Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Federer cambia de ‘Stradivarius’

El suizo, emparejado con Nishikori en los octavos después de ofrecer un recital ante Berdych (6-2, 6-4 y 6-4, en 1h 30m), estrena en Australia una nueva raqueta que potencia sus tiros y minimiza los esfuerzos

Federer golpea la bola durante el partido contra Berdych.
Federer golpea la bola durante el partido contra Berdych. REUTERS

Aunque la firma estadounidense que le viste le haya jugado una mala pasada en Melbourne, con una camiseta de dudoso gusto que reproduce algo así como el pelaje de una cebra, Roger Federer desprende elegancia allá por donde pisa. Por su tenis estético y sus formas, exquisitas dentro y fuera de la pista, no es difícil imaginarse al suizo trajeado, violín en mano y una partitura delante, e interpretando El Lago de los Cisnes de Chaikovski, porque sus golpes desprenden sonidos melódicos y su tenis es al fin y al cabo una sinfonía.

Ayer, por lo presenciado en Melbourne, nadie diría que el de Basilea haya estado medio año sin competir. Federer encandiló a todos con su inagotable repertorio de tiros y gestos técnicos. Así abatió (6-2, 6-4 y 6-4) a Tomas Berdych, número 10 del mundo, y alcanzó los octavos del Open de Australia, en los que se medirá al japonés Kei Nishikori (triple 6-4 a Lukas Lacko). “Honestamente, no esperaba estar a este nivel”, admitió el ganador de 17 grandes. “De todos modos, insisto en lo que dije antes del torneo: ningún resultado puede ser mejor que el de medirme ante tenistas profesionales otra vez. Eso es lo más importante para mí, y aún más viendo que he conseguido llegar hasta la cuarta ronda”, amplió.

El caso es que aunque aún le falte rodaje, a Federer se le ve como los ángeles, feliz por haber vuelto y como un niño con zapatos nuevos, porque en Melbourne ha estrenado raqueta. Consciente de su edad, de que este año cumplirá ya 36 primaveras, decidió que debía optimizar cada uno de sus golpes y cuidar bien su cuerpo, porque desde 2013 le envía señales. De modo que le encargó a la marca que le ha diseñado sus raquetas a lo largo de toda su carrera (Wilson) un nuevo modelo que, simplificando, se confeccionó con una cabeza más grande y un marco más grueso para que sus tiros ganaran potencia.

Lo explica alguien por cuyas manos han pasado miles de raquetas, el encordador de Rafael Nadal y otros tenistas españoles de primera fila. Habla Xavi Segura. “Básicamente, Federer ha optado por seguir el camino de los jugadores veteranos y con el cambio lo que intenta es compensar el déficit físico”, arranca el catalán. “Él antes jugaba con la misma raqueta que Pete Sampras, que era muy pesada y fina, tradicional. Le permitía tener mucho control, pero le aportaba poca potencia. La superficie del marco era muy estrecha y le exigía un plus de esfuerzo a la hora de pegarle a la bola”, describe Segura.

Más ligera, más ancha y con un marco más grueso

Con el objetivo de poder competir más años, Federer decidió renovar la herramienta, negra y minimalista. Una over-size, en la jerga tenística. Si el modelo anterior podía pesar de 385 a 390 gramos, la actual es de 360-370. “Pesa menos, es más ligera”, precisa Segura, “y la superficie del marco es más grande, porque así aumenta la capacidad de la zona de impacto y la pelota coge mucha más velocidad. Como es muy bueno seguía ganando a casi todos, pero se dio cuenta de que no podía seguir así. En el fondo ha seguido la línea de lo que hacen los veteranos. Ha elegido un garrote”.

Ha seguido la línea de lo que hacen los veteranos. Ha elegido un garrote

Xavi Segura, encordador

Con la sustitución de la herramienta, de esos Stradivarius que tan bien suenan cuando es él quien los acaricia, la idea de Federer no es otra que disimular las carencias físicas y dotar de más pólvora a su derecha y su revés. Defensivamente, con la raqueta nueva intenta rentabilizar sus tiros al máximo. El helvético, 17º en el ranking, participó de lleno en el proceso de diseño. En teoría iba a estrenarla en julio, en Toronto, pero finalmente tuvo que retrasarlo porque después de Wimbledon renunció a la segunda parte de la temporada por su lesión de rodilla. Hace dos semanas la testeó en la Copa Hopman y ahora despide balas en el primer grande del año.

“En el fondo ha escogido un corte muy parecido al de las raquetas de Nadal, Ferrer, Murray o Djokovic, aunque la de Rafa es un caso aparte. Es superancha porque tiene una fuerza tremenda. Lo de él va un poco aparte, y todavía más lo de Serena Williams, que juega con una superficie grandísima”, detalla Segura, experto en la materia. Federer, pues, también ha afilado a su gran aliada. El tenista moderno más clásico se adapta a la edad y las tendencias. Ahora ya solo queda que acierten con su próxima camiseta.

RESULTADOS DE LA 5ª JORNADA. VIERNES 20

Cuadro masculino: Roger Federer, 6-2, 6-4 y 6-4 a Tomas Berdych; Andy Murray, 6-4, 6-2 y 6-4 a Sam Querrey; Stan Wawrinka, 3-6, 6-2, 6-2 y 7-6 a Viktor Troicki; Kei Nishikori, triple 6-4 a Lukas Lacko; Jo-Wilfred Tsonga, 7-6, 7-5, 6-7 y 6-3 a Jack Sock; Daniel Evans, 7-5, 7-6 y 7-6 a Bernard Tomic..

Cuadro femenino: Garbiñe Muguruza, 6-4 y 6-2 a Anastasija Sevastova; Angelique Kerber, 6-0 y 6-4 a Krtistyna Pliskova; Venus Williams, 6-1 y 6-0 a Yingying Duan; Svetlana Kuznetsova, 6-4, 5-7 y 7-9 a Jelena Jankovic; Coco Vandeweghe, 6-4, 3-6 y 7-5 a Eugenie Bouchard; Sorana Cirstea, 6-2 y 7-6 a Alison Riske.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información