Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Márquez se lleva una ‘pole’ solo apta para valientes en Australia

El de Honda marca la estrategia con gomas lisas y un asfalto por secar, Crutchlow y Pol Espargaró le acompañarán en la primera línea; Lorenzo es 12º, Viñales, 13º y Rossi, 15º

Márquez celebra la pole en Australia. Ampliar foto
Márquez celebra la pole en Australia. AFP

Fue una sesión de clasificación para valientes. Para esos pilotos que no les hacen ascos a las pistas mojadas, con charcos, a los días locos, esos en los que sale el sol y al minuto llueven chuzos de punta. Comenzó la pelea por la primera posición de la parrilla con un sol radiante. Menudo lujo. Había aparecido así de repente. Y aunque no calentaba demasiado, la de Phillip Island es una pista que se seca rápido, también por los fuertes vientos, que a menudo soplan en esta zona, cerca del mar de Tasmania. De modo que la lucha fue una mezcla de osadía y estrategia muy celebrada y espectacular. Y, como siempre que pasan estas cosas, el ganador fue Márquez, más ahora que ha quedado liberado de pensar en un campeonato que ya es suyo, que ya ha ganado.

Salió el piloto de Honda a la pista con los neumáticos intermedios, aquellos que ya había usado por la mañana para llevarse el mejor tiempo y asegurarse el pase directo a la Q2, pero ni siquiera completó una vuelta. Al advertir que la pista se había secado lo suficiente, volvió al pasillo de garajes para cambiar de gomas: y se la jugó al calzar los neumáticos lisos (blando delante, medio atrás). Fue el primero. Y le bastó una vuelta de reconocimiento para empezar a marcar una vuelta rápida tras otra: sus tiempos bajaban casi de un segundo en un segundo. Visto que funcionaba, otro buen puñado de valientes le copió la estrategia. Cada uno a su tiempo, claro, según su nivel de osadía. Y cada uno con un resultado más o menos esperanzador. El peor, el de Lorenzo, que ni con los mixtos, especiales para estas condiciones (ni pista totalmente seca, ni totalmente mojada), ni con los lisos, se vio con cuerpo para arriesgar más que sus rivales. Y acabó el último de esta Q2.

Está claro que Márquez ha llegado a Australia con ganas de marcha. Quiere pasárselo bien y ganar tanto como pueda, y ya ha asumido su equipo que tiene que darle todas las armas que estén a su alcance para que disfrute al máximo. Se lo deben. Lo volvieron a demostrar esta vez. “Se podía ver que venía lluvia [dirección de carrera había pasado un aviso: fuertes lluvias y vientos a las 16.15, justo en los últimos minutos de la clasificación], pero me dije, ‘vamos a tomar el riesgo’, porque el asfalto estaba muy seco. Estoy muy contento con la primera posición”, confesaba el chico al terminar en la primera posición de la tabla y llevarse la pole. Ya suma 65, más que ningún otro piloto de la historia del Mundial. Y solo tiene 23 años.

Con muchos esfuerzos, y después de seguir el mismo camino que el campeón, otras Honda se le acercaron. Temió incluso que Crutchlow, que se ha defendido a las mil maravillas en este trazado, le pasara. Pero se quedó a siete décimas. “No ha sido un fin de semana fácil para nadie. Casi siempre soy de los que pone primero el neumático liso, pero he aguantado mucho con el intermedio; debería haber seguido mi instinto y haber cambiado antes”, concedió el británico. La otra Honda que ha volado en este circuito es la de Miller, pero al final se vio sorprendido el australiano por los dos hermanos Espargaró, que adoran este trazado, especialmente Pol, que se coló en la primera línea merced a un tiempo con el que se quedó a nueve décimas de Márquez.

Las Yamaha, fuera de juego

La lluvia y el fuerte viento que fueron yendo y viniendo durante la mañana dejaron una clasificación atípica. Las dos Yamaha oficiales, con Rossi y Lorenzo fuera del top10 (este último con el peor tiempo del último entrenamiento libre) y la Suzuki de Viñales, también fuera por escasas 64 milésimas, se tenían que jugar un puesto, primero, en la repesca. La QP1 acogía pues a algunos de sus pilotos más ilustres por primera vez todos juntos. Tres aspirantes para dos puestos, los de los dos mejores tiempos que podrían tener una segunda oportunidad en la QP2 para, entonces sí, pelear por la pole, que en su caso, era lo que les correspondía a los tres. Y ocurrió que, todavía entonces, con el asfalto empapado, se clasificaron Crutchlow y Lorenzo. Pero el final fue muy distinto para uno y otro.

Mientras el británico acabó en la primera línea junto a Márquez, el español, con muchos problemas siempre que llueve y, especialmente, cuando se dan unas condiciones meteorológicas mixtas como las que se dieron más tarde, esas que exigen salir a la pista con gomas lisas pese a que todavía quedan zonas húmedas o parches de agua, terminó el último de la QP y saldrá 12º. Viñales saldrá, 13º, desde la quinta línea, que cerrará Rossi, 15º. Equivocó la estrategia. Y lo pagó. Al menos, la previsión dice que este domingo ya no se espera lluvia. Los pilotos, eso sí, dispondrá de 10 minutos más de entrenamiento matinal para poner a punto sus motos antes de la carrera. Será la primera ocasión de trabajar durante una sesión completa sobre el asfalto seco de Phillip Island en todo el gran premio.

Más información