Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Achraf Hakimi, el carrilero incansable

El lateral de 18 años, internacional con Marruecos y valorado por el Real Madrid como un jugador con potencial del primer equipo, posee las cualidades propias de un fondista

Achraf en un partido de la Youth League la temporada pasada.
Achraf en un partido de la Youth League la temporada pasada. DIARIO AS

Achraf Hakimi (Getafe, 18 años) tuvo un supervisor muy particular desde que ingresó en el Real Madrid. Arra, como le denominan sus compañeros por cuestiones fonéticas, compartía equipo en Valdebebas con Luca, el segundo hijo de Zinedine Zidane. Desde entonces, el técnico francés ha supervisado en la distancia la progresión del lateral derecho de origen marroquí. Hoy, 11 años después de ese primer día, la sigue muy cerca. Invitado en algunos entrenamientos del primer equipo, Achraf se estrena en el partido de Copa ante el Celta en una convocatoria oficial con el Madrid. El joven lateral ya fue uno de los elegidos por Zidane para realizar la gira de pretemporada en verano, cuando disputó sus primeros minutos con la camiseta blanca en algún que otro amistoso.

Internacional absoluto por Marruecos, Achraf está señalado en rojo en los informes que maneja la dirección deportiva del Madrid como uno de los canteranos con mayor proyección. En el club no tienen ninguna duda de que el lateral puede ofrecer el alto nivel exigido para jugar en el primer equipo, al que no se descarta que llegue la próxima temporada como complemento de Carvajal si Danilo termina marchándose.

Fino y con 1,77 de estatura, su figura y su elegante zancada evocan la silueta de los estilistas del mediofondo. A Achraf le gusta jugar en campo contrario y participar en las jugadas de ataque, a las que se incorpora con facilidad. “Tiene un perfil ofensivo muy marcado, mucho recorrido, una técnica notable y una zancada muy característica y atlética”, destaca Luis Miguel Ramis,su entrenador durante varios años en la cantera del Madrid. Esta temporada, suma 5 asistencias y un gol en 15 partidos.

Las características de atleta del joven marroquí no se quedan en su porte, sino que se amplían a su potencial físico. “Es un jugador que tiene la capacidad de repetir grandes esfuerzos a lo largo del partido, incluso cuando empieza a decrecer el rendimiento del resto. Es un atleta y un proyecto de jugador con un futuro inmediato”, asegura Ramis, que ve en la faceta defensiva el aspecto que más debe trabajar. Los que le conocen le definen como un chico tranquilo, pero descarado y con carácter. Su primera convocatoria oficial le llega a Achraf solo unas semanas después de quedarse a un paso de cumplir otro de sus sueños: disputar una Copa África con el país de sus padres, Marruecos, que le descartó en el último corte.

Precisamente fue su origen lo que le hizo vivir su peor momento en el Madrid. Llegó hace escasos meses, cuando todavía siendo menor de edad se vio fuera de de la competición por estar incluido entre los jugadores investigados en el caso de la contratación de extranjeros menores de edad. Ni Achraf, que se perdió un partido con el Castilla por este tema, ni su familia, ni el club entendieron ni entienden todavía cómo la FIFA le incluyó en la lista habiendo nacido en la localidad madrileña de Getafe. Con todo eso ya olvidado, Achraf, que tiene en Luca a su mejor amigo en el vestuario, aspira a que Zidane le observe en Vigo un poco más de cerca.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información