Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sergio García vuelve al Espanyol como un canterano

A sus 33 años, el delantero regresa al conjunto blanquiazul y tendrá una ficha similar a la que cobra un jugador del filial cuando sube al primer equipo

Sergio García, durante un partido de la temporda 2014-2015.
Sergio García, durante un partido de la temporda 2014-2015. EFE

Apalabrado su contrato desde hace dos semanas, Sergio García (Bon Pastor, 33 años) aguardaba en Barcelona que se destrabe la salida de Felipe Caicedo para poder sellar su regreso al Espanyol. Ocurre, sin embargo, que la situación del ecuatoriano continúa encallada y desde la secretaría técnica blanquiazul decidieron no alargar más la espera: Sergio García, el último héroe de la hinchada, vuelve a Cornellà. “Sergio va a jugar en el Espanyol, independientemente de lo que suceda con Felipe”, aseguran desde los despachos de la Ciudad Deportiva de Sant Adrià. El delantero, que militaba en el Al-Rayyan de la liga de Catar, estrechará su vínculo con el Espanyol hasta junio de 2018.

Sergio, en su despedida del Espanyol.
Sergio, en su despedida del Espanyol. EFE

“Sergio ha hecho un esfuerzo económico muy grande para volver”, explican desde el club. El Espanyol necesitaba solucionar la salida de Caicedo, que tiene uno de los salarios más elevados del grupo, para no alterar la masa salarial del primer equipo ni infringir la ley del fair-play financiero impuesta por la Liga con la llegada Sergio García. Para resolver el dilema, el delantero catalán, que en Catar recibía un salario que rozaba los tres millones de euros netos al año, jugará en el Espanyol, hasta el final de la temporada, con una ficha similar a la que cobra un canterano cuando sube al primer equipo. Y, una vez finalizada esta campaña, el club se comprometió a revisar el contrato del delantero catalán.

Sergio García dejó el Espanyol, entre lágrimas, en el verano de 2015. “Espero que algún día pueda regresar a este club. Seré un perico más y si me necesitáis aquí estaré. Me siento muy querido. A la afición no le gustará que me vaya, pero tengo 32 años y mi carrera no se alargará mucho. Es un contrato muy importante para mí, es el futuro de mi familia y de mis hijos”, explicó Sergio en su despedida de Cornellà. Un año y medio después, regresa al club en el que disfrutó de los mejores años de su carrera. Aterrizó en el Espanyol en el verano de 2011 y después de 165 partidos y 44 goles se marchó rumbo a Catar. “Sergio es un gran jugador y tiene muchos registros para poder venir. A todos nos gustaría que fuera jugador del Espanyol pero tiene un contrato en vigor y, como siempre he dicho, estamos en una situación en la que no podemos fichar. Pero si esto cambia sería un gran fichaje para el Espanyol, sin duda”, había explicado Jordi Lardín, director deportivo del Espanyol, el pasado viernes.

Formando en la cantera del Barcelona, Sergio García se estrenó en el conjunto azulgrana de la mano de Frank Rijkaard. Sin minutos en el Camp Nou, se marchó al Levante y luego pasó por el Zaragoza y el Betis, hasta que fichó por el cuadro blanquiazul. Hoy, a sus 33 años, para Sergio García llegó la hora de volver al Espanyol, su casa, y con el sueldo de un canterano.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información