Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Esteban Gutiérrez, un hijo del ‘Cielito Lindo’

El piloto mexicano de la escudería Haas competirá por primera vez en su país

El piloto mexicano durante el GP de Austin, Texas
El piloto mexicano durante el GP de Austin, Texas AP

Hace un año Esteban Gutiérrez se paseaba por el equipo de Ferrari. Se tomaba fotografías y se sorprendía de las tribunas del autódromo Hermanos Rodríguez en la Ciudad de México. Era uno de los consentidos por ser de casa junto con Sergio Checo Pérez, pero a Guti le tocó ver la carrera desde fuera. Sus compañeros, Sebastian Vettel y Kimi Raikkonen, quedaron rezagados del podio. El alemán se alejó de los primeros lugares luego de que uno de sus neumáticos presentara una rotura; el finlandés tuvo que salir de la pista por un impacto con su compatriota Valtteri Bottas (Williams). Gutiérrez, el tercer piloto, aguardó en los pits como un niño compungido.

El mexicano escuchó desde lo lejos el ‘Cielito Lindo’, entonado en cuanto Nico Rosberg (Mercedes) celebró su triunfo. Esa canción le recuerda al mexicano a sus padres. “Mi mamá le dice cielito lindo a mi papá. Entonces se me queda tan grabado. Así que cuando escucho la canción me acuerdo mucho de ellos”, dijo en una entrevista con el canal en YouTube de la Fórmula 1 Latinoamérica.

Gutiérrez, de 25 años, creció en la ciudad de Monterrey (Nuevo León), en el norte de México. Desde los 13 se interesó en los karts. Tres años después compitió en su primera prueba con un monoplaza en la Fórmula BMW en Estados Unidos En su primera temporada amarró el segundo puesto, con nueve poles y cuatro victorias. Un talento inminente que lo llevó a ganar la Fórmula BMW Europea y la GP3 Series, con cinco victorias, nueve podios y dos poles. También se situó en entre los primeros tres en la GP2, el paso previo a la Fórmula 1.Sus logros le llevaron ser parte de los pilotos estrella de la Escudería Telmex, del magnate Carlos Slim.

En 2010, el regiomontano se integró a la escudería suiza Sauber para ser el piloto de pruebas en las siguientes dos temporadas. Hasta que en 2013 se convirtió en el segundo corredor junto con el alemán Niko Hulkenberg. En su primer año dio su mejor rendimiento en el Gran Premio de Japón, en el circuito de Suzuka, al quedar en el séptimo peldaño, un lugar por debajo de su compañero. En aquella ocasión ganó sus primeros y más recientes seis puntos en la Fórmula 1.

Un año después tuvo una temporada en blanco sin sumar ningún punto. Su mejor posición fue en tierras niponas al quedar en el decimotercer lugar, pero eso poco le valió para que el equipo de Sauber contratara el brasileño Felipe Nasr y así prescindió del mexicano, quien en diciembre de 2014 se enroló con Ferrari como su piloto de pruebas tras la salida del español Fernando Alonso. El director deportivo general de la escudería italiana, Maurizio Arrivabene, destacó su juventud, pero lo dejó bien en claro: “los pilotos talentosos no deben empezar tan temprano. Es talentoso y tendrá una oportunidad para demostrarlo”.

El monoplaza de Gutiérrez durante la práctica en el Circuito de las Américas ampliar foto
El monoplaza de Gutiérrez durante la práctica en el Circuito de las Américas EFE

La oportunidad le llegó a Guti cuando el equipo Haas dio el visto bueno para que se convirtiera en el segundo conductor de la escudería junto con el francés Romain Grosjean. “Fue recomendado ampliamente por Ferrari. Tiene potencial para aportar al equipo, y viene de una gran herencia norteamericana. Nos honra tener a un conductor mexicano”, dijo Gene Haas, fundador del equipo en octubre del año pasado.

A su regreso al Mundial de Fórmula 1 no ha podido sumar ningún punto en 18 fechas y no ha podido terminar la carrera en cuatro ocasiones. La primera fue en el Gran Premio de Australia, habían transcurrido 16 vueltas y en una vuelta, el mexicano frenó bruscamente y se le estrelló el vehículo de Fernando Alonso, el cual dio un par de vueltas de campana. Ambos resultaron ilesos. Antes de viajar a México, en el GP de Estados Unidos también abandonó la carrera por un problema en los frenos.

Este año Gutiérrez aún no ha ganado puntos con Haas y se ha quedado en el undécimo lugar en cinco ocasiones. El dueño de la escudería estadounidense no le ha asegurado su puesto para el 2017. Él espera dar un campanazo en su tierra, en la que sus aficionados lo arroparán con una fiesta en las tribunas y con un cántico especial, el ‘Cielito Lindo’, ese que la afición mexicana usa para alentar a los suyos en una competencia deportiva. Será el turno de Guti al frente del volante.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información