Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Marta Corredera y Natalia Pablos: la vuelta a casa de los talentos fugados

Marta Corredera y Natalia Pablos regresan a la remozada Liga española procedentes del Arsenal

Marta Corredera jugadora del Atlético.
Marta Corredera jugadora del Atlético.

Llegan patrocinadores, las televisiones ponen el foco, la selección conquista espacios que antes estaban en blanco y los equipos encuentran cierto cobijo en las antiguas estructuras de los clubes. Pero hay un síntoma que simboliza casi mejor que ningún otro el paso adelante del fútbol femenino: la vuelta a casa de los talentos fugados.

Marta Corredera (Tarrasa, 25 años) y Natalia Pablos (Madrid, 31) formaban parte hasta ahora del Spanish Arsenal Ladies, junto a Vicky Losada y al entrenador Pedro Martínez Losa. Las dos primeras han puesto rumbo a Madrid, al Atlético y al Rayo, un poco antes incluso de que concluyera la temporada en Inglaterra, y Losada podría volver al Barça según apuntan varios medios. Tres pesos pesados del fútbol español, jugadoras clave de la selección que disputó el año pasado su primer Mundial, en Canadá.

“Tenía ganas de volver a la Liga española”, apunta Corredera, que el domingo debutó con una gran victoria del Atlético frene al Athletic a domicilio (1-2). El cuadro madrileño es su cuarto club después del Espanyol (2008-2010), el Barça (2010-2015) y el Arsenal, en el que ha estado dos temporadas. “Se está trabajando bien, se está poniendo dinero, gracias a patrocinadores y a la televisión. Tenía ganas de ver los progresos. Hubo ofertas de otros equipos, también en el extranjero, pero mi prioridad desde hace tiempo era el Atlético”, añade la rapidísima extremo, reconvertida ocasionalmente en lateral como gunner.

Con 11 años en la élite, el periplo de Corredera en el fútbol femenino ha sido testigo de todos sus cambios: “El Espanyol era como una familia, te relacionabas con los chicos y con todo el mundo, en el Barça era más complicado sentirte así, porque es un club muy grande. Luego en el Arsenal me empecé a sentir profesional, realizada”. Ahora asegura que en el Atlético quiere encontrar una mezcla de las tres cosas: una gran familia, como el Espanyol, donde jugar la pelota, como en el Barça, y con profesionalismo, como en el Arsenal. También se ha reencontrado con su excompañera en el club azulgrana, Sonia Bermúdez, máxima goleadora de la Liga, que le animó a fichar por el club rojiblanco.

En Londres, Corredera quedó fascinada por la afición. “Cada partido podía tener una media de 2.500 espectadores. Después nos obligaban a firmar autógrafos, a estar con los fans. De puertas para fuera me impresionó bastante”. No acabó de enamorarse, sin embargo, del juego de la liga. “Una de las cosas que más me ha atraído del Atlético es que quiere jugar el balón. En Inglaterra todo es correr. Echaba de menos el balón”, afirma. También ha influido en su regreso el cambio de calendario de la liga inglesa y que en España va a poder acabar la carrera de Magisterio.
Es este otro punto de unión con el relato de Natalia Pablos, que el sábado debutó en su regreso al Rayo con victoria por 0-3 ante el Espanyol. También ella estudió magisterio, y ahora espera poder compaginar el fútbol con algún trabajo siguiendo esa filosofía que nunca ha abandonado: formarse para tener un futuro después del fútbol.

“Cuando llegué a casa no me creía que no tuviera billete de vuelta”, relata Pablos, que dejó el Rayo hace cuatro años para fichar por el Bristol Academy tras marcar más de 300 goles en 13 temporadas. Allí se convirtió en la máxima goleadora del equipo y tras dos temporadas se puso la camiseta del Arsenal. “Ahora vuelvo a casa. Todo lo que soy como futbolista se lo debo al Rayo. Para mí tiene un valor sentimental”, afirma. Allí se ha encontrado con un club que sigue contando con prácticamente las mismas personas que entonces, y el apoyo de su amiga Alicia Gómez, portera y capitana.

El City, muy fuerte

“El fútbol femenino español está creciendo, solo hay que ver el éxito que están teniendo las categorías inferiores”, reflexiona Pablos, aludiendo al bronce de la sub-17 en el Mundial de este mes. En Inglaterra, como Corredera, encontró una estructura profesional y un elenco de grandes jugadoras. También una Liga competitiva, con menos equipos —nueve, frente a los 16 que componen la Liga Iberdrola— que este año se ha llevado el Manchester City. “Lleva tres años con un proyecto muy fuerte”, observa sobre el campeón.
En ese espejo se miran Pablos y Corredera. La madrileña celebra los procesos de profesionalización de equipos como Atlético y Barça. Corredera cree que el club rojiblanco es el que mejor refleja la progresión de la competición española, junto al Barcelona, que ya lleva años con recursos, y el Valencia. Las dos han vuelto a casa y las dos comparten un objetivo que quieren conquistar en sus nuevos equipos: estar en la Eurocopa de Holanda de 2017.

 

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.