Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Recreo del Atlético mientras Villarreal, Real Sociedad y Las Palmas exprimen sus rentas para llegar a octavos

Los rojiblancos exprimen su superioridad y golean al Guijuelo. Tampoco Toledo, Valladolid y Huesca tuvieron opción ante rivales de superior categoría

Giménez, central del Atlético, pelea la pelota con Carmona, futbolista del Guijuelo.
Giménez, central del Atlético, pelea la pelota con Carmona, futbolista del Guijuelo. EFE

El Atlético disfrutó de un recreo para sellar su pase a octavos de final de la Copa del Rey ante el Guijuelo, que llegó al Calderón con seis goles encajados en el partido de ida y se marchó con cuatro más, pero también con la gloria de hacer una diana en terreno colchonero (4-1). Nada que reprochar al equipo salmantino, que hizo tras unas meritorias campañas ligueras también se ha dejado ver en la Copa del Rey. La diferencia entre ambos equipos volvió a evidenciarse en la primera media hora de partido y sobre todo en un tramo de partido entre el minuto 16 y el 29 en el que el Atlético marcó tres goles.

Nueve billetes pendientes para jugar los octavos de final

Entre el miércoles y el jueves se completará el cuadro de equipos que integrarán los octavos de final de la Copa de Rey. Los partidos que se disputarán son los siguientes, con el resultado de la ida entre paréntesis:

Miércoles 21 de diciembre

19:00. Sevilla - Formentera (5-1)

19:00. Eibar - Sporting de Gijón (2-1)

21:00. Valencia - Leganés (3-1)

21:00. Deportivo - Betis (0-1)

21:00. Osasuna - Granada (0-1)

22:00. Barcelona - Hércules (1-1)

Jueves 22 de diciembre

20:00. Celta - UCAM Murcia (1-0)

20:00. Alavés - Nàstic (3-0)

21:00. Athletic - Racing (2-1)

21:00. Espanyol - Alcorcón (1-1)

Ya clasificados: Real Madrid, Villarreal

Gaitán abrió la goleada tras finalizar una acción en la que Thomas mostró toda su exuberancia al recuperar el balón y proyectarse en ataque hasta el corazón del área. Allí remató el argentino, necesitado de alegrías como rojiblanco. Cinco minutos después fue su compatriota Correa el que anotó después de una meritoria jugada de Fernando Torres. Juanfran completó el vendaval ante un Guijuelo superado, que todavía resultó más dañado cuando poco después Raúl Ruiz vio la segunda tarjeta amarilla y se fue a vestuario. Pareció excesivo en un partido de guante blanco que por una falta y una protesta que no semejó grosera el Guijuelo tuviese que sufrir una hora de partido en la que a su inferioridad futbolística tuvo que agregar la numérica.

Torres marcó el cuarto gol justo antes del descanso y el tramite evolucionó sin mayores sobresaltos hasta que en la recta final del partido Antonio Pino marcó de cabeza y le dio una alegría al Guijuelo para despedirse de una Copa inolvidable con un buen sabor.

El jugador del Villarreal Rodrigo disputa el balón con Israel Castro, del Toledo.
El jugador del Villarreal Rodrigo disputa el balón con Israel Castro, del Toledo. EFE

Meritorio Toledo en El Madrigal

El Toledo, segundo en su grupo de Segunda División B, le plantó cara al Villarreal, siempre bajo la premisa de que el cuadro levantino se había asegurado una ventaja en el partido de ida, tres goles marcados en terreno visitante que propiciaron una velada tranquila para el equipo de Fran Escribá incluso cuando los visitantes se adelantaron a los trece minutos de la segunda parte por mediación de Samu Villa.

