Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Momento Jurado, la llama del Espanyol

El volante gaditano, que comenzó la temporada fuera del equipo titular, es ahora una pieza vital de Sánchez Flores

Jurado conduce el balón ante Giménez, en el duelo en el Calderón. Ampliar foto
Jurado conduce el balón ante Giménez, en el duelo en el Calderón. EFE

Cuentan en la Ciudad Deportiva del Espanyol que en los partidillos que arma Quique Sánchez Flores todos quieren jugar en el equipo de Jurado. El fútbol del volante gaditano conquistó a sus compañeros de entrada; sin embargo, Quique Sánchez Flores tardó en confiar en él para su Espanyol. Y eso que el técnico madrileño conocía (y mucho) a Jurado, al que ya había dirigido en el Atlético de Madrid y Watford. “Vente para acá, ¿no?”, le pidió Quique a Jurado, nada más tomar las riendas del cuadro blanquiazul. En cualquier caso, no se confiaba. “No voy a poder jugar andando solamente porque soy un fichaje del entrenador”, sostenía Jurado en la pretemporada.

“El derbi no existe”, avisa Quique Sánchez Flores

En el Espanyol están entusiasmados con el momento del equipo de Quique Sánchez Flores. Sin embargo, aunque aseguran que por primera vez en mucho tiempo visitaran el próximo domingo el Camp Nou con ilusión, saben que el duelo importante para las aspiraciones del grupo blanquiazul es el de hoy frente al Sporting. Por eso, Sánchez Flores ni piensa en cuidar a uno de sus estandartes, Víctor Sánchez, que acumula cuatro tarjetas amarillas. “No existe el derbi. Lo que tenemos que hacer es dejarnos todo ante el Sporting. El Barça es otra historia y el martes ya pensaremos en eso”, subrayó el técnico madrileño.

Y Jurado no lo tuvo fácil. Se llevó alguna bronca de Quique por alguna floritura de más en los entrenamientos y se alejó del once blanquiazul. En el vestuario nadie entendía lo que pasaba con el exjugador del Atlético, tampoco Sánchez Flores. “Es introvertido y no se expresa mucho. Puede ser que su problema sea el que ya se ha dado con otros jugadores. El cambio de ciudad, de país, de liga, estar lejos de la familia... puede provocar esto. La temporada pasada fue un jugador muy importante en una liga muy exigente y esperábamos que estuviera bien en un campeonato más cómodo”, razonaba el entrenador blanquiazul. Y advertía: “Él sabe que no está rindiendo al nivel que se le esperaba; lo esperamos porque puede ser un jugador importante. Depende de él”.

Explican en Sant Adrià que a Jurado le costó más que al resto compañeros coger la puesta a punto. “No estaba para jugar los 90 minutos”, aseguran. El volante, en cambio, no pensaba lo mismo. “Es el entrenador, quien decide y ve a los jugadores. Yo siempre me he visto entrenando fuerte. Y eso se ha notado. Cuando he tenido la oportunidad de jugar he estado ahí. Hace bastantes temporadas que no participaba tan poco en un equipo”, replicaba el futbolista formado en la cantera del Real Madrid. En cualquier caso, Jurado aseguraba que su relación con Sánchez Flores siempre fue muy buena.

En los primeros 10 partidos del Espanyol en la Liga, Jurado participó solamente en 124 minutos. Hasta que el Athletic visitó Cornellà y nadie más lo movió del once. “Cuando llegó no encontraba bien su posición, porque Quique quiere extremos rápidos, pero ahora que está jugando de mediocentro está muy bien”, explica el capitán Víctor Sánchez. Sin Jurado en el equipo, el Espanyol tenía una media de 336 pases por partido; ahora, el cuadro de Quique promedia 410 por duelo (un 22%). “Tiene visión de juego y se asocia muy bien. Es clave para salir con el balón jugado desde atrás”, interviene Gerard Moreno. Y remata Víctor Sánchez: “Cuando toca la pelota todo se hace mejor. Tiene mucha calidad. Me recuerda un poco a Verdú, pero con mucha más velocidad y uno contra uno. Es un jugador diferente y creo que todavía nos puede dar mucho más”.

Trabajo defensivo

“Está en otra versión. Se siente cómodo y nos está dando cosas importantes”, asegura Sánchez Flores. Para el técnico es fundamental el trabajo defensivo de Jurado, que en los últimos cuatro duelos ha recuperado 31 pelotas, el 15% de total del Espanyol. “Cuando juegas de mediocentro tienes que hacer más despliegue físico, pero me siento cómodo. Lo importante es que podamos, debemos tener el balón. Cuando tengo la pelota soy feliz”, subraya Jurado, que recupera la autoestima, como el Espanyol, que acumula ocho partidos sin perder. Hoy visita Cornellà el Sporting (18.30) y Jurado, que tiene el timón del cuadro no se conforma. “Todavía puedo dar mucho más. Tengo que ir cogiendo la forma y darle más al equipo”, concluye. Mientras el Espanyol se agranda de la mano de Sánchez Flores, Jurado disfruta de su momento.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información