Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bayern, PSG y Arsenal no fallan, tropieza el Nápoles

Özil se exhibe con tres goles en el Emirates y Robben lidera un triunfo necesario para el equipo de Ancelotti

Mesut Özil celebra el segundo de sus goles con su compañero Lucas Pérez.
Mesut Özil celebra el segundo de sus goles con su compañero Lucas Pérez. AP

No fallaron los grandes en la noche que cerró la tercera jornada de la Liga de Campeones. Derrotado en su visita al Calderón y sin encontrar las mejores sensaciones en la Bundesliga, por más que la lidere casi incontestable, el Bayern partió como un avión ante el PSV Eindhoven con un equipo de gala, con Thiago y Xabi Alonso a los mandos y Müller, Lewandowski y Robben al ataque. A los veinte minutos ya estaban dos arriba, con goles de Müller, tras grosero error defensivo de los holandeses, y de Kimmich, que no deja de ver puerta. Descontó el PSV en una contra poco antes del descanso, pero tras él, y con el equipo en algún problema, Robben hizo su jugada favorita, la diagonal desde la derecha para rematar de zurda. El rechace del portero lo pasaportó a la red Lewandowski sobre la línea de gol. Ya al final cerró el propio extremo holandés (4-1).

En el Parque de los Príncipes no lo tuvo sencillo el París Saint-Germain. Le plantó cara durante bastantes minutos el Basilea, un combo estimable que en la primera media hora envió dos remates al palo por mediación de Lang y Doumbia. Pero el partido entró en un ida y vuelta del que sacó réditos el equipo que prepara Unai Emery cuando una colada de Matuidi hasta la línea de fondo la aprovechó Di María en el punto de penalti. Faltaban cinco minutos para el descanso y el PSG encaminó una victoria que rubricaron tras el receso Lucas Moura y Cavani (3-0). El Arsenal lidera ese grupo tras deshacerse (6-0) del Ludogorets, búlgaro por el escudo, pero plagado de brasileños, poco rival en todo caso para el equipo de Arsène Wenger que se plantea como objetivo pasar como primero y buscar un cruce accesible en octavos de final. Alexis Sánchez encarriló la goleada con una sutil vaselina. Walcott, Oxlade-Chamberlain y tres goles de Özil, los dos últimos tras sendas asistencias del coruñés Lucas Pérez, completaron el marcador. Si PSG y Arsenal repiten victoria en sus visitas a Basilea y Sofia habrán sellado la clasificación.

Ese pase lo sueña todavía el Borussia Mönchengladbach superó con solvencia al Celtic (0-2) en su visita a Glasgow, un alivio para el equipo alemán, que había caído ante Manchester City y Barcelona y se coloca para disputar la segunda plaza y en todo caso pelear con ventaja la continuidad en competición europea.

En Nápoles venció el Besiktas (2-3) y comprimió un grupo que dominaban los italianos, que acusan la ausencia por lesión de su ariete Milik. Ayer trataron de paliar su ausencia entre Insigne y Mertens, con Gabbiadini después. El belga vio puerta una vez y forzó un penalti que valieron dos igualadas en un partido que en el que los italianos siempre fueron a remolque y que decidió Aboubakar, el delantero camerunés que llegó a Estambul procedente del Oporto, que marcó dos goles. El partido lo había encarrilado de inicio el exbarcelonista Adriano, pero el Nápoles, que tiene un punto vibrante en su juego, fue siempre hacia delante. Con empate a dos le anularon un gol a Gabbiadini, que remató de chilena en fuera de juego. El triunfo del Benfica en Kiev ante el Dynamo (0-2) abre las opciones para los lusos, que llegaban con tan solo un punto en su casillero y ahora tienen incluso la primera plaza a tiro.

Gabbiadini bate al español Fabricio ante la mirada de Aboubakar.
Gabbiadini bate al español Fabricio ante la mirada de Aboubakar. REUTERS

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información