Ya había avisado el equipo que prepara Onésimo en una de las últimas acciones antes del descanso cuando Grbovic disparó al palo. Poco después fue Lolo Plá el que hizo estirarse al meta Barbosa. La actuación del Toledo fue dignísima, pero no mereció la victoria. El Villarreal tuvo un amplio caudal ofensivo, coleccionó opciones de gol, pero le faltó colmillo, seguramente exigencia. Santos Borré y Roberto Soriano no estuvieron atinados, pero sí Alexandre Pato para poner las tablas en el marcador sin apenas tiempo para que el Toledo asimilase que estaba en ventaja. Nunca peligró la eliminatoria para el Villarreal, que se dejó llevar hasta el empate final (1-1) y aprovechó para dar minutos a sus futbolistas menos habituales e incluso algunos productos de su prolífico vivero como Pau o Leo Suárez.

Con todo, el Toledo dejó estela de equipo trabajado y con una interesante querencia a bajar la pelota al piso y combinar. Buscó la sorpresa y se topó con un rival muy superior.

Yuri Berchiche (izquierda) y Joan Jordán pugnan por la pelota en Anoeta.
Yuri Berchiche (izquierda) y Joan Jordán pugnan por la pelota en Anoeta. EFE

Entretenimiento en Anoeta

En Anoeta también partía con ventaja la Real Sociedad ante el Valladolid y supo administrar el 1-3 logrado en Zorrilla el equipo que prepara Eusebio Sacristán, mito del equipo castellano. Los donostiarras salieron firmes y sin confianzas, dominadores y goleadores antes de cumplirse el cuarto de hora tras un medido centro de Yuri Berchiche, en gran momento de forma, para que Juanmi batiese a Pau Torres. El punta malagueño jugó 69 minutos y fue el futbolista con más sentido ofensivo de su equipo.

Pareció arrollar la Real tras abrir el marcador e incluso de inmediato pudo marcar el segundo tanto por mediación de Willian José, ya recuperado tras perderse el último partido de liga ante el Granada por una leve lesión. Pero el Valladolid entró en el partido y hasta quien sabe si soñó con la eliminatoria. Raúl de Tomás se fabricó una ocasión para empatar tras galopada de cincuenta metros y remate cruzado cerca del palo y al final de la primera parte un gol en propia meta de Mikel González le dio alas para afrontar los últimos tres cuartos de hora de partido. Apenas tuvo opción durante buena parte de la segunda mitad porque la Real apretó, buscó la meta rival y apenas dejó rendijas hacia la propia. Pero a medida que se acercaba el final subyacía la idea de que un golpe del Valladolid llevaría a un final inopinado. A falta de un cuarto de hora Raúl de Tomás volvió a lucirse en campo abierto y propició una clara ocasión que José Arnáiz envió por encima del larguero.

Se animó el equipo que prepara Paco Herrera para buscar un final con alternativas. Tuvo que aplicarse la Real Sociedad, que activó a varios de sus futbolistas necesitados de minutos y resolvió su pase a octavos de final (1-1).

Asdrúbal y Montoro celebran el segundo gol de Las Palmas al Huesca.
Asdrúbal y Montoro celebran el segundo gol de Las Palmas al Huesca. EFE

Los errores defensivos penalizan al Huesca en Las Palmas

Otro equipo de Segunda División, el Huesca, apretó durante algunos minutos a Las Palmas en el Estadio Gran Canaria. El empate a dos en el duelo en terreno aragonés presagiaba algún apuro para el equipo de Quique Setién si no se aplicaba ante un rival que cumple una magnífica temporada en la categoría de plata. Pero el Huesca pagó dos errores defensivos. En el primero marcó Mateo García antes de que se cumpliese el cuarto de hora de partido tras remachar un remate de Tyronne al palo. Con todo perdido reaccionó el Huesca, que exigió alguna buena intervención del meta Raúl Lizoain.

Le faltó colmillo al equipo de Anquela y Las Palmas jugó un buen partido, con varios futbolistas que no son habituales en su once y que aprovecharon la ocasión para reivindicarse. Asdrúbal es uno de ellos. Marcó el segundo gol tras un error del meta Queco Piña, que midió mal en una salida fuera de su área y le dejó la portería a disposición del delantero canario. Con media hora por delante, el Huesca volvió a dejarse ver, buscó el gol, lo mereció, pero lo cantó demasiado tarde, sobre el pitido final, obra de Kilian (2-1).

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.