Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

España, doblemente protegida en Francia

Los responsables del dispositivo de seguridad aceptan que los agentes españoles protejan armados a la La Roja. España es una de las ocho selecciones con mayor riesgo de atentado

Morata, en el aeropuerto de Barajas tras la suspensión del Bélgica-España
Morata, en el aeropuerto de Barajas tras la suspensión del Bélgica-España REUTERS

La Eurocopa, que se disputará en Francia entre el 10 de junio y el 10 de Julio en París, se ha convertido en el mayor desafío de seguridad contra el terrorismo que jamás haya debido afrontar un país, en este caso Francia. Bernard Cazeneuve, ministro de Interior francés, ha previsto que 120.00 agentes se encarguen de la seguridad durante el campeonato por mucho que algunas voces alertan de la dificultad que supone organizar un evento de estas características en las circunstancias actuales. Según manifestó recientemente Ives Trotignon, exanalista antiterrorista en la Dirección General de Seguridad Exterior de Francia, «el problema es que simbólica y económicamente es imposible cancelar la celebración de la Eurocopa, así que tendremos que aguantar el tipo”. El temor a un grupo organizado o a la actuación de un loco solitario obligará a la organización a extremar las precauciones al límite. En el caso de España, especialmente, al ser uno de los ocho países con mayor porcentaje de riesgo, según consta en la RFEF, de las 24 que participan en el torneo.

A la roja la vigilaran los efectivos de la gendarmería local de la Isla de Re, donde instalará su cuartel general –y nunca mejor dicho- la federación, de la Gendarmerie y de los GIGN, los cuerpos especiales antiterroristas, por tierra mar y aire, al estar instalados en una isla. Y desde la reunión que celebraron ayer con los responsables de seguridad de la federación, adscritos a la Policía Nacional, los agentes españoles que acompañaran día y noche a los jugadores. Estos efectivos nacionales han sido autorizados a ir armados, por lo que portarán su arma reglamentaria.

Puerta cerrada

Además, lo que no había conseguido el sistemático capricho de los jugadores, cerrar las puertas a los periodistas, lo han logrado las extremas medidas de seguridad. Reiteradamente y de antaño, los jugadores han reclamado a la federación trabajar sin luz ni taquígrafos, pero eso incluía alejar a los aficionados. Por una parte el seleccionador lo veía comprensible, por la tranquilidad que genera, incluso de simple comunicación, pero que chocaba con un principio básico: alejaba al pueblo de los ídolos. Pero si no lo consiguieron fue porque chocaba con los compromisos de patrocinio de la federación, motivo principal por el que la responsable federativa, Maria José Claramunt, no había cedido.

Un entrenamiento de España en Schruns, Austria.
Un entrenamiento de España en Schruns, Austria. EFE

A del Bosque le bastaba con que los aficionados no insultaran a los jugadores y en las televisiones no se adivinaran extrañas miradas en los planos. Así las cosas, pese a los pitos a Piqué y otras polémicas, España venía trabajando con las puertas abiertas. Incluso en Sudáfrica, cuando Del Bosque pactó con las autoridades la prohibición de las vuvuzelas para, al menos, trabajar con un mínimo de tranquilidad.

Pero en Francia las puertas estarán cerradas al público por seguridad. Por cortesía el primer día habrá publico y la prensa podrá entrar todo el entrenamiento. Pero a partir de ahí 15 minutos para las televisiones y sin aficionados. La norma de la policía no hay quien se la salte, aunque la federación ha conseguido armas para los policías y los guardia civiles que acompañaran al equipo, más de veinte, por su intención de que al menos dos futbolistas atiendan cada día a los medios de comunicación, algo que también está escrito en los contratos de patrocinio y que además tiene que ver con la política de comunicación de la RFEF.

Considerada objetivo prioritario de las células durmientes del estado islámico, el comité responsable de la seguridad en el torneo instó a suprimir ese contacto diario porque exigía proteger dos convoys diferentes, uno con el grueso del equipo y otro, con el vehículo de los protagonistas en las ruedas de prensa. El hecho de que la policía española vaya armada permite intensificar el trabajo de protección y permitirá la comparecencia ante los medios de dos jugadores que se celebrara por la mañana, antes de los entrenamientos.

España es considerada como objetivo prioritario de las células durmientes del estado islámico. 

La sensación dentro del grupo es de tranquilidad. Los veteranos recuerdan los años en que la selección estaba amenazada por ETA y las extremas medidas de seguridad que soportaba. Es evidente que en Francia no hay riesgo cero, pero a estas alturas, “no existe en ningún sitio”, asumen en la federación, que ya vivió la suspensión de un amistoso en Bruselas, contra Bélgica, justo después de los atentados en París y es muy consciente de lo que hay. Álvaro Morata, uno de los jóvenes del equipo, reconoció durante la estadía en Schruns que lo principal en Francia es que “todo acabe bien, gane quien gane, que al final no haya que lamentar desgracia alguna”. Por si acaso, desde ayer, España irá armada a la Eurocopa.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información