Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Selecciona etapa

Purito Rodríguez anuncia su retirada del ciclismo

El corredor catalán, de 37 años, colgará la bicicleta al terminar la temporada

No hay quizás mejor apodo en el ciclismo actual que el que distingue a Joaquim Rodríguez, Purito, nacido de sus suficiencia juvenil en la primera concentración de la ONCE, en la que desafío y atacó a los jefes Jalabert y Olano, y después les esperó al final de la cuesta en la que les había dejado clavados haciendo ademanes de fumarse un puro, tan fácil le había resultado, y les dijo. “Y me fumo un purito”.

Aquello ocurrió en invierno de 2001, en Grazalema (Cádiz), donde no para de llover. Quince años más tarde, y después de haber completado uno de los mejores historiales del ciclismo mundial, Purito, ya una marca registrada e irrepetible, anunció en la otra punta de la península, en Andorra, su nueva patria, que dejaba el ciclismo. Lo hizo el primer día descanso del Tour entre sollozos y con la voz rota, y disculpándose después con un “y yo que pensaba que esto de llorar en estas circunstancias era una chorrada y un teatro y voy yo y no lo puedo evitar”, tanto ha sido el ciclismo en su vida, toda su vida. “El 99% de los que me rodean me pedían que siguiera, solo mis hijos querían que lo dejara”.

“El motivo de esta rueda de prensa, aparte de hablar del Tour y de lo bien que estoy andando, es para anunciar que este año es mi último año en competición…”, logró decir de una tirada antes de que los sollozos le rompieran la frase y los aplausos de sus familiares y amigos, encabezados por su padre, el exciclista Joaquín Rodríguez Ayora, le animaran a seguir después de varios segundos, carraspeando y con la voz rota. “He disfrutado muchísimo de este deporte, pero ha llegado el momento de decir aquí se acaba todo, y prefiero dejarlo en un nivel alto, en un buen nivel, no puedo… Este deporte me lo ha dado todo, y seguiré vinculado a él, es el deporte que amo gracias a mi familia, y no cambiaría ni un segundo de todo lo que he hecho en mi carrera. Espero que hayáis disfrutado de mi ciclismo lo mismo que yo”.

Purito es un Tauro nacido en 1979, un rebelde que se atrevió a enfrentarse a Manolo Saiz en2003, desobedeciendo con personalidad su orden de dejar el maillot amarillo de la Vuelta a otro compañero, lo que era una de las señas de identidad del ONCE después de ganar una contrarreloj por equipos. Unos días después logró su primer gran triunfo, la etapa con final en Plà de Beret y al año siguiente cambió de equipo.

Después de trabajar en el Caisse d’Épargne de lugarteniente de Alejandro Valverde, en 2010 se liberó y comenzó una carrera de líder en el Katusha que le permitió formar junto al ya retirado Óscar Freire (1977), Alejandro Valverde (1980) y Alberto Contador (1982) la mejor generación de la historia del ciclismo español. Admirador del italiano Michele Bartoli y de Valverde, del que piensa que “con un poco más de cabeza” habría ganado el triple de lo que ha hecho, y con un perfil ciclista similar al murciano, con capacidad para brillar en las clásicas y en las pruebas por etapas, mejor escalador y peor rodador, en su palmarés solo falta una victoria en una grande por etapas. Lo pudo haber conseguido en 2012, cuando tuvo tanto el Giro como la Vuelta a su alcance. Una última contrarreloj en Milán, en la que le pudo el canadiense Ryder Hesjedal, y un ataque inolvidable de Contador camino de Fuente Dé, le dejaron segundo, frustrado, en ambas. En el Tour quedó tercero en 2013 tras Froome y Quintana, con quienes aún rivaliza este año. “Quizás me falte también una Lieja”, dijo Purito, que ayudó a Valverde a ganarla y quedó segundo en 2009 del monumento más adecuado a su perfil de corredor. En cambio, fue capaz de ganar, y dos veces, el único español que lo ha conseguido, el Giro de Lombardía, el monumento más duro, el que cierra el año en otoño. “Aún no sé que correré hasta mi retirada. Quiero hacer los Juegos, pero la Vuelta solo la haré si estoy convencido de que estaré bien”.

Más información