Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bauza, el hombre que recuperó a Messi para Argentina

El nuevo entrenador de la Albiceleste convence al 10 para que regrese a jugar con su selección a pesar de las reticencias del Barcelona

Messi conversa con Bauza, en el predio de Ezeiza. Ampliar foto
Messi conversa con Bauza, en el predio de Ezeiza.

Edgardo, el El Patón, Bauza figuraba en el podio de los defensores más goleadores de la historia, según la Federación Internacional de Historia y Estadística de Fútbol, con sus 108 tantos en 499 partidos. Hasta que Hierro y sus 110 goles le birlaron la tercera posición de la lista, que encabezan Koeman, 193; y Passarella, 134. “Me crucé con Fernando en Marruecos, cuando con San Lorenzo jugamos la final del Mundial de Clubes contra el Madrid”, recuerda Bauza; “le dije que se había tenido que ir a jugar a Qatar para hacer goles y robarme el tercer puesto. Hierro se moría de risa”. Según Carlos Bilardo, que se lo llevó al Mundial de Italia, El Patónera un defensor chapado a la antigua. “Ya no hay centrales con esa personalidad y que metan tantos goles”, afirma Bilardo.

Bauza nació en Granadero Baigorria, Santa Fe, hace 58 años y se formó en la cantera de Rosario Central. Sus nueve goles en el clásico rosarino, lo elevaron como a uno de los máximos ídolos de La Academia. “La hinchada de Central cantaba: ‘El Patón, El Patón, el papá del Newell’s Old Boys”, explica Bauza, que tiene guardada una historieta que le dedicó otro mítico aficionado de Rosario Central como Roberto Fontanarrosa. Y hasta se animó a grabar una canción para recaudar fondos para una casa de huérfanos en Rosario. “Esa fue una idea del Negro Fontanarrosa que me mintió. Me dijo que iban a cantar todos y él se borró. Ni mi vieja se compró el CD”, explica, entre risas, el nuevo entrenador de la selección argentina. Un canalla (así les llaman a los aficionados de Central) que viajó hasta Barcelona para ganarse la confianza de un leproso de alma (mote que define a los hinchas de Newell’s) como Messi.

El 10 azulgrana había anunciado que “se terminó para mí la selección”, cuando una AFA en llamas anunció la contratación de Bauza para el banquillo de la Albiceleste. Bauza lo tenía claro: había que convencer a Leo para que volviera a ponerse la celeste y blanca. Primero habló con Jorge Messi, el padre, por teléfono y luego marchó rumbo a Barcelona. En la ciudad deportiva Joan Gamper lo esperaba la Pulga, ya con la rabia masticada, después de la tercera final consecutiva perdida con Argentina, en la Copa América Centenario —antes había caído en el Mundial de Brasil y en la Copa América de Chile—. Bauza se presentó ante Messi con un chiste bajo el brazo. “Le dije que como en las vacaciones lo había visto con un termo de Newell’s, yo había llegado con un termo de Central para que ahora tomemos mate con ese. Y Leo se empezó a reír”, le contó Bauza al Diario Ole. Con la sonrisa de La Pulga en el bolsillo, el Patón sacó el ordenador y comenzó a explicarle la selección que tenía en la cabeza.

Dos Libertadores

“El Patón siempre repetía la misma frase: ‘Sin orden no se consigue nada’. Y sus equipos tienen ese sello. Son muy equilibrados y los jugadores de arriba tienen mucha libertad”, afirma Mauro Cetto, que jugó bajo las órdenes de Bauza en San Lorenzo de Almagro. El nuevo técnico de la Albiceleste aterrizó en el predio de Ezeiza con dos Copas Libertadores en las vitrinas: en 2008 sorprendió a América con la Liga de Quito y repitió en 2014 al frente de San Lorenzo. “Llega a la selección con mucha experiencia. Ya sabe lo que es pasar por momentos buenos, pero también por malos. Eso es clave. Sabe tratar a los jugadores, sabe tratar al periodismo y es un hombre de fútbol”, entiende Bilardo, campeón del mundo en México 86.

“Su presencia ya impone respeto. Es grandote (mide 190 cm) y tiene cara de malo, pero es muy buen tipo. Con el jugador tiene la relación correcta: ni muy distante ni muy cercano. Es un tipo que escucha mucho al futbolista”, explica Cetto. Bilardo entiende que Bauza no va tener ningún problema para llevar las riendas de un vestuario repleto de estrellas. “En la selección tener a los mejores del mundo nunca es un problema. Tienes más para elegir, no es que vas a dejar siempre al mismo jugador en el banco. Además, este grupo de chicos es muy bueno. Todos tiran para adelante”, explica el exentrenador del Sevilla.

El canalla Bauza ya tiene al leproso Messi. Ahora, El Patón buscará curar las penas de la Pulga y llevarlo a la cima del mundo en Rusia 2018.

“El Barça le recomendó no viajar y Leo dijo: ‘No, no, yo viajo”

Después de todo el revuelo que se montó en Argentina cuando Messi renunció a la selección —hasta el presidente Mauricio Macri telefoneó al jugador para convencerlo de que regresara—, el 10 del Barcelona no se quería perder el duelo por las eliminatorias frente a Uruguay.

Ni sus molestias en el adductor izquierdo, de las que informó el Barça tras el partido ante el Athletic, le impidieron viajar. “El Barça le recomendó quedarse y Leo dijo: ‘No, no, yo viajo”, reveló Bauza.

Messi aspira a jugar con la Albiceleste y en Argentina están recontentos. Otra cosa es que la lesión se lo permita.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información