, Francia e Italia

Los aficionados del Bayern exhiben una pancarta contra Zozulya.
Los aficionados del Bayern exhiben una pancarta contra Zozulya. EL PAÍS

El caso Zozulya vivió un episodio más con la exhibición en Alemania de varias pancartas alusivas al jugador del Betis. Fue durante el partido de la Copa alemana entre el Bayern de Múnich y el Wolfsburgo cuando los ultras bávaros desplegaron una pancarta con un mensaje de lo más directo en contra del ucranio. “Throw nazis out of football” (fuera nazis del fútbol) o “Zozulya vete ya”. La conducta del grupo radical alemán tiene que ver con su afinidad ideológica con los ultras del Rayo, los Bukaneros. También con la actividad de miembros de este colectivo y de otros peñistas del Rayo que, a título individual, han informado a grupos ultras afines del panorama futbolístico europeo.

Los aficionados del Rayo se han mostrado activos en las redes sociales con aficionados y ultras de grupos de similar ideología del fútbol de Italia, Alemania y Francia, a los que han explicado los motivos de su rechazo a Zozulya, y a quienes han solicitado apoyo en este asunto. Este periódico ha podido consultar a miembros de los Bukaneros, que han insistido en que este grupo, de manera oficial y como colectivo, no ha solicitado el apoyo de otros grupos radicales. Tampoco, como grupo, han realizado ninguna campaña para buscar hermanamientos.

Las pancartas de Múnich, no obstante, han sido muy bien recibidas por el colectivo de Bukaneros, grupo que ve como un refuerzo a su postura este tipo de movimientos por parte de grupos ultras como los del Bayern de Múnich. No existe ningún hermanamiento oficial entre los Bukaneros y los aficionados bávaros, pero se entiende en Vallecas que los ultras del Bayern comparten ideología y han manifestado en numerosas ocasiones, como ellos, su oposición a cualquier actitud homófoba y racista en el mundo del fútbol.

“Los Bukaneros deben de tener sus ramificaciones”, indicó José Lorenzo, agente del futbolista, cuando se le preguntó por la aparición de las pancartas en el campo del Bayern.

La de Múnich no ha sido la única alusión al jugador ucranio fuera de España. El martes, los ultras del Metallist Jarkov emitieron un comunicado en el que condenan “el ataque al que está siendo sometido Roman Zozulya por anarco-comunistas españoles”. Curiosamente, el Metallist es el eterno rival del Dnipro, el equipo en el que Zozulya jugó durante cinco temporadas (2011-2016) antes de fichar este verano por el Betis, club con el que tiene contrato hasta 2019.

“Pedimos al Ministerio de Asuntos Exteriores y a la Federación una respuesta digna e implacable ante tales ataques”, continúa el texto de los Ultras FCMK. “Si no son capaces de defender al deportista, al jugador del equipo nacional, al patriota y a un voluntario con letras mayúsculas, serían unos incompetentes y deberían irse”, añadieron.

El jugador sigue en Sevilla

Mientras, Zozulya se entrenó ayer en el gimnasio de la ciudad deportiva del Betis en solitario en espera de que se resuelva su situación. En la capital andaluza se produjeron también algunos acontecimientos relacionados con el futbolista. Julián Moreno, concejal del grupo de Participa Sevilla, marca blanca de Podemos en el Ayuntamiento hispalense, criticó en Twitter a los jugadores del Betis y a los directivos de la Liga por dar apoyo al jugador “neonazi” Roman Zozulya. “Vaya asco que dan los jugadores del Betis y los directivos de La Liga apoyando al neonazi Zozulya. Eso sí, ¡cada vez soy más fan del Rayo!”, rezaba el tuit, que ha sido posteriormente retirado. El Betis respondió al edil: “El Real Betis condena que un concejal se permita insultar a nuestros jugadores en vez de dedicarse a solventar los problemas de los sevillanos”.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información