Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ortega y Beitia dan brillo a los Nacionales

Bruno Hortelano no compitió en Gijón por precaución tras sus 20,18s del viernes

Orlando Ortega, hoy, durante el Campeonato de España
Orlando Ortega, hoy, durante el Campeonato de España EFE

Encajonados entre los Europeos y los Juegos, a dos semanas de unos y otros, cerrado ya el plazo de mínimas olímpicas y celebrados en plena resaca triunfal de Ámsterdam, en los Campeonatos de España de atletismo, el fin de semana en Gijón, destacaron los tres de los que más se espera en los Juegos, medallas por lo menos: la marca (13,09s, +1 m/s) que le dieron a Orlando Ortega, ausente del Europeo pues hasta Río no competirá como español, su primer título de campeón nacional en los 110 metros vallas; el compromiso de Ruth Beitia, campeona de España por 27ª vez con un salto de 1,90 metros dos días después de ganar la reunión de la Diamond en Londres (1,98m), y la buena puesta a punto de Miguel Ángel López, el marchador de Cieza que bajó de Font Romeu para probarse en un 10 kilómetros.

También destacaron las ausencias esperadas de Kevin López y Víctor García, y la inesperada de Bruno Hortelano, a quien se esperaba como el Mesías después de dejar el récord de España de 200m en 20,18s el viernes en Londres.

El plusmarquista nacional de 800m sufre desde hace semanas problemas en un ligamento del dedo gordo de su pie izquierdo, el dedo clave pues es donde se apoya al arrancar fuerte. Es una lesión que también padece, y merma su rendimiento, la velocista jamaicana Shelly-Ann Fraser, y que solo se puede curar con reposo, paciencia y pocos clavos, terapia imposible a dos semanas de Río. En los Juegos no estará Víctor García, el mejor obstaculista español, que se rompió el soleo. Y en los Juegos se espera estelar a Bruno Hortelano, que alegó tensión en los isquiotibiales para no competir y no poner en peligro el equilibrio básico que le puede llevar al éxito, la clasificación para la final de los 200m o de los 100m (su récord reciente: 10,04s).

Quien no teme a la competición, más bien al contrario, pues corren como estajanovistas de la zapatilla, son la pareja triunfal de los 5.000m del Europeo, Adel Mechaal e Ilias Fifa. El sábado al atardecer, en un plazo de 50 minutos, disputaron sus semifinales de 1.500m, que ambos ganaron, y la final de 5.000m, en la que se impuso de nuevo Fifa, que conseguía su primer título nacional, a Mechaal, con el aragonés Toni Abadía, bronce en los 10.000m de Ámsterdam llevándose la plata. Y sin tiempo apenas para recuperarse, ambos disputaron el domingo por la tarde la final de los 1.500m, en la que fueron derrotados por el joven catalán Marc Alcalà, un mediofondista de futuro, con un tiempo de 3m 51, 04s, señal de carrera táctica. Alcalà cogió el mando cuplidos los primeros 800m y no permitió que los cambios de ritmo de los rivales le pudieran.

Caliente tras los 13,04s (récord de España) que logró en Mónaco hace ocho días, Orlando ortega anunció el sábado a su llegada a Gijón que no descartaba nada, que dejaría a sus piernas volar libres y que cualquier cosa podría pasar, incluido un descenso bajo los 13s que ya logró como cubano el año pasado y que, de producirse, convertiría a España en el séptimo país del mundo con al menos una marca por debajo de la barrera de los 13s en los 110m vallas. Tales propósitos se demostraron demasiado optimistas.

Quizás por la falta de competencia (el segundo, Yidiel Contreras, se quedó a casi cuatro décimas) Ortega se quedó en 13,09s. Es la primera vez que un español consigue en unos campeonatos de España, o en una pista española, una marca tan baja, de todas maneras. Ortega, de 24 años, llegará como favorito para medalla en Río, donde faltarán el actual campeón del mundo, el ruso vetado Serguéi Shubenkov, y el olímpico y plusmarquista mundial (12,80s), el norteamericano Aries Merrit.

Adiós de Reina y Pestano

La nota sentimental de los campeonatos la puso la retirada de las competiciones de dos históricos: el sevillano Antonio Miguel Reina, continuador de la gran tradición del 800m español y plusmarquista nacional hasta que su paisano Kevin López le supero, y el lanzador de disco canario Mario Pestano, un gigante, el primer español que se codeó con la elite del disco mundial y que se va a los 38 años como subcampeón nacional y con un récord de España de 69,50 metros que dura ya ocho años.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.