Los obstáculos de Villar en la UEFA

La negativa del Ejecutivo del organismo a apoyar su candidatura, su pertenencia a la cuestionada vieja guardia y un control de integridad pueden dinamitar sus aspiraciones a la presidencia

Ángel María Villar, junto al trofeo de la Eurocopa, en la final de París.
Ángel María Villar, junto al trofeo de la Eurocopa, en la final de París.M. Sohn (AP)

El pasado sábado, durante el último Comité Ejecutivo de la UEFA, uno de los viejos usos del antiguo régimen fue parcialmente derribado. A la reunión de la plana mayor del fútbol europeo acudió Ángel María Villar con la intención de ser elegido como el candidato oficialista del máximo organismo del fútbol europeo. Tras varias horas de debate, en las que Villar se presentó como un heredero y continuista del sancionado Michel Platini, el presidente del fútbol español se encontró con la negativa del ejecutivo a apoyar a un candidato sin escuchar las propuestas de todos los aspirantes. El holandés Michael van Praag y el esloveno Zeferin ya han hecho públicas sus intenciones.

Las sucesiones dinásticas que tanto se estilaban en FIFA y en UEFA parecen acabarse. Villar esperaba poder presentar su candidatura —el plazo termina el 20 de julio— avalado por el órgano de gobierno de la UEFA, pero se encontró con la oposición del delegado francés, del inglés David Gill, que le reclamó un programa más allá de sus buenas palabras, y del húngaro Sandor Csanyi, que también defendió que no hubiera por el momento un candidato oficial. La del sábado fue una pequeña derrota para Villar, que solo se presentará si está seguro de contar con los apoyos que le garanticen la presidencia del organismo que rige el fútbol europeo.

Durante la Eurocopa, según fuentes federativas, han sido bastantes los presidentes de federaciones europeas que le han mostrado su respaldo, pero Villar no tiene claro que vayan a ser los suficientes. De salida, según otras fuentes federativas, sería el candidato con más apoyos, pero también el que menos margen de crecimiento tendría. Fuentes de UEFA aseguran que uno de los mayores obstáculos a los que se enfrenta Villar es su pertenencia a la vieja guardia de FIFA, a que su elección supondría poner en primera línea de nuevo los escándalos de corrupción y los procesos que tiene abiertos en España.

Más información
Villar, imputado por prevaricar
Villar asumirá la presidencia de la UEFA durante la Eurocopa 2016
Villar es el maestro y Blatter el discípulo
Platini seguirá cuatro años en fuera de juego
Archivada una querella de Villar contra Cardenal

El 15 de septiembre, solo un día después de las elecciones de la UEFA, Villar está citado para declarar por la querella por prevaricación que le interpuso el candidato a la presidencia de la Federación Española de Fútbol (FEF) Miguel Galán, que le acusa de haber retrasado deliberadamente el calendario electoral federativo. Este último también tiene intención de querellarse por los supuestos tratos de favor al Recreativo y al Marino de Tenerife.

El control de integridad de la FIFA puede ser otro obstáculo considerable, con antecedentes recientes en la mano. El pasado mes de abril la FIFA rechazó la candidatura de Gordon Derrick a presidir la Concacaf al no haber pasado el control de integridad del Comité de Ética. Derrick había sido sancionado en 2011 con apenas 300 francos suizos tras una investigación por presunta compra de votos en las elecciones de FIFA a favor de Bin Hammam, dirigente sancionado de por vida tras ese escándalo. Aunque luego se concluyó que Derrick no había recibido dinero alguno, el Comité de Ética de FIFA no validó su candidatura.

Sanción por no colaborar

Villar fue sancionado por este mismo organismo el pasado mes de noviembre con 23.000 euros por negarse a colaborar en un principio en la investigación sobre la elección de Rusia y Qatar como sedes de los mundiales de 2018 y 2022, respectivamente. A favor de Villar corre que Derrick no formaba parte de ningún órgano de poder de FIFA y es necesario pasar ese control de integridad y él ya es vicepresidente y miembro del Consejo.

A ojos de algunos dirigentes del fútbol europeo a Villar tampoco le favorecen declaraciones como las que hizo meses atrás defendiendo la transparencia “pero solo interna” o que antepusiera su persona y el crecimiento de la Champions y de la Eurocopa, impulsados por Platini, como principal valedores de su posible candidatura antes que un programa de propuestas concretas.

Tanto en UEFA como en la Federación aseguran que estos podrían ser motivos suficientes para que Villar finalmente declinara sus intenciones de presidir el fútbol europeo. El silencio y el secretismo siguen dominando su estrategia. Fuentes cercanas al presidente de la FEF aseguran que solo él sabe su decisión final.

Sobre la firma

Ladislao J. Moñino

Cubre la información del Atlético de Madrid y de la selección española. En EL PAÍS desde 2012, antes trabajó en Dinamic Multimedia (PcFútbol), As y Público y para Canal+ como comentarista de fútbol internacional. Colaborador de RAC1 y diversas revistas internacionales. Licenciado en Ciencias de la Comunicación por la Universidad Europea.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS