Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vendée Globe: la regata más exigente

La vuelta al mundo en solitario, todo un emblema de Francia, pondrá al límite la resistencia de 29 navegantes, entre ellos el catalán Didac Costa

Varios de los participantes de la octava edición de la Vendée Globe.
Varios de los participantes de la octava edición de la Vendée Globe. DPPI / VENDÉE GLOBE

El próximo 6 de noviembre, 29 patrones zarparán de Les Sables D’Olonne (Francia) para participar en la octava edición de la Vendée Globe, la vuelta al mundo en solitario, sin escalas y sin asistencia. Un recorrido de 24.840 millas náuticas (46.030 kilómetros) y casi tres meses de navegación que pondrá a prueba la resistencia de barcos y tripulantes.

La regata, que se celebra cada cuatro años desde 1989, es la competición más exigente de la vela transoceánica individual. Un desafío donde los participantes tienen que doblar tres cabos legendarios: el cabo de Buena Esperanza en Sudáfrica, cabo Leeuwin en el sur de Australia y el cabo de Hornos en la punta de América del Sur.

Veintinueve patrones de 10 nacionalidades, entre ellos el único español, el catalán Didac Costa, se dan cita en esta edición. El número de regatistas que ha participado con anterioridad en la prueba y el número de debutantes está igualado: 14 patrones descubrirán la regata mientras que los 15 restantes volverán a probar suerte. El suizo Alan Rousa, de 23 años, se convertirá en el navegante más joven de la historia de la regata y el americano Rich Wilson, de 66, en el de mayor edad.

Nuevo desafío

Didac Costa, de 35 años y bombero de profesión, afronta por primera vez el reto. Sin embargo, el navegante barcelonés ya sabe lo que significa circunnavegar el planeta, finalizó cuarto en la última edición de la Barcelona World Race -vuelta al mundo a dos- junto a Aleix Gelabert. Para este nuevo desafío utilizará el mismo barco con el que compitió en la BWR, el One Planet, One Ocean.

A pocos días de la salida, y ante la ausencia de un patrocinador principal, ha lanzado una campaña de crowfunding para conseguir fondos y reparar la electrónica dañada de su barco por la caída de un rayo en el palo durante una tormenta eléctrica. Costa cuenta con uno de los presupuestos más bajos de la flota: unos 300.000 euros frente a los tres millones de euros de los proyectos más potentes.

A pesar de que el reloj corre en su contra, el catalán mantiene la confianza. Tengo la determinación de estar en la salida y no hay nada que cambie eso. Hemos resistido al incidente con el rayo, así que nada nos va a detener”. El catalán será el cuarto español que se enfrenta al Everest de la vela, después de José Luis de Ugarte (1993, el único en completar la circunnavegación), Javier Sansó (2000 y 2012) y Unai Basurko (2008).


Monocascos más veloces

Los barcos tienen una eslora de 18,28 metros (60 pies) y un calado de 4,50 metros. Son los Imoca 60, los monocascos más poderosos del mundo patroneados por un solo navegante. Pueden llegar a alcanzar más de treinta nudos de velocidad a favor del viento. En esta edición de la Vendée Globe será la primera ocasión en la que siete de estos barcos naveguen con foils –un apéndice en los costados­­­­­- que mantienen la embarcación elevada sobre la superficie del mar, con la idea de reducir el contacto del casco con el agua. Como consecuencia, se estima que el velero ganará unos dos nudos de velocidad. Se trata de un concepto tecnológico diferente que hará más atractiva la prueba, aunque en una regata tan larga y exigente, son los navegantes los que marcan la diferencia.

El récord de la prueba lo tiene el francés François Gabart, que en la última edición estableció la marca en 78 días, 2 horas y 16 minutos. Gabart, que tenía tan solo 29 años al terminar la regata, se convirtió en el patrón más joven en ganar la competición. El encargado de dar el pistoletazo de salida de la octava edición será el príncipe Alberto II de Mónaco, tras aceptar ser patrón de honor de la Vendée Globe 2016-2017.