Roger Federer, campeón del Open de Australia tras vencer a Rafa Nadal

El suizo, de 35 años, se impone 6-4, 3-6, 6-1, 3-6 y 6-3, conquista el 18º Grand Slam de su carrera, más que nadie en la historia, y retoma un memorable palmarés que se interrumpió tras la victoria en el Roland Garros de 2012

Rafa Nadal y Roger Federer tras la final del Open de Australia 2017.
Rafa Nadal y Roger Federer tras la final del Open de Australia 2017.Aaron Favila (AP)
Más información
Todas las finales entre Nadal y Federer
Nadal y Federer, el binomio perfecto

En otro homenaje al tenis que se prolongó durante 3h y 38m en la Rod Laver Arena de Melbourne, Roger Federer agrandó su leyenda tras derrotar a Rafael Nadal 6-4, 3-6, 6-1, 3-6 y 6-3 en la final del Abierto de Australia. El suizo, de 35 años, conquistó el 18º Grand Slam de su carrera, más que nadie en la historia del tenis masculino, retomando así un memorable palmarés que se interrumpió tras la victoria en el Roland Garros de 2012. Federer, 17º en el ranking ATP, ganó por quinta vez en Australia y sumó el título número 89 en su palmarés.

Federer arrancó la final con una impresionante agresividad. Mostró el tenis que venía haciendo durante todo el torneo. Bien plantado sobre la línea de fondo, con tiros rápidos, y asfixiando el rival. Nadal intentó alargar los puntos y hacer el partido más largo, pero tuvo menos determinación que su rival. Solo cinco tiros ganadores para el español y seis errores no forzados. Federer, en cambio, perdió solo cuatro puntos con su servicio. Ganó 14 de 15 con el primer saque y completó 13 tiros ganadores. Si Nadal intentaba llevar el partido a los duelos de hace una década, Federer mostró que a los 35 años se ha reinventado y que su juego tiene aún más variantes que cuando era el número uno del mundo. Red, red, red. Contrapiés y servicio. Y revés, mucha confianza en el revés. Así se llevó el primero por 6-4 ante un Nadal más estático de lo que requería la misión.

Vídeo: la historia de una rivalidad sana | EPVVídeo: Dita Alangkara AP

El español aprendió la lección y se olvidó del pasado. Hizo propósito de enmienda y volvió a 2017. Mucho más agresivo que en el primer set salió a apretar a Federer y consiguió dos breaks tempraneros, que marcaron el desarrollo del parcial. Federer recuperó uno, pero no le alcanzó para alterar el dominio del set. El suizo bajó la impresionante efectividad con sus tiros ganadores y, entonces, firmó más errores (15). El partido comenzó a ilustrar la metamorfosis de ambos tenistas, pocos puntos largos, mucho juego psicológico, mucha anticipación a la próxima jugada, al mejor estilo de una partida de ajedrez. Rafa se lo llevó con seguridad, adaptado a las nuevas épocas, por 6-3.

En el tercero Nadal tuvo tres oportunidades para romperle el saque a Federer en el primer juego. Las desperdició. Había algunos momentos vintage en el partido, puntos clásicos de la vieja escuela. Nadal volvió a cargar sobre el revés de Roger, pero este sumó un recurso táctico interesante y comenzó a salir de allí al paralelo con tiros profundos y flotados que confundieron al español. También apareció el golpe estrella del suizo, para fulminar el set, la derecha a la carrera. Le salía cruzada, paralela, al medio, todo. Y así comenzó a dominar a un Nadal que se encontró sin opciones. Break en el segundo juego y no hubo retorno para Rafa. Federer mostró, tal vez, su mejor nivel del torneo. Brillante con el resto, el suizo rompió de nuevo cuando estaba 4-1 y se llevó el set por 6-1. Los años y la limitación física estaban siendo una ventaja para el suizo, porque al arriesgar más lograba erosionar a su rival. No como en aquellos eternos maratones de la década pasada. Nadal se pareció al del primer set y solo contabilizó cuatro tiros ganadores.

