Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La policía inglesa mata con una pistola Taser a Atkinson, exjugador de la Real Sociedad

El futbolista murió cerca de su casa en la localidad de Telford

Una fotografía de archivo del jugador

Dalian Atkinson, un exfutbolista británico de 48 años que a lo largo de su carrera integró las plantillas de la Real Sociedad y el Aston Villa, ha muerto esta mañana cerca de su residencia en el sudoeste de Inglaterra después de que la policía local le disparase con una pistola Taser. El hecho de que el arma eléctrica empleada no sea letal, junto a los testimonios de los vecinos de que el antiguo jugador parecía ebrio pero de ningún modo una amenaza, ha forzado al mando policial a anunciar una investigación a fondo sobre el suceso.

El deportista retirado, conocido en su barrio de la localidad inglesa de Telford (condado de Shropshire) como un “gigantón amable” y “en absoluto violento”, se presentó tambaleante y disperso en la madrugada de este lunes en la cercana residencia de su progenitor, un octogenario que en ningún momento se planteó llamar a la policía. Pero algún vecino lo hizo y el resultado fue, según declaraciones de los testigos a la prensa, que un agente acabó descargando su pistola Taser “al menos cuatro o cinco veces” contra Atkinson, quien cayó fulminado. Hora y media después, el centro al que fue trasladada la víctima dictaminaba su fallecimiento por un paro cardiaco.

Organizaciones defensoras de los derechos humanos han denunciado en repetidas ocasiones el aumento sin control y consecuencias del uso de estas pistolas eléctricas. Pero el grueso de los efectivos policiales del Reino Unido defienden ese recurso para su “propia protección y la del público”, habida cuenta de que la mayoría de los integrantes del cuerpo no suele portar armas de fuego. Las taser disparan dardos conectados al arma que procuran una fuerte descarga eléctrica de apenas cinco segundos de duración. El cuerpo sufre un espasmo muscular y es incapaz de hacer nada más que dejarse caer. El terrible dolor pasa, teóricamente, en unos segundos, pero puede ser letal para las personas con problemas cardíacos.

La extrema carga policial contra un hombre negro y desarmado ha cobrado especial visibilidad ante la opinión pública del Reino Unido por tratarse la víctima de un personaje conocido, cuya singladura futbolística a lo largo de dieciséis años arrancó en 1985 y le condujo a jugar con el Aston Villa, el Ipswich Town y el Sheffield, además del equipo extranjero Real Sociedad a principios de los 90´, donde una afición txuri urdin entregada le brindó el apodo de “el Txipiron”.

Los críticos de la Taser, capaz de emitir una descarga de 50.000 voltios, alegan que este arma puede resultar letal. Su empleo por la policía ha sido responsable de al menos una decena de muertes en Inglaterra y Gales en la última década, en sucesos como el que se tradujo en la muerte de Jordan Lee Begley, de 23 años, cuando en 2013 recibió el disparo de una Taser en su casa de Manchester.