Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Odriozola, esto va a saltar un día”

El presidente de la Federación Murciana de atletismo advirtió al de la española de que el ‘caso Millán’ “estaba tapado pero no olvidado”

Antonio Peñalver saluda al Rey en presencia de Millán.
Antonio Peñalver saluda al Rey en presencia de Millán. EL PAÍS

Unos años después del escándalo, cuando Miguel Ángel Millán, apoyándose en el gran potencial de su hijo Germán, lanzador de peso que pasó de los 19 metros, volvió a aparecer por las pistas de atletismo, a entrenar en Tenerife y a recibir un estipendio de la Federación Española de Atletismo, Rosendo Berengüí habló un día con José María Odriozola. “José María, el tema este turbio de Alhama no se ha olvidado aunque se haya tapado, esto va a saltar algún día’, le dije al presidente de la española para advertirle de que quizás sería mejor que la federación no tuviera contactos con Millán”, cuenta Berengüí, eterno presidente (entre 1984 y 2012) de la Federación Murciana. “Y Odriozola, que conocía perfectamente lo que había ocurrido en Alhama, me respondió que estuviera tranquilo. ‘De momento no tenemos motivo para dudar de él. Por lo que me han dicho, Millán se ha normalizado. Todas las personas pueden rehabilitarse y hay que ayudarlas”.

Una década más tarde, Eduardo, un joven de 19 años, denunció a Millán en Tenerife por abusar sexualmente de él cuando tenía entre 13 y 14 años, los mismos hechos por los que debió irse de Alhama en diciembre de 1992. El técnico, de 66 años, se encuentra en libertad con cargos después de haber estado detenido tres días.

Berengüí es el último de los responsables de la solución de silencio que cerró el caso en falso en el 92 que ha señalado que la federación española y su presidente entonces y hasta hace un mes tenían perfecta información de lo ocurrido. Lo han afirmado Diego Valero, técnico de la concejalía de Juventud de Alhama entonces, que recuerda cómo, tras cambiar las cerraduras del estadio de atletismo y poner a disposición de las víctimas un psicólogo que los atendió en el Ayuntamiento, el alcalde de la localidad, Diego Martínez Cerón, viajó a Madrid para informar a Odriozola y pedirle que tomara la decisión que creyera más conveniente con Millán, técnico del subcampeón olímpico Antonio Peñalver, que recibía un sueldo federativo.

La federación cortó su relación y Millán estuvo unos meses recibiendo tratamiento psicológico antes de trabajar como profesor en un instituto de Tenerife y de volver a entrenar. En 2003 la federación volvió a contratarlo como responsable de núcleo y en 2012, visto su gran trabajo, fue nombrado responsable de pruebas combinadas del comité técnico nacional, el órgano supremo del atletismo español.

Como Valero y Berengüí, también Miguel Ángel Marín, juez de atletismo de Alhama y padrino del hijo menor de Millán, Joaquín, ha explicado que Odriozola lo sabía todo. “Juro que lo sabía”, dice Marín, quien no entiende cómo se le pudo contratar de nuevo. Sebastián Sánchez, también juez de atletismo, amigo de Millán y compañero suyo como profesor del colegio de Alhama, y padre de una víctima, también declaró que Odriozola lo sabía todo y explicó además que después de que se decidiera no denunciar judicialmente a Millán él decidió informar a todos los que pudiera del mundo del atletismo de sus antecedentes.

Este diario se ha puesto en contacto con José María Odriozola, que ha señalado que no tiene nada que decir sobre el asunto.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.