Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Todavía podemos hacer algo histórico”

España aspira a repetir podio por tercera olimpiada consecutiva, algo que solo han logrado EE UU, la URSS y la antigua Yugoslavia

Scariolo, durante el partido ante Estados Unidos.
Scariolo, durante el partido ante Estados Unidos. EFE

Estados Unidos levantó una barrera de cíclopes. Demasiado altos, demasiado fuertes, demasiado dotados de brazos demasiado largos y, para colmo, demasiado combativos como para someterse al ataque español. Acabada la refriega (76-82), técnicos y jugadores estuvieron de acuerdo en señalar las causas del resultado. Los españoles, además, elevaron la voz para pedir cohesión y concentración ante un reto que sigue en pie. Queda la disputa del bronce, contra Serbia o Australia. Porque, como dijo Pau Gasol: “Una medalla olímpica es una medalla olímpica”.

Sergio Scariolo hizo una lectura positiva de la derrota, en busca de la reacción: “Estoy muy orgulloso del esfuerzo que han hecho mis jugadores”, dijo el seleccionador español. “Esto es como si te enfrentas a un club con un presupuesto cincuenta veces superior al tuyo y te las apañas para competir e igualar la diferencia hasta el final. Esto ha sido un logro. Los hemos conseguido ralentizar impidiéndoles correr, les hemos rebajado su capacidad de anotación. Nunca les dejamos jugar fácilmente. Cuando hablas de diferencias de potencial tan grandes, más que pensar en lo que te faltó para ganar debes valorar lo que hiciste por reducir la brecha. Esto fue un gran trabajo por nuestra parte”.

“Gasol es un tío duro y yo lo traté con dureza”

DeAndre Jordan

“Nuestros corazones”, prosiguió el técnico italiano, “están dolidos, pero nuestros cerebros deben pensar en el futuro, porque tenemos que disputar una medalla de bronce. Debemos recargar las baterías de nuestra emoción mental. Vinimos aquí para ganar una medalla, sea o no sea de oro. Y tenemos unas pocas horas. Así es que no nos debemos arrepentir de nada. Hay que mirar adelante porque estamos ante la oportunidad de hacer algo histórico. Muy pocos han conseguido tres medallas olímpicas consecutivas”.

Estados Unidos, la Unión Soviética y la antigua Yugoslavia son el único precedente. Scariolo confía en que la épica de las grandes sagas del baloncesto internacional anime a sus muchachos.

“Para nosotros sería un gran éxito ganar una medalla”, observó Nikola Mirotic. “Tuvimos grandes dificultades en el comienzo del campeonato. Perdimos dos partidos, pero nos despertamos, dimos un paso al frente y ahora necesitamos hacer nuestro mejor trabajo. Si conseguimos concentrar toda nuestra energía en el próximo partido ganaremos el bronce”.

DeAndre Jordan celebra una canasta ante Pau Gasol. ampliar foto
DeAndre Jordan celebra una canasta ante Pau Gasol. AP

Le preguntaron a Mirotic por la contribución de DeAndre Jordan al triunfo de Estados Unidos. El alero español describió un problema que trasciende al pívot de los Clippers: “Jordan es un muy buen jugador; especialmente en defensa. Es una de las claves de Estados Unidos. Intentamos atacarlo debajo del aro con Pau. Pero no fue suficiente. Pau hizo un gran partido pero necesitó ayuda. Los demás intentamos ayudarlo y no pudimos. Lamentablemente no podemos jugar los 40 minutos con Pau. Y cuando no lo tuvimos, ellos fueron muy dominantes”.

Gasol confesó su frustración: “He hecho lo que he podido. Estados Unidos relega su juego en el poder físico. Si los hubiéramos parado bajo el aro el resultado sería diferente. Pero no lo hicimos y se aprovecharon de su fuerza. Haber acabado seis puntos por debajo no ha estado tan mal. De hecho, siento que ellos no han jugado tan bien como equipo como otras veces que nos hemos enfrentado. Siento que si hubiésemos estado más acertados en los tiros y en la defensa, y si hubiéramos tenido dos o tres posesiones más a nuestro favor, esto habría sido otra historia”.

Nos intimidaron, nos rebotearon y nos bloquearon los tiros”

Sergio Scariolo

Scariolo no fue tan optimista: “La clave del partido estuvo en su defensa, su tamaño, su capacidad atlética. Nos crearon problemas cada vez que tuvimos una posesión. Nos intimidaron, nos rebotearon y nos bloquearon los tiros. La capacidad de Jordan para cambiar las trayectorias de tiro y para intimidar es enorme”.

El seleccionador estadounidense, Mike Krzyzewski, elogió a España y admitió que la pugna en defensa fue crucial. “Fue un partido muy difícil”, señaló. “Jugado con mucha dureza, porque de otro modo no habríamos ganado. DeAndre estuvo enorme. No solo por sus 16 rebotes. Si reviso los porcentajes de acierto de tiro juraría que han sido los más bajos de los dos equipos en estos Juegos. Hemos estado los dos muy por debajo del 50%”.

Jordan salió muy ufano del estadio: “Pau es un súper talento. Sabe jugar de espaldas, se gira bien, coge bien los balones que le pasan, tira… La única forma de pararlo ha sido con firmeza. Marcarlo duro. Usando mi cuerpo todo lo que pudiera para sacarlo de su terreno. Es un tipo duro y yo fui duro con él”.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.