Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Prandelli: “Era un sueño entrenar en España”

El nuevo entrenador del Valencia destaca el buen fútbol español y no se conforma con un empate ante el Barcelona

Valencia Prandelli
El entrenador del Valencia, Cesare Prandelli. EL PAÍS

Cesare Prandelli (1957, Orzinuovi, Brescia), se encuentra ilusionado con el reto que supone dirigir al Valencia, “una sociedad gloriosa”, en sus palabras, que le permitirá conocer la Liga y vivir en la “maravillosa” capital del Turia. El hombre, de una gentileza meticulosa, no elude ninguna cuestión. Responde en italiano. Dice tener claro cómo conseguir que el Valencia sea competitivo y aspira a ganar y jugar un buen fútbol. Este sábado (16.15 horas) se estrena en Mestalla ante el Barça “el equipo más fuerte del mundo”.

Pregunta. ¿Era un objetivo para usted entrenar en la Liga?

Respuesta. Más que un objetivo era un sueño, un deseo.

P. ¿Por qué ha aceptado la oferta del Valencia?

R. Porque hablando con Suso [García Pitarch, director deportivo del Valencia], me hizo comprender que era un proyecto interesante, que la propiedad es de un grupo de personas con ambición. Venir a España, a una sociedad gloriosa, histórica, que quiere volver a ser grande, es perfecto.

P. Usted dice que le convenció el proyecto de Lim. ¿De qué proyecto se trata?

R. Lim quiere llevar al Valencia donde siempre ha estado, en Champions League, en Europa. Eso requiere tiempo y determinación.

P. En dos años con Lim de propietario, el club ha fichado jugadores sobrevalorados sin un criterio definido, se han vendido a los importantes, han pasado tres técnicos, no ha habido una planificación deportiva determinada ni una hoja de ruta clara. ¿No le produce vértigo la situación?

R. No supone un problema, es mi labor. No hay que desmoralizarse. El equipo tiene una buena base técnica, una buena cultura del trabajo, que tiene el deseo de mejorar. He encontrado una estructura de personas excepcionales, válidas, profesionalmente muy preparadas. Yo solo tengo que hacer mi trabajo.

P. Usted tiene el peso de ser la última esperanza para la afición che.

R. La responsabilidad no me asusta. No me siento solo, me siento en una institución que está presente, que quiere hacer volver a este equipo al alto nivel.

P. Desde Italia, ¿cuál es la percepción que se tiene del Valencia? ¿Y la suya?

R. La percepción de los italianos es el Valencia de la memoria reciente, de las dos Ligas ganadas no hace tanto tiempo, las dos finales de la Champions, las seis Ligas que tiene en sus vitrinas. Se recuerda Mestalla, un estadio muy particular, difícil para todos los equipos visitantes. La ciudad es maravillosa, muy frecuentada por italianos. Valencia es muy hospitalaria y el aspecto humano es la cosa más importante. Todo ello me hace tener un sentimiento bello del club y de la ciudad. El centro deportivo es maravilloso, la gastronomía es buenísima, el clima ayuda a ser feliz, la ciudad ayuda a integrarse. Tiene todos los ingredientes para hacer una cosa bella.

P. ¿Qué le ha pedido Lim?

R. Que devuelva al equipo su justo valor. Claro que no me ha pedido que en tres meses lo haga. Es una sociedad de las más importantes del mundo. El fútbol va todo muy rápido pero comprende que necesitamos tiempo. No me ha puesto presión.

P. ¿Y usted a él? ¿Su llegada está condicionada al compromiso de reforzar al equipo en el mercado invernal?

R. Lo hemos discutido y hemos acordado que hasta enero no hablaremos del mercado. Por dos motivos: sería una falta de respeto para los jugadores que tenemos; y no tenemos claro qué podremos hacer. Afrontaremos partido a partido y en enero decidiremos.

P. El equipo tiene virtudes y carencias.

R. Cuando de siete partidos se han perdido cinco, se pierde la confianza. Nuestra labor es buscar la confianza a través del trabajo.

P. Guardiola y Pellegrini defienden que a la larga se gana más que se pierde jugando bien al fútbol. El técnico chileno va más allá y considera que el aficionado merece un respeto. Y en el fútbol, como en la vida, tiene que haber un compromiso ético y estético. ¿Es de la misma opinión?

R. Estoy totalmente de acuerdo. Si somos generosos con los aficionados, te aplaudirán siempre. Hay que ser generoso con buen fútbol.

P. Usted fue un reformista en el calcio. No solo se atrevió a cambiar el dogma italiano en los equipos que ha dirigido, también lo aplicó en la selección entre 2010 y 2014. Y fue alabado por ello, pero no imitado por sus colegas.

