Martín Presa: “Lo de Marcelino es como lo del piloto de Lufthansa”

El presidente del Rayo Vallecano ataca al entrenador por el deselance final de la temporada pasada que llevó al equipo madrileño al descenso tras la derrota del Villarreal en Gijón

Martín Presa en una foto de 2015.
Martín Presa en una foto de 2015. AS

Con dos jornadas de la temporada 2016-2017 disputadas en Primera División y con la tercera en marcha en Segunda, Fernando Roig, presidente del Villarreal, Raúl Martín Presa, presidente del Rayo Vallecano y, por alusiones, Marcelino García Toral, exentrenador del equipo castellonense, todavía tienen muy presente el desenlace del curso anterior. Ninguno se olvida de la última jornada, ni de la victoria del Spórting en su casa ante el Villarreal que condenó al descenso a Rayo y Getafe. Y tampoco de las declaraciones previas del técnico asturiano confirmando su deseo de seguir viendo al equipo de su tierra en Primera, ni de las de su esposa, celebrando la salvación del Sporting tras el partido: “Me voy de Asturias con el trabajo hecho, os dejamos en Primera”, dijo.

Más información
"Respeto al máximo la competición, siempre hacemos muchos cambios"
Adiós a un Rayo auténtico

Las palabras de Marcelino, la preparación que realizó para el encuentro, con un solo un par de entrenamientos, y la actitud del Villarreal en El Molinón, colocaron al técnico en el disparadero. Todos cargaron contra él. Presa lo hizo entonces y volvió a hacerlo a ayer. “Hubo una planificación premeditada y una posterior ejecución durante el partido. Luego su mujer hizo una confesión de los actos. En este país parece que todo vale y no pasa nada”, dijo el dirigente rayista en el programa Punto Pelota, que exculpó a su homólogo Fernando Roig haciendo una comparación entre lo ocurrido y la tragedia aérea del avión de Lufthansa que se estrelló en los Alpes en marzo de 2015. “El Villarreal no tiene nada que ver en todo esto pero, desgraciadamente, es como cuando a Lufthansa se le cuela un piloto loco y les tira el avión”.

Las palabras de Presa han llegado después de las de Roig, encargado de rescatar el episodio y de señalar a Marcelino. El dirigente destituyó al asturiano a unos días del inicio de la competición oficial y, según afirmó el jueves, lo ocurrido en Gijón tuvo mucho que ver en la decisión. “Era un problema que venía desde el final de la temporada pasada. Un problema deportivo de honradez del Villarreal. No puede venir alguien —Marcelino— y hacer algo que va en contra de lo que este club cree y piensa que se debe hacer. Se hicieron las cosas como no se debían”, explicó el presidente. Eso y que no actuó a tiempo. “No tomamos la decisión en ese momento porque acabamos la temporada cuartos y por no cambiar las cosas. Pero las cosas ya no funcionaban bien y los signos que había eran malos”, concluyó.

Todo lo ocurrido ha obligado a la Liga a abrir un expediente para investigar aquel Sporting-Villarreal y a Marcelino destapar un silencio que mantiene desde su salida del Villarreal. El técnico comparecerá ante los medios en los próximos días para explicarse ante las acusaciones de Roig y Martín Presa, que sigue exigiendo “se haga justicia y se pueda restituir todo el daño que se ha hecho”.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS