Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sánchez Flores descubre la cantera

El Espanyol recupera la esencia y acaba el último partido con siete jugadores del filial

Marc Navarro celebra junto a sus compañeros su gol ante el Sevilla. Ampliar foto
Marc Navarro celebra junto a sus compañeros su gol ante el Sevilla. Getty Images

El pasado domingo en Cornellà, mientras la afición disfrutaba del triunfo ante el Sevilla, Quique Sánchez Flores estaba inquieto. Había algo que le preocupaba. Quería hacer saltar al campo al centrocampista del filial, Óscar Melendo, pero era una opción arriesgada. Ya había otros tres jugadores con ficha del Espanyol B en el equipo. Y, aunque la normativa permite utilizar hasta cuatro del segundo equipo, si algo le llegaba a suceder a alguno de los siete futbolistas del primer equipo —es el minino permitido—, el Espanyol hubiese caído en alineación indebida. “Un riesgo incensario”, entendía Sánchez Flores. Mandó a Álvaro Vázquez a la cancha y se acercó a Melendo para pedirle disculpas. Está encantando Quique con el fútbol base y en sus primeros seis meses en el club ya hecho debutar a cuatro canteranos.

El club ata a sus cuatro promesas

El Espanyol se aseguró primero la continuidad de Marc Roca hasta el 2022, quizá porque el mediocentro fue también el primero en estrenarse en el equipo de Sánchez Flores.

Y esta semana se han sellado los contratos de Melendo —su vínculo será hasta junio de 2022 y tendrá una cláusula de rescisión de 40 millones—, Navarro —hasta 2021— y Aarón —2022—, el único que tiene ficha del primer equipo desde el 1 de febrero después que el 31 de enero se cerrara el mercado invernal. Melendo, Navarro y Roca seguirán con ficha del filial hasta junio y a partir de entonces entrará en vigor el nuevo acuerdo.

Nada hacía pensar que Sánchez Flores apostaría por la cantera el pasado verano. La media de edad de los fichajes, solicitados por el entrenador, rozaba los 29 años. Sin embargo, en el despertar de la pretemporada, Quique avisó: “Me gustan los chavales que llaman con fuerza a las puertas del primer equipo”. Y así, Marc Roca (19 años), Aarón Martín (19), Óscar Melendo (19) y Marc Navarro (21) se fueron aferrando poco a poco a los entrenamientos de Sánchez Flores. “Tienen un carácter parecido, son ambiciosos y no creen que ya lo tienen todo resuelto”, explica David López, criado en la cantera blanquiazul. “Para nosotros es un orgullo. Queremos ayudarles para que se sientan importantes; siempre recuerdas cuando tú subías y eran momentos únicos”, suma Gerard Moreno, otro de lo formados en el fútbol base.

“Hay que volver muchos años atrás, cuando uno empezaba. Si con 19 años nos hubiesen valorado por nuestra timidez o físico no habríamos jugado nunca. Pero aparece un técnico que nos encuentra una habilidad innata y nos abre una puerta”, explica Sánchez Flores. Y remata: “Nos da una alegría inmensa encontrar talento”. Fran Navarro, técnico del fútbol base, celebra la actitud de Quique con la cantera. “Se necesita un técnico que confíe en los chavales, pero nada es una casualidad. Hay muchos otros factores”, dice Navarro.

En 2012, el Espanyol necesitaba reinventar su cantera, tras una etapa en el ostracismo. Óscar Perarnau (exdirector deportivo), Jordi Lardín (excoordinador del fútbol base y ahora director deportivo) y Fran Navarro, diagramaron la hoja de ruta. "Nos marcamos tres objetivos. Tener una identidad, es decir, una manera de jugar común en todos los equipos. Como segundo punto, formar jugadores para el primer equipo. Y el tercero, obtener viabilidad económica mediante los traspasos de jugadores que no tenían un hueco o que se tenían que vender para sacar un beneficio”, relata Navarro. El sueño en Sant Adrià es tener para la temporada 2019-2020 una plantilla 100% formada en la cantera. “Es difícil, muy difícil, pero se puede”.

Sánchez Flores se suma a la cruzada. El domingo ante el Sevilla, el Espanyol terminó el duelo con siete jugadores formados en su cantera. "El Espanyol ha sido así toda su vida. Nos satisface y nos llena de cariño”, concluye el técnico. Asentado el equipo con el fichaje de veteranos, Quique mira a la cantera y descubre la esencia del Espanyol.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información