Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La halterofilia busca la primera medalla olímpica

Loida Zabala intentará levantar el oro para España desde su silla de ruedas

Loida Zabala se prepara para competir.
Loida Zabala se prepara para competir.

Enfrentarse a la vida desde una silla de ruedas no es un reto menor. Ese desafío le llegó sin avisar a Loida Zabala con solo 11 años. Una inflamación medular (mielitis transvera) robó la movilidad a sus piernas. En el Hospital Nacional de Parapléjicos aprendió lo imprescindible para plantarle cara al día a día y salir al mundo real dispuesta a cumplir sus sueños.

Loida Zabala Ollero (Losar de la Vera, Cáceres, 1987) es la única representante del equipo paralímpico español que luchará por las medallas en halterofilia en los Juegos de Río. “De pequeña, antes de la lesión, comencé con el kárate. Al salir del hospital de Toledo, decidí ir a por todas. Entrenaba con mancuernas para asegurarme una vida independiente. Aprendí a valorar todo cuanto me rodea y a ser feliz con mi gente”, rememora la deportista en declaraciones a EL PAÍS.

La primera vez que escuchó hablar de halterofilia fue en 2005. Chule, un jugador del equipo de baloncesto en silla de ruedas Mideba Extremadura, la animó a probar suerte en esta disciplina paralímpica. Loida no se lo pensó dos veces. Después de un año de entrenamiento en casa y muchas lesiones, hizo el petate y se marchó a Oviedo, a prepararse en el Club San Mateo de la mano de Lodario Ramón, entonces seleccionador nacional de halterofilia paralímpica.

“Lodario ha sido mi entrenador, mi segundo padre. Y los compañeros de Oviedo mi segunda familia durante los últimos nueve años. Juntos realizamos entrenamientos duros, exigentes, con grandes sacrificios. En un año llegaron los primeros títulos”, recuerda con un gesto que delata agradecimiento.

Su impresionante palmarés deportivo es la prueba que sitúa a esta joven cacereña en la élite de la halterofilia paralímpica. “He participado en los Juegos de Pekín y Londres, logrando dos diplomas paralímpicos. He sido 11 veces campeona de España, campeona de Europa Junior en 2007, campeona de los Open de Rabat 2009, Tesalónica 2012 y Américas 2015, bronce en el Campeonato de Europa de Aleskin de 2013 y un cuarto puesto en el Campeonato del Mundo de Dubai de 2014”. Y aún no ha cumplido los 30 años, casi nada.

La halterofilia es una de las disciplinas paralímpicas que más rápido se ha extendido por el mundo. La modalidad de press de banca la practican deportistas con lesión medular, amputación, parálisis cerebral o discapacidad física de otro tipo. Una vez seleccionados, los halterófilos se agrupan en función de su peso corporal y no de su lesión.

Sin embargo, son pocas las mujeres que practican halterofilia en España. Loida achaca esta circunstancia al tirón que tienen otras disciplinas como la natación o el atletismo. También influye, asegura, la falta de difusión y el desconocimiento general sobre un deporte que es “apasionante”.

La ambición que demuestran los deportistas de élite llevó de nuevo a Loida a hacer las maletas. En 2014, la mexicana Amalia Pérez, campeona y récord del mundo de la categoría de 61 kilos de peso corporal, le ofreció la oportunidad de ir a México D.F. a aprender de los entrenamientos planificados por Enrique Alvarado, uno de los preparadores de halterófila de mayor prestigio mundial. Llegar, ver y vencer. Cinco meses de entrenos y oro en el Open de las Américas de 2015.

Tras nueve años de aprendizaje fuera de casa, Loida vive en la actualidad en Losar de la Vera, dedicada en cuerpo y alma a su deporte. Entrena cuatro horas diarias de la mano de Javier Tejero, su actual preparador. Sus jornadas comienzan con música y un buen desayuno antes de ir al gimnasio. Como todos los deportistas paralímpicos, compagina competición y formación para mantener vivo el currículum. Inglés, informática, administración de empresas…

Su pueblo le ha rendido un emotivo homenaje con la inauguración de un polideportivo municipal que lleva su nombre y la puesta en marcha de un trofeo de halterofilia. “Fue uno de los días más felices de mi vida y de mi carrera deportiva. Cada vez que veo mi nombre me sonrojo”, asegura sin disimular la emoción.

Y la pregunta obligada. ¿Hay posibilidades de medalla en Río? Loida lo tiene claro. La respuesta es un sí como mayúsculas. Las opciones de subir al podio pasan por lograr una marca igual o superior al levantamiento de 105 kilos, su mejor registro hasta la fecha. A priori, las favoritas son las representantes de Ucrania y China, capaces de llegar a los 110 kilos.

Loida tiene el reto de lograr la primera medalla para España en halterofilia en unos Juegos Paralímpicos. Hace unas semanas, Lidia Valentín logró alzarse con el bronce en los Juegos Olímpicos, además de las medallas que recibirá en diferido tras los casos de dopaje detectados en Pekín y Londres. “El deporte es esfuerzo y sacrificio, no se puede alterar la competición con trampas”, subraya la joven deportista paralímpica.

Loida Zabala protagoniza su propia historia de superación. Sin dramatismos conmiserativos y con la determinación necesaria para lograr metas deportivas al alcance de un puñado de elegidos.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.