"Me gusta el espíritu español porque siempre quiere jugar bien al fútbol"

R. Pienso que siempre hay que buscar mejorar. Seguramente, en Italia, el fútbol no siempre se ha considerado como un juego. Me gusta el espíritu español porque siempre quiere jugar bien al fútbol. En mis equipos siempre he buscado hacer esto. Algunas veces lo habremos hecho bien, otras mal, pero siempre lo he intentado. En Italia es muy importante el resultado. Pero hay entrenadores que han revolucionado el mundo del fútbol como Arrigo Sacchi, un gran innovador. Después llegó Guardiola, el innovador más grande de los últimos 20 años.

P. En España, los éxitos de la selección española, del Barça, han animado a otros equipos más modestos como el Villarreal o el Celta, o a entrenadores como Paco Jémez, a practicar un juego vistoso.

"No todo el mundo puede jugar como el Barça, Messi solo hay uno"

R. Es algo normal, pero difícilmente se puede copiar. Es muy peligroso. No todo el mundo puede jugar como el Barça, Messi solo hay uno. Puedes copiar la cultura, la profesionalidad, la metodología, la disposición. Pero la interpretación es muy difícil.

P. ¿Puede jugar bien el actual Valencia?

"Mi objetivo es conseguir resultados jugando bien"

R. Mi objetivo es conseguir resultados jugando bien.

P. En su primer partido en Gijón, el Valencia se italianizó, arropado en defensa, sin conceder espacios, acumulando efectivos en ataque para suplir la falta de delanteros específicos. ¿Ese es el camino a seguir en el presente?

R. La primera cosa que dije a los jugadores es que debemos encontrar el equilibrio, ser un equipo compacto. El Molinón es un campo difícil. Jugamos contra un equipo muy organizado, vertical y que presiona mucho. Fuimos humildes. El fútbol parte todo de ahí, buscar hacer gol y cuando no se puede, intentar no encajarlo [RISAS].

P. ¿Tendrá que traicionarse a sí mismo, ser más pragmático para conseguir sacar rendimiento a la plantilla? El mejor Valencia de la historia, de Ranieri a Benítez pasando por Cúper, era resultadista, su belleza radicaba en la efectividad.

R. No. Digamos que intentaremos ser pragmáticos a través de una idea de juego, para encontrar confianza y seguridad. Quiero organizar un equipo y buscar el equilibrio, que sepamos lo qué tenemos que hacer. No voy a confundir a los jugadores con muchas ideas.

P. ¿Cuál es esa idea?

R. Quiero hacer comprender al equipo que del ataque a la zona defensiva se mantenga en unos 40, 45 metros. Si conseguimos hacer esto en cuatro o cinco partidos, pensaremos en jugar un buen fútbol.

P. Por lo que ha visto en apenas tres semanas que lleva en España, ¿qué lugar le corresponde al Valencia en la Liga?

R. Barça, Madrid y Atlético son intocables. Los que le siguen son un grupo de equipos que han consolidado una estructura y un proyecto técnico. Y todos ellos quieren jugar al fútbol y buscar el resultado hasta el último segundo. Esa es nuestra idea.

P. No ha ganado títulos como entrenador pero es muy respetado en Italia y en el mundo del fútbol. ¿A qué es debido?

R. Todos los equipos no pueden ganar títulos. El respeto que me profesan lo llevo con mucho orgullo.

P. También se destaca que es una gran persona. ¿Es fundamental serlo para ser un líder en cualquier ámbito de la vida?

R. No sé si soy un líder. En mi vida privada busco vivir en base a unos valores. Cuando llevo un equipo me comporto como si fuera mi familia y les transmito estos valores.

"El Barça es el equipo más fuerte del mundo"

P. ¿Cómo desconecta de su profesión?

R. Si voy a una ciudad hermosa me gusta pasear. Y si tengo media jornada libre intento jugar al golf.

P. Su estreno en Mestalla ante el Barça, ¿Le produce ilusión o ansiedad?

R. Todo. Te da para soñar. Prepararemos el partido teniendo en cuenta que el Barça es el equipo más fuerte del mundo. Pero cuando voy al estadio quiero transmitir a los jugadores que superaremos todas las dificultades. Será fascinante.

P. ¿Tiene la fórmula para derrotar al Barça?

R. No sé la fórmula. El Barça es un equipo casi perfecto. Hay que buscar su 10% de imperfección y nosotros ser eficaces.

P. ¿Firma el empate?

R. Cuando se sueña, se sueña a lo grande.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información