Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Jovetic, el último rehabilitado del Sevilla

Futbolistas como Luis Fabiano, Kanouté, Maresca, Gameiro, Mbia, Banega, Rami o Nasri han relanzado sus carreras en el club andaluz

Jovetic, en un lance del Sevilla-Madrid.
Jovetic, en un lance del Sevilla-Madrid. EL PAIS

Fue este verano. Monchi gestionaba el fichaje de Nasri. Llamó a Demichelis, compañero del francés en el Manchester City. El director deportivo del Sevilla le preguntó por las cualidades humanas de Nasri y sus posibilidades de adaptación a una entidad como el Sevilla. “Tenéis un club ideal para él. A Nasri le pasará como a Banega, que recuperará su nivel en el Sevilla”, contestó Demichelis. “Si le dais el cariño que le disteis a Ever, todo saldrá bien”, añadió el defensa argentino. “Cariño y llegar a un club que gana, que juega cosas importantes”, suele añadir Monchi.

La política de fichajes del Sevilla se sustenta sobre diversos parámetros. Uno es la compra de futbolistas con un buen recorrido en otras Ligas, como la francesa, inglesa o italiana. Otro, la adquisición de jugadores jóvenes como inversión de futuro. Una tercera, constante en la última década, ha sido la de llegadas de buenos futbolistas cuyas carreras se han visto frustradas y encuentran en el Sevilla la plataforma ideal de lanzamiento para relanzar sus carreras.

El crecimiento de la década del club andaluz tiene como protagonistas a estos futbolistas. El primer jugador que sigue esta senda es Luis Fabiano, quien llegó al Sevilla después de un decepcionante paso por el Oporto. Kanouté, cuyo paso por el fútbol inglés fue discreto, explotó en el Sevilla hasta convertirse en uno de los mejores futbolistas de su historia. Maresca, harto de dar tumbos por el fútbol europeo, encontró en el Sevilla su lugar ideal en el mundo. Gameiro, una sombra en el PSG, vive su mejor momento en el Atlético después de ganar tres torneos de la Liga Europa con el Sevilla. El camerunés Mbia había bajado a Segunda con el Queen Park Rangers y ofreció dos temporadas a gran nivel en el Sevilla.

Más recientes con los casos de Banega, perdido en el Valencia, que dibujó un fútbol de ensueño en Nervión, o Rami, sin sitio en el Milan para recuperar su mejor forma la pasada temporada en el campeón de la Liga Europa. “Soy feliz en el Sevilla con un técnico que confía en mí. La gente me aprecia y el club es grande, pero también familiar, afirmó recientemente en su país el propio Rami. En esa mezcla de exigencia y carácter familiar, los futbolistas encuentran en el Sevilla un buen ambiente y un trampolín para sus carreras. Nasri vive una situación similar a la de su compatriota y está realizando una gran temporada después de no contar para Pep Guardiola en el City. El centrocampista, arropado por el grupo de galos que conviven en la plantilla del club andaluz, ha vuelto a dar un nivel similar al de sus temporadas doradas en el Arsenal. El último en llegar al club ha sido Jovetic, segundo fichaje invernal del Sevilla tras Lenglet.

Jovetic, un viejo anhelo

 El centrocampista montenegrino es pretendido por el Sevilla desde su etapa como juvenil, donde deslumbró a los técnicos del club en el Torneo Quixote de 2006. Capitán del Partizán de Belgrado, fue nombrado mejor del torneo. Jovetic fue fichado por la Fiorentina y luego por el Manchester City. Acabó en el Inter en 2015. Esta temporada solo había jugado 67 minutos. “Jovetic se contagió rápido de la fiereza con la que jugamos. No necesitó mucho para demostrar su jerarquía. Demostró por qué lo hemos fichado”, aclaró Jorge Sampaoli, quien medita incluso darle la titularidad ante el Madrid, ahora en la Liga.

Jovetic hizo en 45 minutos lo que no hizo en casi toda una vuelta con el Inter de Milán: un gol en su primer remate a la puerta del Madrid. Intenso y con instinto, Jovetic hizo cinco remates en total sobre la meta de Casilla. Tres de ellos fueron a puerta. Jovetic, en 45 minutos, tiró el mismo número de veces a puerta que Ben Yedder (2) y Vietto (1) juntos. El montenegrino volvió a sentirse futbolista después de estar medio año prácticamente sin jugar. “Es un día para sentirme muy feliz”, reconoció el jugador.

 

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información