Piqué: “No tenemos el nivel de antes”

Del Bosque no desvela si continuará en la selección y Piqué admite que el potencial ha bajado

Gerard Piqué tras el partido contra Italia. Luis Sevillano

A paso lento, asegurando la pisada, Vicente del Bosque bajó en penumbra las escalinatas laterales de la sala de prensa del Estadio de Francia. Subió a la tarima y se dispuso a afrontar la que probablemente sea su última rueda de prensa como seleccionador. Salvo sorpresa mayúscula, la entusiasta y vertical Italia de Antonio Conte ha finiquitado el ciclo más glorioso de la selección española. Ocho años divididos mitad y mitad en grandes victorias y grandes derrotas. De 2008 a 2012, un Mundial y una Eurocopa. De 2012 a 2016, una eliminación tan inminente como inesperada en la Copa del Mundo de Brasil 2014 y otra, también antes de los esperado, en esta Eurocopa. En ambos segmentos temporales, Del Bosque trabajó con la defensa convencida de una manera de jugar, de un estilo, que ha tratado de mantener con todas las consecuencias.

Más información
Italia apaga la llama de España
De Gea, Buffon, Casillas y la realidad
El final del verano
Vota: ¿Debe seguir Vicente del Bosque al frente de la selección?
In English: Spain’s Euro 2016 exit: the end of an era?

El seleccionador se atusó el bigote antes de disponerse a responder y arrancar con un tono contenido, como si la desazón interior le impidiera alzar más la voz. Se le apreciaba cierta congoja en la pronunciación. “Bueno”, comenzó, “creo que el primer tiempo hemos sido un poco tímidos. No hemos jugado con valentía y la decisión que acostumbramos. En el segundo hemos sido más agresivos, con el riesgo del contragolpe, pero nos permitía acercarnos más al empate”. La pregunta sobre el futuro del seleccionador no tardó en llegar. “Es un asunto que tengo que tratar con el presidente y en su momento lo haré”. Del Bosque le comunicará a Ángel María Villar su decisión directamente. El presidente de la Federación pretende su continuidad, pero la pronta eliminación puede haber convencido más a Del Bosque de su marcha. Sucede que la clasificación para el Mundial comienza en septiembre y el periodo electoral para la presidencia de la FEF está abierto. Cualquier nombramiento que haga Villar puede quedar deslegitimado y anulado si no continúa como presidente.

“Confieso que España ha sido inferior a Italia, entre nuestros jugadores siempre ha existido una voluntad, hemos tenido alguna ocasión, Italia ha sido mejor, decir que nos ha dado un baño me parece excesivo”, se sinceró Del Bosque una vez que esquivó las preguntas sobre su continuidad. “No es cansancio”, aseveró cuando se le preguntó por la repetición por cuarta vez del once titular. “Hasta el final hemos intentado mantener a Italia en su campo, esta selección no ha sido un equipo físico, ha sido técnico, de buena circulación de balón, de mucho toque. Creo que hemos llegado bien al final, aunque es imposible de medirlo. Hemos jugado dos partidos buenos, el tercero no estuvo mal, y en este Italia ha sido mejor”.

“Corazón y ganas”

Del Bosque defendió la entrega de sus jugadores cuando se le preguntó por la diferencia de intensidad entre Italia y España. ¿Tienen más hambre los jugadores italianos?, le preguntaron. “No se puede dudar de las buenas intenciones que había, antes del partido teníamos el coraje y el corazón y las ganas de jugar para defender a la selección como hemos hecho siempre”. En el ambiente estaban expresiones con fin de ciclo y fin de etapa. “No se ha acabado una etapa porque fulano o mengano no siga, hay una buena cantera, hay buen trabajo de los clubes. Nos daremos cuenta de lo complicado que es ganar un europeo o un mundial”.

El desfile de los jugadores describía el drama. Morata y unos cuantos más pasaron en silencio. Los veteranos fueron los que dieron la cara. “No hablaría de fin de ciclo. Lo que si es cierto es que esta selección no tiene el nivel de cuando ganamos el Mundial y la Eurocopa. Algunos prometen mucho pero el nivel no es el mismo y hay que aceptarlo. Ahora se trata de llegar en mejores condiciones a Rusia para poder competir con los grandes”, sentenció Piqué. “Desde que perdimos con Georgia el amistoso advertí de que no éramos los favoritos para ganar la Eurocopa. Hay que reconocer que no somos la mejor selección”, reincidió el central azulgrana. Al poco habló Ramos, que hizo autocrítica, pero también se le vio resentido: “Quizá no he rendido a mi mejor nivel, son cosas del fútbol, como dice Napoleón la victoria tiene muchos padres, y la derrota es huérfana”. Cuando fue preguntado por el relevo generacional fue cuando emergió su acidez. “No sé si hay jugadores con 35 años que ya no están, pero cuando se pierde es fácil hablar desde el sillón de casa con una bolsa de papas. Ahora hay que estar callados. Yo aún tengo ilusión”.

Sobre la firma

Ladislao J. Moñino

Cubre la información del Atlético de Madrid y de la selección española. En EL PAÍS desde 2012, antes trabajó en Dinamic Multimedia (PcFútbol), As y Público y para Canal+ como comentarista de fútbol internacional. Colaborador de RAC1 y diversas revistas internacionales. Licenciado en Ciencias de la Comunicación por la Universidad Europea.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS