Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Refuerzos que Luis Enrique no pidió

Tello y Montoya, descartados por el entrenador, complican la vida al Barça al regresar antes de hora

El entrenador del Barcelona junto a José Antonio Ibarz Ampliar foto
El entrenador del Barcelona junto a José Antonio Ibarz EFE

La presencia de Cristian Tello ayer en la ciudad deportiva del Barcelona había sido avisada así que pudo sorprender a buena parte del vestuario, de sus compañeros, pero no al club. En el camerino, muchos, ni le conocen, porque hace dos años que no aparece por allí. Se fue cedido el verano de 2014 al Oporto y desde enero de este mismo año juega en la Fiorentina, donde ha disputado 15 partidos, ha marcado dos goles y ha dado dos asistencias. Tello, que debutó con el primer equipo del Barcelona la temporada 2011-2012 y jugó 86 partidos con el primer equipo y marcó 20 goles, es propiedad del Barcelona, club con el que acaba contrato el 30 de junio de 2018. Y apareció ayer. Paso revisión médica por la mañana y por la tarde se entrenó, siguiendo las instrucciones de su representante, Josep María Orobitg, que está en Italia resolviendo su futuro. Lo mismo sucedió con Montoya, que se enteró de los planes de su amigo y se apuntó.

El club siguiendo las consignas de Luis Enrique quería ganar tiempo con ellos. Lo mismo sucede con Douglas y Song. Los cuatro estaban convocados para el día 8 de agosto. El Barça se va el lunes de estadía de pretemporada, luego jugará amistosos y se espera que así, de tiempo a encontrarles un equipo. Pero Luis Enrique se encontró ayer con refuerzos que no ha pedido, con fichajes que repudia. A diferencia de Sandro, ni Tello ni Montoya deben ser buena gente, porque el club no les ha dado ninguna facilidad para abandonar la entidad.

Pasaron revisión médica por la mañana y por la tarde se entrenaron con el equipo pues la ley les ampara

Los dos pasaron revisión médica por la mañana y por la tarde se entrenaron con el equipo. “Con absoluta normalidad. Han querido venir antes y no pasa nada”, señalaron fuentes del club. Lo cierto es que a Luis Enrique maldita la gracia que le hace verles por ahí, porque no cuenta con ellos para nada y ha instado al club a solucionar el problema lo antes posible. A los jugadores les ampara el Artículo 8, apartado a) en el que se lee: “Los entrenamientos se realizaran de forma colectiva no siendo conforme a derecho cualquier apartamiento”, según el convenio de la AFE, que remite a la resolución del 23 de noviembre de 2015 de la dirección general de empleo que registró y publicó el convenio colectivo para la actividad del fútbol profesional en el BOE, el martes, 8 de diciembre de 2015. Y también el punto 4 del artículo 7 del 1006/85. Por lo tanto, Montoya estaría, llegado el caso en la estadía en Inglaterra; que viaje el delantero de Sabadell no está tan claro.

El plan de Tello tiene un principio y un final. Su presencia en el plantel azulgrana tiene fecha de caducidad, porque el jugador terminará en Italia o en cualquiera de los cuatro equipos ingleses que han ofertado por él y que parecen dispuestos incluso a pagar por sus servicios lo que sea necesario. Lo de Montoya, tras fracasar en el Inter y en el Betis, no está tan claro y el club se teme que resulte complicado encontrarle equipo. La ficha de ambos es alta, los dos acaban en el 2018 y a los dos se les aplicó una fórmula ascendente. En ambos casos negoció Orobitg, que sigue vinculado a Tello pero no al lateral.

 

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información