Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rosberg logra la pole por delante de Hamilton

Carlos Sainz y Fernando Alonso concluyen en sexta y séptima posiciones

Rosberg, durante la clasificación en Hungría.
Rosberg, durante la clasificación en Hungría. EFE

El dominio de Mercedes fue importante durante las sesiones de entrenamientos libres del Gran Premio de Hungría. Coparon el mejor tiempo en las tres sesiones y vislumbraron la posibilidad de copar la primera línea de la parrilla, perseguidos por unos sorprendentes Red Bull, que se mostraron claramente por encima de los Ferrari. Eso fue lo que ocurrió. Nico Rosberg y Lewis Hamilton fueron los más rápidos, por delante de Ricciardo y Verstappen. Pero a las dos de la tarde, en Hungaroring, la lluvia apareció con fuerza y el circuito se convirtió en impracticable. Hasta el punto que Charlie Whiting lo declaró inundado y pospuso la salida de la primera tanda de la clasificación durante 20 minutos.

En estas condiciones realizar un buen tiempo era difícil. Por eso los pilotos empezaron la cola para salir a pista con muchos minutos de antelación. Y algunos outsiders se convirtieron en protagonistas. Tras las primeras curvas, los equipos anunciaron que la lluvia regresaba en pocos minutos y que, por tanto, aquella vuelta iba a ser crucial. Con neumáticos extremos de lluvia y la pista llena de agua, Sergio Pérez fue quien realizó el mejor tiempo, con 1m 41,2s, seguido de Nico Hulkenberg y del McLaren de Fernando Alonso. Los grandes favoritos quedaron algo relegados: Ricciardo, quinto; Vettel, noveno; Sainz, 16º; Raikkonen, 18º; Rosberg, 20º y Hamilton, 21º.

La sesión se paró con bandera roja cuando la lluvia volvió con intensidad. Y el tiempo se paró a 13 minutos para la conclusión de la Q1. Había tiempo para remontar, para recuperar la lógica de la competición. En la reanudación el panorama cambió de forma radical. Ricciardo y Verstappen coparon rápidamente las dos primeras posiciones. Pero un accidente de Ericsson, que empotró su Sauber en la curva 10, obligó a una nueva bandera roja. Quedaban nueve minutos para el final de la Q1. Y el sol comenzaba a vislumbrarse. Ya no llovía. Red Bull y Williams salieron con intermedios. Y Massa sufrió un accidente que obligó a otro parón.

Quedaban solo cinco minutos para la finalización de la Q1. Y Hamilton y Rosberg ocupaban la novena y décima posiciones. En el tercer intento, casi todos salieron con neumáticos intermedios. Y la lógica se restableció en gran parte. Rosberg y Hamilton pasaron a ocupar las primeras posiciones, seguidos de un Alonso espectacular y de Sebastian Vettel. Sainz fue sexto y todos los grandes se salvaron de la quema.

Liquidada la Q1, la clasificación recuperó el tono habitual. Ya sin lluvia, aunque con la pista mojada, los coches siguieron montando los intermedios para afrontar las primeras vueltas de la segunda sesión. Fueron tiradas, porque todos tenían claro que acabarían la sesión con neumáticos de seco. El primero que los usó fue Bottas, que marcó el mejor tiempo y abrió la puerta a los demás para calzar gomas lisas. Con zonas de la pista aún mojadas, Fernando Alonso brilló y voló. Entró sin problemas en la Q3 al igual que su compañero Jenson Button y el madrileño Carlos Sainz. Verstappen, Rosberg, Ricciardo y Alonso coparon los primeros puestos. En cambio, Kimi Raikkonen fue la víctima más ilustre y saldrá desde la 14ª posición. Hamilton entró por pelos, tras un error de conducción.

La tanda decisiva se abrió con un sol brillante y la pista en condiciones de seco. Todos los pilotos salieron equipados con neumáticos súper blandos. Y la lógica se restableció. Los dos Mercedes volaban en la pista, sin que nadie les pudiera dar réplica. Hamilton rompía los cronos cuando apareció una bandera amarilla que le obligó a levantar el pie y concluyó segundo, tras su compañero Nico Rosberg que le sacó una décima. El alemán quedó pendiente de demostrar si en su última vuelta levantó el pie cuando apareció la bandera amarilla, algo que confirmó poco después: “Levanté el pie por tanto no habrá ningún problema”.

Por detrás, Ricciardo y Verstappen, con Vettel quinto y los españoles Sainz y Alonso en sexto y séptimo lugar. Espectacular. “Teníamos el ritmo, pero con tantas banderas rojas era difícil marcar tiempos”, señaló Carlos Sainz. “Hemos sido pacientes, y en la Q3 he dado una vuelta muy buena y he acabado sexto. Es difícil interpretarlo todo. Hemos encontrado el ritmo al final y podemos estar contentos porque no nos lo esperábamos. Si no llueve en la carrera, todo será distinto, pero intentaremos aguantar”.

Algunas cosas se aclararon: Mercedes sigue dominando, pero por detrás Red Bull se consolida como segunda escudería por delante de Ferrari. Y McLaren, por fin, parece haber encontrado el camino. “En condiciones mixtas siempre se nos ha dado bien”, indicó Alonso, que tuvo que cambiar la unidad de potencia en los libres del viernes. “Mañana se espera carrera en seco, pero estaremos listos para cualquier circunstancia. Estoy contento de cómo han ido las cosas, porque ha sido el mejor fin de semana hasta el momento. Fue la crono más larga, pero acertaron con las decisiones”.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.