Cuando comenzó el cuarto set, Federer atravesaba el mejor momento del partido, y de estas dos semanas. Nadal debió sacar toda su fortaleza mental para encontrar las opciones necesarias para que el suizo comenzara a fallar. Lo hizo con lo que más sabe, el látigo de derecha invertida. Se apoyó en ese golpe, también muy retro. Y logró romper en el cuarto juego, cuando Federer parecía inquebrantable. No hubo vuelta atrás. Federer hizo todo bien, pero Nadal resistió y forzó el quinto set. Solo tres errores no forzados del español. Infalible. En el quinto set sin embargo, el suizo superó por 12ª vez a Nadal y alzó su 18º torneo del Grand Slam. Federer ha vuelto.

Pablo Vande Rusten
Emocionante mañana. Nos despedimos. Gracias por seguir nuestros directos en estos partidos. Este domingo, reiteramos, ha ganado el tenis. ¡Hasta la próxima!
Pablo Vande Rusten
Pablo Vande Rusten
Pablo Vande Rusten
Pablo Vande Rusten
La gente aplaude de pie. Se termina la función. Ahora conversan entre ellos.
Pablo Vande Rusten
Pablo Vande Rusten
"El tenis te necesita, Rafa", le dice a Nadal. Qué jugador.
Pablo Vande Rusten
Pablo Vande Rusten
Este domingo, sin dudas, gana el tenis. Sin dudas.
Pablo Vande Rusten
Pablo Vande Rusten
Nadal lo mira con cara de gran admiración. Federer le habla directo a él, frente a todo el mundo.
Pablo Vande Rusten
Pablo Vande Rusten
"No tengo palabras y Rafa ha dicho cosas tan buenas. Felicitaciones por tu retorno, Rafa".
Pablo Vande Rusten
Pablo Vande Rusten
Federer ya tiene la copa.
Pablo Vande Rusten
Pablo Vande Rusten
Pablo Vande Rusten
Pablo Vande Rusten
Federer saluda y se prepara para hablarle al Rod Laver Arena.
Pablo Vande Rusten
Pablo Vande Rusten
La entereza de Nadal para hablar en este momento... Grande de los grandes. Le agradece a todos los que hacen el torneo, saluda a todo el mundo, sonríe, felicita. "Lo dejo a Roger ahora", dice.
Pablo Vande Rusten
Pablo Vande Rusten
Nadal: "Trabajé mucho para llegar a esta final. Creo que Roger se lo merecía más que yo". Enorme.
Pablo Vande Rusten
Pablo Vande Rusten
Nadal habla derrotado pero muy entero.
Pablo Vande Rusten
Pablo Vande Rusten
Así festejó el equipo de Roger Federer
Pablo Vande Rusten
Pablo Vande Rusten
Pablo Vande Rusten
Pablo Vande Rusten
La entrega de premios. Nadal se aguanta las ganas. También está por quebrarse.
Pablo Vande Rusten
Pablo Vande Rusten
¡Qué partido han jugado! Federer parecía perdido y demostró que, como Nadal, tiene una mente de acero. 73 winners. Enorme.
Pablo Vande Rusten
Pablo Vande Rusten
Federerº - Nadal: 6-4, 3-6, 6-1, 3-6, 6-3. Federer no puede mantenerse de pie. Llora sentado.
Pablo Vande Rusten
Pablo Vande Rusten
Federerº - Nadal: 6-4, 3-6, 6-1, 3-6, 6-3. Roger Federer es campeón del Open de Australia a los 35 años. Increíble.
Pablo Vande Rusten
Pablo Vande Rusten
Federerº - Nadal: 6-4, 3-6, 6-1, 3-6, 5-3. Ace. Otro punto para el campeonato.
Pablo Vande Rusten
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS