Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nadal: “Llevar la bandera es un premio a años de trabajo, pasión e ilusión”

El tenista español dice que en la ceremonia del viernes será uno más

Rafa Nadal Ampliar foto
Nadal durante el entrenamiento de este jueves en Río. AFP

Dice Rafa Nadal que el viernes será uno más en la ceremonia de apertura de los Juegos de Río. “No voy a liderar nada, lo único es que iré por delante con la bandera, pero voy a ser uno más y mi sensación será la de todos, la de vivir un momento único”, comentó el tenista español en la Villa Olímpica después del entrenamiento de la tarde. Dice que es uno más y sin embargo hay colas para hacerse una foto con él. Son muchos los deportistas extranjeros que estos días han colgado en sus redes sociales los selfie que se han hecho con el español.

Este miércoles por la mañana, sin ir más lejos, cuando se le preguntaba a los deportistas españoles si se habían cruzado con alguna estrella en el comedor de la Villa, respondían: “sí, Nadal”. El arquero gallego Miguel Alvariño, enseñaba ayer orgulloso su foto con Nadal. “No me he atrevido a pedirle unas clases de tenis a cambio de unas de tiro con arco…”, aseguraba. Será uno de los que acompañen al tenista de 30 años el viernes en la ceremonia.

La ceremonia y el hecho de ser abanderado han influido mucho en la recuperación de Nadal. El dolor en la muñeca sigue, pero él quiere competir. Más después de haberse perdido los Juegos de Londres por lesión (también era el abanderado). “Si no fueran los Juegos no estaría compitiendo, los plazos han sido muy justos y la recuperación más acelerada de lo que nos hubiese gustado. Perdérmelos dos veces seguidas hubiera sido duro. Ser el abanderado ha sido un plus y ha ayudado en la decisión que he tomado. Es un premio a muchos años de trabajo, a la ilusión y pasión que he puesto en cada entrenamiento y partido”, explicó.

Hace dos semanas veía imposible competir. Ahora está en Río, feliz. “Conchita [la capitana] lo sabe. Hace dos semanas lo veía todo tan complicado, la recuperación era muy lenta. Estar aquí para mí es un premio y un motivo de felicidad. Poder competir y disfrutar ya me merece la pena”, comentó. De hecho, dijo que lo más duro de los últimos dos meses, desde que se retiró de Roland Garros, ha sido la incertidumbre de no saber si llegaría a Río.

Le preguntaron por sus primeros recuerdos olímpicos. “Los de Barcelona 92, aunque era muy pequeño [6 años], recuerdo la ceremonia y sobre todo la última recta de Fermín Cacho, la tengo grabada en la cabeza”, contestó

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.