Orlando Ortega corona la temporada ganando la Diamond League

El subcampeón olímpico de los 110 metros vallas cierra este 2016 con triunfo en Bruselas y se convierte en el segundo español en conseguir una Diamond League

Orlando Ortega celebra su victoria en la Diamond League.
Orlando Ortega celebra su victoria en la Diamond League. Geert Vanden Wijngaert (AP)

"Estoy más contento de haber terminado que de haber ganado”. Con estas palabras, reflejadas en el cansancio que le iba asomando al rostro, describía el actual subcampeón olímpico de los 110 metros vallas su victoria en Bruselas con 13,08s, por delante del trio francés: Pascal Martinot-Lagarde (13,12s), Belocian (13,32) y Bascou (13,37). En la noche del viernes, Orlando cerraba una temporada que ha sido para tan larga y dura como exitosa. “Quería acabar, quería terminar con todo este martirio que, al final, es un martirio de emociones buenas pero se acumula mucha tensión.”

Más información

Pese a la tensión que le generó no tener asegurada su participación en los Juegos Olímpicos hasta última hora, la presión por culminar su sueño de una medalla en Río y la carga de toda la temporada, Orlando quería haber bajado de 13 segundos en Bruselas. “Es lo único que lamento no haber podido hacer durante todo el año. Pero 13,08s es un excelente tiempo y una carrera excelente para culminar el año. Me siento muy feliz y en plena forma.”

Y es que cuando Orlando Ortega llegó a la capital política europea esta semana, lo hizo como ganador virtual de la Diamond League, un circuito de 14 competiciones que reúne a la crème de la crème del atletismo mundial en 32 disciplinas. Con 40 puntos en la Diamond Race, nadie podía alcanzarlo ya. El único que podría haberle arrebatado al vallista del CAVA-Ontinyent la satisfacción de coronar su primera temporada como español con el diamante y los 40.000 dólares de premio de esta fastuosa competición era el jamaicano Omar McLeod. Pero el campeón olímpico de Río no compitió por “un desacuerdo financiero con su agente”, según explicó la organización. El segundo en la puntuación, el francés Dimitri Bascou, bronce olímpico en Río, tenía 15 puntos y ni siquiera una improbable victoria en Bruselas, donde la puntuación era doble, hubiera dejado a Ortega sin el premio: un trofeo de con un diamante que no es auténtico, sino de cristal, diseñado por la joyería más antigua de Suiza.

Con los 40.000 dólares aún no sabe lo que hará. “Ahora, a descansar, todavía me queda volver a España y, cuando vaya a visitar a mi madre, ahí sí que lo celebraré a lo grande.” El 16 de septiembre le espera una recepción oficial en Ontinyent para despedir un año lleno de éxitos que culmina en Bruselas, en un estadio convertido en un pequeño Río de Janeiro, con atletas paseados y aplaudidos en coches antiguos por el tartán y hasta un colorido baile brasileño. Respecto a las marcas el año que viene solo dijo que “Orlando no tiene límites”.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción