El Manchester City desnorta al Barcelona

El equipo azulgrana pasa de jugar una excelente primera parte a ser abatido por el plantel de Guardiola (3-1) después de un error de Sergi Roberto

Gundogan remata para hacer el tercer gol.
Gundogan remata para hacer el tercer gol.Darren Staples (REUTERS)

El City le tenía muchas ganas al Barça. Había pasado por el Camp Nou como un equipo de párvulos que fueron el hazmerreír de Messi. Los errores le condenaron a una cruel goleada: 4-0. El 10 apareció de nuevo por el Etihad para poner un delicioso 0-1. El partido parecía abocado a una segunda exhibición del Barça y a un nuevo escarnio para Guardiola. Hasta que se confundió Sergi Roberto y en Manchester se volvieron las tornas de Barcelona. La pifia del lateral desnortó al Barça, víctima de un ataque de pánico, y envalentonó al City, por fin vencedor ante los azulgrana después de cinco derrotas, reenganchado como príncipe de la Champions. Los veteranos jugadores azulgrana perdieron anoche la estabilidad frente a los joviales citizen que se espantaron en el Camp Nou. Ni siquiera sobrevivió el excelso Messi.

Atado a los cordones del botín izquierdo del 10, el Barça salió a tocar y el City se tuvo que poner a correr a pesar de la presión que marcaba Agüero. Messi participaba mucho del paciente juego azulgrana y Neymar enfilaba bien por el costado izquierdo, mal defendido de todas maneras por Digne. No cerraba bien el francés y la coquetería azulgrana se acabó en cuanto Agüero y Sterling enfilaron el costado derecho del ataque del City. El partido se puso de parte del equipo inglés, más agresivo y veloz, cuando Umtiti pisó a Sterling. El árbitro amonestó al delantero por simular penalti ante la bronca del Etihad. La pelota estuvo durante un rato en el tejado de Ter Stegen. Mascherano taponó incluso un tiro a gol de Agüero. El balón que amenazaba con llegar a la red azulgrana acabó en la portería del City en una transición vertiginosa dirigida por Messi.

Rueda de prensa de Luis Enrique.Foto: atlas | Vídeo: J. CAIRNDUFF LIVEPIC (REUTERS) / ATLAS

Muy bien puesto en el balcón de su área, el 10 jugó al espacio para Neymar nada más tomar el balón despedido por Mascherano y atravesó al campo mientras el brasileño profundizaba en una carrera tan limpia como aplaudida por el City. Nadie pudo con Neymar, hábil y rápido, certero en el pase cuando advirtió la llegada de Messi. El 10 controló el cuero y remató de manera ajustada al poste derecho de Caballero.

La presión del City

Al estupendo despliegue en el 0-1 siguió un recital de posesión del Barcelona. Atacaban sin parar los azulgrana, llegaban mucho y bien, los once futbolistas muy a gusto, incluso el recuperado André Gomes. El City no salía de su área, no encontraba la línea de pase, aturdido por el gol, fuera del partido, a merced de los francotiradores barcelonistas, que se recrearon en su suerte, faltos de puntería, poco contundentes, sobre todo Suárez y Neymar. Negados los delanteros en el área rival, los defensas se perdieron en la suya ante la sorpresa de Ter Stegen. Tan cómodos se sentían los barcelonistas que Sergi Roberto se confió cuando sacaba la pelota desde el lateral y su pase horizontal propició la intervención de Agüero. La presión funcionó como un reloj: Agüero tocó para Sterling y su asistencia la empujó Gündogan.

Pep Guardiola, durante el partido. En vídeo, la rueda de prensa posterior del técnico del Manchester City.Foto: reuters_live | Vídeo: PHIL NOBLE (REUTERS) / REUTERS-QUALITY

El gol tuvo un efecto devastador para el Barcelona. Ni siquiera la mediación del descanso permitió recuperarse a los muchachos de Luis Enrique. Los azulgranas se sintieron sorprendentemente como el equipo más vulnerable de Europa. Las pérdidas de balón fueron continuas, no hubo manera de encadenar dos pases, nadie se atrevió a jugar desde el área de Ter Stegen. El tembleque acabó por afectar al portero, que no respondió a una falta bien tirada por De Bruyne. Aunque la pegada fue excelente el balón entró por el palo del portero, circunstancia que comprometió a Ter Stegen.

No había jugador del Barça que se quitara de la cabeza el error de Sergi Roberto, un jugador siempre fiable, ayer timorato después del gol de Gündogan. Los barcelonistas tardaron más de una hora en encontrar la portería: Luis Suárez le dio un gol hecho a André Gomes, que remató al travesaño de Caballero. Muy pocas noticias del Barça. El partido se convirtió en un carrusel de arremetidas del City, excelente en la presión y la contra, más inglés que en el Camp Nou. Nunca reaccionaron los azulgrana, inseguros, confundidos e indefinidos, sin ninguna autoridad, abatidos por un tercer gol de Gündogan y por el buen fútbol de De Bruyne.

A remolque, claudicó el Barça como anunciaba su final caótico, nada que ver con su estupendo inicio, un contraste que convierte en indescifrable su actuación en el Etihad. El City se acordó del Camp Nou y, exigido por la necesidad, no perdonó una para suerte de Guardiola. No podía tener mejor crédito que el de ganar a su Barça. No es casual quizá que el City sacara lo mejor y lo peor del equipo de Luis Enrique.

Sobre la firma

Ramon Besa

Redactor jefe de deportes en Barcelona. Licenciado en periodismo, doctor honoris causa por la Universitat de Vic y profesor de Blanquerna. Colaborador de la Cadena Ser y de Catalunya Ràdio. Anteriormente trabajó en El 9 Nou y el diari Avui. Medalla de bronce al mérito deportivo junto con José Sámano en 2013. Premio Vázquez Montalbán.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS