Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vero Boquete ficha por el PSG en busca de otro estilo

La gallega de 29 años deja el Bayern y jugará en el equipo francés, en el que busca una filosofía más de toque

Vero Boquete posa con la camiseta del PSG.
Vero Boquete posa con la camiseta del PSG.

Cuando en tu currículo figura haber sido la capitana de la selección española en su primer Mundial, ser la única española que ha conseguido una nominación al Balón de Oro o la única también que ha conquistado una Champions, los galones te permiten elegir dónde y cómo quieres jugar. Eso es lo que le ha pasado a Vero Boquete, que este viernes ha confirmado su desvinculación con el Bayern de Múnich y su fichaje con el PSG por dos temporadas. Una nueva etapa para esta gallega de 29 años, símbolo absoluto del fútbol femenino español, que va de grande en grande.

Boquete tenía un año más de contrato con el Bayern, al que llegó el verano pasado y con el que ganó la Bundesliga. Sin embargo, algo no cuadraba en su filosofía, firme e intocable, que dicta el juego de la mediapunta. “El paso adelante con el PSG es para jugar de una manera diferente, con más control de balón”, explica por teléfono Boquete, mientras descansa en una playa de Porto do Son, en A Coruña. “Las jugadoras del Bayern no tenían ese perfil y no me apetecía estar un año más allí si iba a seguir siendo la tónica en el juego. El entrenador lo entendió”, explica.

Por eso llegó a un acuerdo amistoso, se desvinculó del club alemán y acabó decidiéndose por el PSG, donde le ofrecían, además, un mejor contrato. “El PSG es un gran club europeo y todavía no ha ganado nada. Entro a formar parte de algo que todavía no está hecho y tiene recorrido”, asegura la jugadora. Fue el club francés el rival de Vero Boquete cuando alcanzó la cima en la Champions hace dos temporadas con el Frankfurt tras una final dramática que se decidió en el descuento. Allí jugará con la central Irene Paredes, su compañera en la selección, cuyo fichaje por el PSG también se ha hecho oficial esta semana. Estos refuerzos, unidos a la renovación de su estrella Shirley Cruz, confirman la apuesta del club fracés por intentar acabar con la hegemonía del Olympique de Lyon, que ha ganado las últimas 10 ligas y tiene tres Champions.

El conjunto francés será el duodécimo de su carrera y el séptimo equipo extranjero en el que militará después de que en 2011 dejara el Espanyol en busca de oportunidades que en España no podía encontrar. En los últimos cinco años ha jugado en siete equipos, contando sus experiencias en el fútbol estadounidense, que tiene otro calendario: Philadelphia (EE.UU.), Energiya Voronezh (Rusia), Tyresso (Suecia), los Thorns de Portland (EE.UU.), el Frankfurt, el Bayern y ahora el PSG. “Siempre he dicho que el fútbol femenino es más inestable. Haber estado en tantos equipos es positivo y negativo”, admite. “Me gustaría tener más estabilidad”.

Boquete cree que todavía esa estabilidad no la puede tener si quiere competir siempre al máximo nivel. Lo mismo pasa con la posibilidad de volver a España. “Todavía lo que hay fuera es mejor”, asegura. Sus últimos dos equipos han sido clubes que compiten por la Champions masculina y que han hecho una apuesta firme por el fútbol femenino. En este marco, son muchas las voces que, sobre todo desde el Mundial de Canadá, piden al Real Madrid que siga ese camino, en el que ya están otros grandes del fútbol español como el Barcelona o el Athletic. “Creo que sí habrá un Real Madrid femenino. Daría un impulso a la Liga y atraería a más aficionados. Y si se hace, que sea porque está comprometido, si no es mejor que no esté”, advierte la jugadora, que no descarta un futuro en ese proyecto si la idea se materializa y decidieses apostar por ella.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.