Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La policía investiga si Millán poseía pornografía infantil

En el registro de la casa del entrenador detenido por abusos sexuales a un menor en Tenerife se requisó un ordenador cuyo contenido está siendo analizado

Centro Insular de Atletismo de Tenerife
Centro Insular de Atletismo de Tenerife EL PAÍS

La juez Celia Blanco, del juzgado número 2 de La Laguna (Tenerife), investiga si Miguel Ángel Millán conservaba pornografía infantil en su ordenador, lo que constituye delito. "Millán me enseñó un vídeo de pornografía infantil", se puede leer, según fuentes judiciales, en la denuncia en la que el joven Eduardo, de 19 años, acusa a Millán, su entrenador de atletismo, de 66 años, de abusos sexuales hace menos de cinco años. El pasado lunes, antes de detenerlo, la policía requisó en la casa del técnico varios ordenadores, cuyo contenido está aún en proceso de análisis, y algunas fotografías, según confirmó el abogado del entrenador.

Las mismas fuentes han señalado la importancia “moral”, que no jurídica, del testimonio de los atletas que, encabezados por el subcampeón olímpico Antonio Peñalver, han denunciado los abusos que sufrieron hace más de 25 años, cuando Millán era su profesor de historia y su entrenador en Alhama de Murcia. “Su testimonio, y todo lo publicado en prensa, no solo da más credibilidad a la denuncia de Eduardo, sino que, además, hace más difícil creer lo que diga Millán”, indican.

Los hechos de Alhama ya han prescrito, por lo que no se puede acusar a Millán por ellos.

El denunciante, según fuentes policiales, continúa intentando que declaren algunos compañeros más jóvenes que supuestamente habrían sufrido abusos por parte del entrenador en los últimos meses. Por el momento sin éxito. Dos de ellos, menores de edad, declararon en agosto, acompañados de sus padres. Ambos afirmaron que no habían vivido ningún incidente de este tipo.

Según la policía que investiga la llamada Operación Decathlon, algunas personas cercanas a Millán, entrenadores y atletas veteranos, están presionando a los posibles afectados para que no denuncien al entrenador de Lorca. Solo dos compañeros del club de atletismo de Tenerife nacidos en 1990 se mostraron dispuestos a corroborar como víctimas la denuncia de Eduardo. Aunque su valor era presuntamente testimonial, ya que su caso ha prescrito, el anuncio de que declararían sirvió para que la juez reabriera en noviembre el caso que había archivado provisionalmente en octubre.

Ambos testificaron la primera semana de diciembre. Pocos días después, el lunes 12 la policía detuvo a Millán, mientras en Murcia testificaban diversas víctimas de Alhama.

Una fuente que tiene contacto con varios de los atletas que se entrenan en el club en la actualidad asegura que muchos de ellos defienden al entrenador detenido y que los pocos que creen al denunciante no se atreven a pronunciarse. “El clima es de miedo. Nadie dice nada”, afirma.

"Germán, hijo de Millán, sencillamente me dice que su padre le dice que no ha hecho nada"

Héctor González, presidente del club

Ni el club de Tenerife ni la escuela de atletismo han sufrido bajas de deportistas después de la detención de Millán. “Los padres siempre van a las competiciones y están muy atentos a todo, y no tienen ningún miedo”, explica Héctor González, presidente del club. “La escuela la dirige Germán Millán, el hijo del acusado, que tiene una magnífica relación con todos”.

Millán hijo, campeón de España de lanzamiento de peso en 2007, retomó su actividad en el club, del que es vicepresidente, después de la detención de su padre. “Germán sencillamente me dice que su padre le dice que no ha hecho nada”, dice González. “Que sea lo que el juez decida”.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información