Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La AMA cierra el laboratorio de Río a seis semanas de los Juegos

Si Brasil no se adapta a las exigencias internacionales, los análisis antidopaje olímpicos deberán hacerse en otro país

El Laboratorio Brasileño de Control de Dopaje en Río, en 2015
El Laboratorio Brasileño de Control de Dopaje en Río, en 2015 AP

Brasil no ha cumplido el ultimátum y, a seis semanas de los Juegos Olímpicos, la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) ha suspendido al laboratorio de Río de Janeiro que debe efectuar los análisis antidopaje de sangre y orina de los atletas durante la competición. En febrero la AMA había incluido a Brasil –así como a Bélgica, Francia, Grecia, México y España– en su “lista de vigilancia” obligando al laboratorio y al país a adaptar sus normas a los patrones internacionales antes del 18 de marzo. Tres meses después la entidad considera que el laboratorio no ha cumplido y apunta “errores de procedimiento” para justificar la suspensión hasta diciembre.

Brasil aún puede recurrir en un periodo de hasta 21 días, pero si la AMA no revoca su decisión, los cerca de 6.000 análisis previstos durante los Juegos tendrán que hacerse en un laboratorio de otro país que cumpla las exigencias, una fórmula que puede costar millones de euros. "Durante este tiempo, la AMA trabajará junto al laboratorio de Río para resolver el problema identificado”, declaró en un comunicado el director de la agencia, Olivier Niglii.

Esta no es la primera vez que el laboratorio de Río pierde su certificado ante una cita deportiva clave. En 2013, a las vísperas del Mundial de Fútbol de 2014, la AMA consideró que su tecnología estaba desfasada y obligó a enviar las muestras de los jugadores a Suiza, en un procedimiento mucho más lento y caro. Tras la suspensión, el Gobierno brasileño invirtió 188 millones de reales (50 millones de euros) para construir un nuevo edificio y equipar el Laboratorio Brasileño de Control de Dopaje, ahora suspendido, para volver a ser reconocido en 2015 por la entidad internacional. Contar con un laboratorio certificado por la agencia internacional era una de las exigencias para que Brasil pudiese celebrar la cita olímpica, así como la creación de la organización nacional antidopaje, fundada en 2011.

Sin entrar en más detalles, el Ministerio de Deportes reafirmó la “importancia” del laboratorio para la realización de los análisis y el “legado técnico-científico” que representa en la lucha contra el dopaje en el deporte. La Universidad Federal de Río, responsable por el laboratorio, afirmó en su web que pretende retomar sus actividades en julio, tras la visita prevista del comité técnico de la AMA y antes de los Juegos.

La suspensión, que ya se ha aplicado también a los laboratorios antidoping de Lisboa, Madrid, Pekín y Johannesburgo, llega en plena crisis en el mundo del deporte, poco después de que la Federación Internacional de Atletismo (IAAF) vetase a los atletas rusos en los Juegos de Río por los escándalos de dopaje y de que el propio presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), Thomas Bach, declarase que todos los atletas rusos y kenianos son sospechosos.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.