Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Así se preparan Eva Calvo y Jesús Tortosa para los Juegos

El técnico de los taekwondistas españoles que debutarán en Río ha aumentado el número de sparring y montado una gira por Tailandia y Corea para enfrentarse a situaciones de exigencia máxima

Eva Calvo y Jesús Tortosa en el CAR de Madrid en un momento de descanso Ampliar foto
Eva Calvo y Jesús Tortosa en el CAR de Madrid en un momento de descanso EL PAÍS

El taekwondo español hizo pleno de medallas en los Juegos de Londres. Joel González consiguió el oro en -58, Brigitte Yagüe la plata en -49 y Nicolás García también fue plata en -80. En Río estará de nuevo Joel y le acompañarán Eva Calvo –a la que casi nadie conocía en 2012- y Jesús Tortosa, la nueva promesa del taekwondo a sus 18 años. “El que de por hecho que como en Londres sacamos tres medallas haremos lo mismo en Río, se equivoca. No es tan fácil. Recuerdo que a Atenas y Pekín fuimos con un equipo top y nos volvimos sin nada”, afirma Marco Carreira, el técnico de Eva y Jesús (Joel se entrena Barcelona).

Es un viernes de julio en el CAR de Madrid y hoy toca una simulación de competición. Son combates a eliminación, como si los taekwondistas españoles ya estuvieran en Río. Se acercan las últimas semanas de preparación a los Juegos, una preparación que empezó a principios de junio con una gira de dos semanas por Corea (la cuna del taekwondo) y Tailandia. El despertador allí sonaba a las 5 de la mañana. “A las 6 ya estábamos en la pista de atletismo, corriendo series de 800 metros y subiendo y bajando gradas. ¡Hacía un calor mortal y esa gente se entrenaba con chubasquero… están locos! La segunda sesión era la muerte y la tercera también. ”, cuenta Eva, 24 años. Había otra sesión de trabajo entre 15.30 y 17.30 y la última entre 19.30 y 21.30.

“Terminada la segunda Eva me decía que no podía más y, sin embargo, superaba la tercera. En Tailandia trabajan a un ritmo infernal, nosotros también tenemos tres sesiones al día, pero comparadas con las de ellos me da la risa. Quería forzarlos al límite porque cuando ves que después de la segunda sesión estás reventado y te toca una tercera y puedes con ella, pues ver que puedes aguantar cualquier carga te refuerza mucho psicológicamente”, explica Carreira. “En Tailandia trabajamos a lo loco… había mucha carga sin parar, no había limites, ni descansos entre un ejercicio y otro. Íbamos a ciegas”, apunta Jesús.

“En Tailandia buscaba forzar y en Corea tener al equipo concentrado en una estructura incómoda, no desde el punto de vista de las instalaciones sino de las exigencias. No es lo mismo aquí, que entrenarte a diario contra gente del más alto nivel: eso te genera incertidumbre y te obliga a estar siempre a tope. Eso quería”, dice Carreira que está haciendo la misma preparación que hizo con Nico García en 2012 pero por duplicado –ahora tiene a dos deportistas- y con una novedad. Más sparring. “En cada asalto [en el taekwondo hay tres de dos minutos] cambiamos el sparring para que Eva y Jesús peleen contra un rival a tope de condición física y ritmo”, explica el técnico. En la parte final de la preparación, además, la que prevé el estudio de los rivales que se encontrarán en los Juegos, los sparring intentarán combatir como ellos.

Ya conocen sus rivales

Eva Calvo y Jesús Tortosa viajarán a Río el 8 de agosto. Jesús competirá el 17 de agosto en -58 y Eva el 18 en -57 (el mismo día que Joel en -68). “Viajamos antes porque quiero que tengan un par de días para estar abrumados, de disfrutar un poco del mundo de los Juegos y de la villa olímpica, de estar diciendo: ‘mira a quien he visto’ y de mirar de dónde salen los autobuses ; etc., etc. Pasados esos tres primeros días, nos enfocaremos en la competición”, explica Marco Carreira.

Los dos taekwondistas ya conocen el cuadro de los rivales: Jesús, debutará contra el chino Shuai, de eliminarlo, se enfrentaría al ganador del duelo entre el marroquí Hajjami y el campeón del mundo y número uno del ranking, el iraní Ashourzadeh Fallah. Eva, número dos del ranking, debutará contra la tailandesa Phannapa y, de eliminarla, se enfrentaría a la ganadora del duelo entre la croata Zaninovic y la altísima iraní Kimia.

Uno de los chicos del equipo graba todos los combates y al final de cada uno de ellos, Eva y Jesús apuntan en un cuaderno las sensaciones que han tenido. El entrenador las repasará luego junto al psicólogo, Pablo del Río, para averiguar, entre otras cosas, si el diario del combate se corresponde a lo que pasó en el tatami. “A veces lo ven de una forma más pesimista de cómo ha sido en la realidad”, apunta Carreira.

Durante las horas de descanso entre un combate y otro, Jesús se sienta con sus compañeros a ver a Berto y Buenafuente en la tele mientras que Eva y su hermana Marta (una de las sparring) dan un paseo por la pista de atletismo. Da tiempo para hablar de lo cara que son las entradas para los Juegos, del atentado de Niza, de los planes de vacaciones, de lo que han crecido los dos en el último año y de lo que les queda para mejorar. “Yo he mejorado la forma física, ya no peleo con un niño sino como un hombre. Estoy trabajando para buscar la máxima efectividad, no tirar tantas patadas sino buscar los puntos más fácil”, cuenta Jesús al que su entrenador califica como “killer” por la agresividad en el tatami. “Lo da todo, es imposible reprocharle algo al final de un combate”.

Eva, en cambio, que dice haber aprendido de las derrotas y haber madurado, se pelea con los petos. “Me está costando muchísimo acostumbrarme a ellos. Pegas fuerte y no suben los puntos, a veces le das de refilón y sí suben… estamos buscando las mejores formas de puntuar”, dice. “Con estos nuevos petos los puntos no suben como antes. A Eva le está costando y cuando ves que golpeas y golpeas, pero no sumas puntos te entra la ansiedad. Estamos trabajando para que se haya acostumbrado a esta sensación una vez que estemos en Río”, concluye Carreira.

 

Más información