Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Barcelona aparca el proyecto de columbario

El exdirectivo Toni Freixa tuvo un papel clave en la puesta en marcha del proyecto a finales del 2011

Memorial del FC Barcelona en el Cementerio de Les Corts. Ampliar foto
Memorial del FC Barcelona en el Cementerio de Les Corts.

El FC Barcelona ha aparcado el proyecto de columbario que pretendía crear en el nuevo Camp Nou con hasta 30.000 urnas después del conflicto surgido con la empresa promotora, revelado ayer por EL PAÍS, según informó el programa La Graderia de Ràdio Barcelona. La propuesta figuraba en los distintos proyectos de remodelación del estadio presentados hasta la aprobación del definitivo, a pesar de que el Ayuntamiento de Barcelona había denegado por dos veces la licencia para la construcción de los citados columbarios, aprobados por otra parte por la propia junta directiva presidida por Josep Maria Bartomeu.

Toni Freixa, exsecretario y exportavoz del consejo del Barça, tuvo un papel clave en la puesta en marcha del proyecto desde finales de 2011. Freixa era el abogado particular, desde hacía unos años, del empresario Santiago Bach, el autor intelectual de los columbarios en los estadios de fútbol. Bach propuso a Freixa la idea de que el Barça tuviera su propio espacio memorial, según ha admitido en conversación con este diario. Freixa trasladó la propuesta al entonces director de mercadotecnia del club, Laurent Colette, que lo presentó a la junta directiva. El consejo dio el visto bueno y el proyecto se presentó por primera vez a principios de 2012.

La denuncia presentada por una veintena de inversores contra Bach por apropiación indebida y estafa señala que los contratos con la empresa de Bach (GIEM Sports) “se firmaron en el despacho profesional” de Freixa, en la avenida Diagonal de Barcelona. Freixa, sin embargo, niega categóricamente esa acusación. El exportavoz admite, en cambio, que ha trabajado con Bach en otros proyectos de columbarios, pero nunca en el del club azulgrana.

A cambio de cederle la explotación comercial de los nichos, GIEM pagaría al Barcelona seis millones de euros. Y el club cobró un millón por vender el producto con el escudo del Barça, cantidad que está dispuesta a devolver, según señaló un portavoz del propio FC Barcelona.

La comisión de disciplina del Barcelona, por su parte, podría sancionar con dos años de suspensión a Jordi Casas, el socio azulgrana que denunció a la Audiencia Nacional en Madrid el fichaje de Neymar por el Barça. Esta es al menos la propuesta que hace el instructor del caso, según reveló La SER.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.