Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La noche de los guantes de Tiago Volpi

El guardameta de Querétaro se convierte en el protagonista de la final de la Copa MX

Volpi celebra el título
Volpi celebra el título Notimex

Para el guardameta brasileño Tiago Volpi atajar goles no fue suficiente para ser la estrella de Querétaro. En un partido, en la final de la Copa MX contra Chivas, se ha consagrado como un histórico para su club, a pesar de su corta estadía de casi dos años. Los gallos blancos en 66 años no habían levantado un trofeo que no fuera uno de segunda división, ahora gracias a su elástico guardameta han evitado que la sequía continúe. 

Durante la final contra el equipo rojiblanco, Volpi evitó cada jugada de gol con lances dignos de una fotografía. Así lo hizo con los remates de fuera del área de Carlos Peña, Isaac Brizuela y un centro con dejos de tiro de Carlos Cisneros. No hubo espacio ni errores para algún golazo. También anuló a un Alan Pulido que no pudo demostrar su instinto para cazar goles. Las estiradas del exportero del Figueirense mantuvieron el cero en su meta durante los 90 minutos. Su trabajó aumentó cuando su compañero Andrés Rentería se fue expulsado al 71 por un dar un cabezazo. 

En la serie de penales, Tiago Volpi acaparó la atención. El primer tiro de las Chivas, a cargo de Jair Pereira, lo desvió. Los hinchas de Querétaro se volcaron hacia él con los cánticos "¡Volpi, Volpi". La noche y la copa ya eran suyas. El segundo tiro de Oswaldo Alanís no lo alcanzó, por eso pidió a su entrenador, Víctor Manuel Vucetich, cobrar el siguiente penal de los suyos. Le pegó con la fuerza de un despeje, pegó en el larguero y entró. El tercer intento de Chivas lo volvió a frustrar. Hasta que en el último del rebaño, Pulido lo falló. Luego de festejar con sus colegas, el brasileño consoló a sus rivales. 

La directiva de Querétaro, encabezada por Joaquín Beltrán, blindó a su guardameta estrella unas horas antes de la final de copa. El presidente del club, Arturo Villanueva, le auguró un buen futuro: "jugará un Mundial con Brasil". Así, Volpi defenderá la camiseta negriazul por tres años más, como la figura que le dio al equipo su primer título. A sus 25 años, todavía espera el llamado del seleccionador Tite para vestir la camiseta de la Canarinha. 

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información