Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El festival de Irving y LeBron derrite a los Warriors

Cleveland, con 82 puntos de su dúo estelar, fuerza el sexto duelo ante un rival sin Green y Bogut (97-112)

Irving lanza pese a la oposición de Barnes. Ampliar foto
Irving lanza pese a la oposición de Barnes. EFE

Kyrie Irving y LeBron James, LeBron James y Kyrie Irving se constituyeron en dos pesadillas para los Warriors. El campeón no pudo aprovechar la primera oportunidad en casa para revalidar el título. Los Cavaliers, de la mano de sus dos estrellas, frustraron la fiesta en el Oracle Arena de Oakland (97-112) y forzaron el sexto partido. Continúan dominando la final los Warriors (3-2). El próximo partido se disputará en Cleveland y, si fuera necesario el séptimo y último, se jugaría de nuevo en Oakland.

GOLDEN STATE, 97; CLEVELAND, 112 (3-2)

Golden State Warriors: Curry (25), Klay Thompson (37), Barnes (5), Iguodala (15), Bogut (0) -equipo inicial-; Ezeli (2), McAdoo (0), Barbosa (3), Livingston (7), Varejao (3), Speights (0) y Rush (0).

Cleveland Cavaliers: Irving (41), JR Smith (10), LeBron James (41), Love (2), T. Thompson (6) –equipo inicial-; Jefferson (8), Shumpert (4), Dellavedova (0), D. Jones (0), M. Williams (0) y Mozgov (0).

Parciales: 32-29, 29-32, 23-32 y 13-19.

Oracle Arena de Oakland. 19.596 espectadores.

El programa de la final.

(Al mejor de siete partidos)

Golden State, 104; Cleveland, 89 (1-0)

Golden State, 110; Cleveland, 77 (2-0)

Cleveland, 120; Golden State, 90 (1-2)

4º Cleveland, 97; Golden State, 108 (1-3)

5º Golden State, 97; Cleveland, 112 (3-2)

6º Viernes, 17 de junio (3.00)

7º Lunes, 20 de junio (2.00)

El sexto partido, en Cleveland. El séptimo, de ser necesario, en Oakland. Todos, retransmitidos en directo por #0 y Canal + Deportes.

La espléndida actuación de Irving y LeBron decantó un duelo de un altísimo en la primera parte, que acabó con empate a 61, 122 puntos en total, más que nunca en el descanso de un encuentro en las finales desde 1987. Pero el partidazo de Irving y LeBron acabó de hacer mella en los Warriors, que se hundieron en la segunda mitad. Sumaron 41 puntos cada uno. Un récord en las finales. Nunca dos jugadores de un mismo equipo habían superado los 40 puntos. Irving, además, logró 6 asistencias y 3 rebotes. LeBron, a sus 41 puntos, con 5 triples y un 16 de 30 en tiros de campo, añadió 16 rebotes, 7 asistencias, 3 robos de balón y 3 tapones. Números gigantescos que expresan su tremenda exhibición. El 23 de los Cavaliers es el primer jugador desde el legendario Magic Johnson y su portentosa actuación en 1986 contra los Sixers que supera los 40 puntos, 15 rebotes y 7 asistencias en un partido de las finales.

El equipo de la Bahía de San Francisco notó sobremanera la ausencia de Draymond Green, un todoterreno vital sobre todo en defensa. Green fue suspendido por la NBA por acumulación de faltas flagrantes tras un rifirrafe con LeBron rearbitrado tras el cuarto partido. Y notó también la lesión de Bogut. Nada más empezar el tercer cuarto, todavía con el partido igualado, Jr Smith cayó sobre la rodilla del pívot australiano, que se lesionó y tuvo que retirarse al vestuario.

Klay Thompson fue el principal sostén de los Warriors, con seis triples y 37 puntos. Stephen Curry, pese a sus cuatro triples y 25 puntos, no estuvo tan fino como en otras ocasiones y perdió cuatro balones y no logró recuperar ni uno. Iguodala, que ocupó el puesto titular que dejó vacante Green, aportó 15 puntos, 11 rebotes y 6 asistencias. Pero el resto del equipo apenas sumó. Sus porcentajes fueron malos, con un 14 de 42 en triples y un porcentaje del 33% en triples.

Steve Kerr lo intentó todo, incluido el hack a Tristan Thompson, es decir faltas intencionadas. El pívot de los Cavaliers acabó con un 4 de 10 desde la línea de tiros libres. El entrenador de los Warriors también apostó por el small ball, con un equipo con Barnes e Iguodala de pívots. Pero los Warriors perdieron el rumbo y el acierto en la segunda mitad, en la que fueron superados de largo por los Cavaliers: 36-51. Habrá sexto partido en Cleveland y allí volverá a la cancha Draymond Green, pero difícilmente Bogut, a tenor de los gestos de dolor con los que tuvo que retirarse de la cancha en el quinto partido de la final.

 

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información