Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sandro, el chico que quiso aprender

El máximo goleador del Málaga con cinco tantos regresa al Camp Nou después de asimilar los conceptos de un fútbol distinto al del Barcelona

Sandro celebra su gol al Sporting.
Sandro celebra su gol al Sporting.

Sandro Ramírez (Las Palmas; 1995) es un futbolista nuevo. El delantero malaguista ha jugado ya 11 partidos de Liga, uno más que en toda la pasada temporada en el Barcelona. En 10 choques con los andaluces había disputado más del doble de minutos que esa campaña pasada. Ha logrado cinco goles, lo que le permite ser el máximo goleador del Málaga y segundo nacional después de Aspas, que lleva seis. Se ha instalado en la cúspide de goleadores sub 21 de las grandes Ligas europeas. Sandro ha anotado en las tres últimas jornadas de manera consecutiva y se ha convertido en uno de los mejores jugadores de este Málaga que visita al Barcelona (20.45). “Vuelvo a la que fue mi casa, al Camp Nou. Será un partido especial porque vuelvo a encontrarme con antiguos compañeros que me lo dieron todo cuando subí al primer equipo”, ha señalado Sandro a los medios del club andaluz en la víspera de un partido. En Barcelona ya no estará su amigo Dani Alves. Sí un escenario perfecto para la exposición de un nuevo futbolista. “A por Sandro fui ya en el pasado mercado invernal, pero el Barcelona me dijo que no lo podía dejar salir por si lesionaba alguna de sus estrellas en la segunda vuelta”, comenta Francesc Arnau, director deportivo del Málaga y principal valedor de la llegada de Sandro en el conjunto andaluz. Arnau es, sin duda, un buen analista para profundizar en el cambio de conducta futbolística de Sandro.

“Sandro es muy joven, pero entendió muy rápido lo que le pedimos. Se lo agradezco mucho. Ha tenido la mente abierta para aprender que en el Málaga no podía jugar igual que en el Barcelona. Ha aprendido el otro fútbol; desmarques, presión, juego aéreo o correr detrás del balón. En el Barcelona lo tienes más fácil”, aclara Arnau.

“Pensé que iba a ser complicado fichar a Sandro, pero la verdad es que él fue la clave al elegirnos a nosotros cuando tenía ofertas interesantes del extranjero”, señala Arnau. Sandro llegó al Málaga libre después de que el Barcelona no ejerciera la cláusula que le permitía renovar de forma unilateral al canario. Lo hizo así para agradecer la fidelidad del delantero, que se quedó en el club catalán sin atender algunas peticiones para su salida, como la del propio Málaga, en el pasado mercado invernal. Libre, Sandro fue el dueño de su futuro. Firmó por tres temporadas con el Málaga, poniendo fin a una etapa de siete años en el Barcelona, al que llegó en edad cadete. “Sandro se está haciendo un gran futbolista”, culmina el director deportivo del Málaga. Un ejemplo, los dos goles anotados con la cabeza.

Arnau: “Sandro ha aprendido el otro fútbol y ahora es mejor futbolista porque remata, pelea, se desmarca y presiona”

En el primer equipo del Barcelona no se le recuerda un gol con la testa. “No soy un jugador que vaya bien con la cabeza”, ha recordado Sandro, consciente de que debe mejorar en una faceta muy importante en el juego de un delantero centro. Mientras, su Málaga se enfrenta al Barcelona con numerosas bajas, la última la de Koné, y con un espíritu de dar guerra en un campo donde se ha mostrado muy competitivo en sus últimas apariciones. Hace dos temporadas venció por 0-1, con gol de Juanmi, y en la pasada campaña solo cayó por 1-0. Camacho será baja por sanción y Juande Ramos sí recupera a Diego Llorente después de su lesión.

“El Camp Nou sería el escenario perfecto para empezar a ganar fuera de casa, aunque no hemos podido preparar muy bien este partido por la ausencia de los internacionales y las numerosas bajas que tenemos”, ha indicado el propio Juande. El Málaga todavía no ha ganado fuera de casa.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.