Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

David Luiz encarrila la Premier para el Chelsea

Un gol del central brasileño da un valioso punto al líder en Anfield. Los tropiezos de Arsenal y Tottenham convierten en bueno un empate que pudo ser victoria si Diego Costa no falla un penalti

David Luiz celebra el gol que anotó en Anfield ante el Liverpool.
David Luiz celebra el gol que anotó en Anfield ante el Liverpool. EFE

Acabó el Mundial de su país entre lágrimas, decepcionado y desesperado tras la goleada contra Alemania en semifinales, identificado como poco menos que un villano por la afición tras el cierre con otro fiasco frente a Holanda en una final de consolación sin consuelo para Brasil. David Luiz se forjó fama de sobrevalorado justo cuando el Chelsea había cerrado su pase al París Saint-Germain por 50 millones de euros. Dos años después el equipo londinense sorprendió al mundo al recomprarlo. Fue una petición de Antonio Conte y se concretó el último día del cierre de mercado por quince millones menos del precio en el que se había pactado la venta en julio de 2014. David Luiz es hoy el indiscutido mejor defensa en la presente edición de la Premier League. Y en los momentos importantes no falla. En una jornada en la que tropezaron Arsenal y Tottenham, un gol suyo le dio un valioso punto al Chelsea en Anfield para encarrilarlo hacia el título. Los blues son ahora líderes con nueve puntos de ventaja sobre sus otros dos rivales de la capital y uno más sobre el Liverpool

Fiascos para Arsenal y Tottenham

David Luiz encarrila la Premier para el Chelsea

Siete partidos de la Premier League abrieron la jornada 23, que se completa este miércoles.

Arsenal - Watford 1-2

Bournemouth - Crystal Palace 0-2

Burnley – Leicester 1-0

Middlesbrough - West Bromwich 1-1

Sunderland – Tottenham 0-0

Swansea – Southampton 2-1

Liverpool – Chelsea 1-1

West Ham - Manchester City (1 febrero. 20,45 horas)

Manchester United - Hull (1 febrero. 21 horas)

Stoke City - Everton (1 febrero. 21 horas)

El Chelsea pudo llevarse un partido en el que exhibió su músculo, el del equipo que apenas permite opciones al rival y explota las propias por escasas que sean. David Luiz marcó poco antes de la media hora gracias a un libre directo en el que exhibió su característico golpeo con el interior del pie derecho. Empató Wijnaldum al inicio de la segunda parte y el duelo, cerrado y sin excesivo fulgor, lo pudo decantar el Chelsea en el epílogo. A un cuarto de hora del final, Diego Costa forzó y marró un penalti cuando el especialista Hazard acababa de ser sustituido y, ya sobre la hora, Pedro envió un remate cerca del palo de la meta defendida por Mignolet. Con todo, el empate fue un buen negocio para el Chelsea, que en una jornada de gran exigencia suma lo mismo que dos de sus perseguidores, el Liverpool y el Tottenham, que empató en Sunderland. Y gana un punto de ventaja más sobre el Arsenal, que cayó en el Emirates ante el Watford y al que recibirá el próximo sábado.

El buen momento de David Luiz y el Chelsea contrasta con el desplome del Liverpool. El 31 de diciembre pasado el equipo que dirige Jürgen Klopp derrotó en su estadio al Manchester City. Desde entonces apenas ha vencido en uno de los nueve partidos que ha jugado en enero. Fue ante el modesto Plymouth, de la cuarta división, en partido de Copa antes de que el Wolwerhampton, del segundo escalón del fútbol inglés, le eliminase en Anfield. Fuera del torneo copero, eliminado también durante este nefasto mes en la Copa de la Liga, al Liverpool solo le queda la bala de la Premier, en la que ya se plantea como aceptable el objetivo de acabar entre los cuatro primeros, hito apenas logrado una vez por los reds en los últimos ocho años. Justo cuando más solvente semejaba se cayó el equipo de Liverpool a un nivel que a punto estuvo de entroncar con su historia más negativa. Desde el año 1923 no pierde cuatro partidos consecutivos en Anfield. Cerca estuvo de igualar esa negativa plusmarca: el 21 de enero le ganó el Swansea, el 25 el Southampton, el 28 el Wolverhampton y el 31 rescató un empate ante el Chelsea.

Mignolet detiene el penalti lanzado por Diego Costa.
Mignolet detiene el penalti lanzado por Diego Costa. REUTERS

La Premier se tiñe de azul, el objetivo se acerca para Daviz Luiz, que fue taxativo cuando regresó a Stamford Bridge. “Vuelvo porque tengo una historia por completar”. El central brasileño alzó la Liga de Campeones, la Europa League y la Copa inglesa durante su primer periplo de tres años y medio en el Chelsea. “Ahora quiero ganar la liga más difícil del mundo”, explica. Conte le está proporcionando las herramientas para lograrlo. “Es el mejor entrenador con el que he trabajado. Te inocula el virus de su amor por el fútbol”, describe. Referencia central en la zaga de tres, entre Azpilicueta y Cahill, David Luiz está en el perfecto punto de maduración, imperial al cruce, con su conocida seguridad para sacar el balón de atrás y sin que se le conozcan esta campaña aquellos grueso errores que le hicieron caer en desgracia. Porque Brasil dejó de creer en él. Dunga no le convocó para la pasada Copa América y Tite todavía no le ha citado porque apuesta por Marquinhos y Miranda y mantiene a Thiago Silva en la recámara. Ya ha confesado que se mantiene atento al renacer de David Luiz, al nivel del defensor que llegó con 19 años al fútbol europeo para enamorar en el Benfica.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información