Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La noche más triste para Ismael Sosa

El equipo ecuatoriano Independiente del Valle vence a los Pumas en la tanda de penales y se clasifica a la semifinal de la Copa Libertadores

Ismael Sosa en el festejo de su segundo gol para Pumas.
Ismael Sosa en el festejo de su segundo gol para Pumas. AFP

La tarde había empezado bien para los Pumas. En tan sólo dos minutos habían dado la vuelta al marcador, con dos latigazos que terminaron en los goles de Ismael Sosa, delantero argentino que había lucido en la fase de grupos con seis goles. El partido era para los mexicanos, que jugaban en casa, pero un tiro libre de Junior Sornoza los sorprendió con el 2-1, resultado que los llevó a decidir el encuentro en los penales. Sosa se encargó del tercero y lo falló. La alegría se tornó en tristeza. Los Pumas soñaban con conquistar su primera Copa Libertadores, hasta que se toparon con el juego aguerrido del Independiente del Valle. 

Las primeras jugadas fueron para el equipo visitante, a pesar de que el equipo mexicano era el favorito. Los ecuatorianos encontraron las laterales para hacer de las suyas. En una de ellas el ariete José Angulo llegó al área, pero la pierna de Marcelo Alatorre evitó el primer gol. Durante más de 10 minutos los auriazules estuvieron arrinconados. Alejandro Palacios fue el guardián para evitar un cabezazo de Angulo con un manotazo oportuno. En otra ocasión se complicó en una salida y vio pasar el balón por encima del larguero. 

El equipo local salió paciente y sin prisa por alcanzar el gol que los acercara al triunfo en Libertadores, hasta que los mediocampistas vieron en la lateral derecha la mejor vía para el gol. Luis Ayala, defensor ecuatoriano, no pudo contener a un Ismael Sosa ávido de correr y, por supuesto, de marcar. Y así lo hizo. Al minuto 16 recibió un pase al hueco por parte de Hibert Ruíz y cruzó su disparo, lejos de los guantes de Librado Azcona. Un par de minutos después la jugada se repitió, pero con una asistencia de Javier Cortés. En ese momento, a Sosa nadie podía quitarle la sonrisa. Sus dos goles fueron zarpazos que dejaron malherido al equipo negriazul, que había hecho más por conseguir la ventaja. 

ALINEACIONES

Pumas: Alejandro Palacios; Marcelo Alatorre. Gerardo Alcoba. Darío Verón, Luis Fuentes; Hibert Ruíz, Javier Cortés (Daniel Ludueña ’72); Ismael Sosa, Luis Quiñónes (Fidel Martínez ’60), Matías Britos (Dante López ’85) y Eduardo Herrera.

DT: Guillermo Vázquez

Independiente del Valle: Librado Azcona; Christian Núñez, Arturo Mina, Luis Caicedo, Luis Ayala; Julio Angulo (Gabriel Cortéz ‘90+3), Dixon Arroyo (Emiliano Tellechea ’88), Bryan Cabezas, Jefferson Orejuela, Junior Sornoza (Jonny Uchuari ’79) y José Angulo.

DT: Pablo Repetto

Árbitro: Víctor Carillo

Estadio Universitario Olímpico

Tanda de penales

Gabriel Cortéz (Independiente del Valle) acertó

Eduardo Herrera (Pumas) acertó

Emiliano Tellechea (Independiente del Valle) acertó

Daniel Ludueña (Pumas) acertó

José Angulo (Independiente del Valle) acertó

Ismael Sosa (Pumas) falló

Luis Caicedo (Independiente del Valle) acertó

Hibert Ruíz (Pumas) acertó

Arturo Mina (Independiente del Valle) acertó


Todo pintaba para que Sosa fuera la figura del partido. Al minuto 56, el central Luis Ayala pisoteó al goleador puma y se ganó una tarjeta roja, una decisión rigurosa del árbitro Víctor Carillo. Este delantero de 29 años provocó que los suyos tuvieran ventaja en la cancha. Minutos después se enfilaba hacia un mano a mano contra el guardameta Azcona, pero el ecuatoriano Bryan Cabezas interrumpió la jugada con una falta. El silbante no consideró que era una opción clara de gol y sólo mostró la tarjeta amarilla. Pero el gol de Junior Sornoza, al minuto 66, lo dejó tocado. 

Los Pumas sofocaron al Independiente, aunque los goles no llegaban. Al grado que el entrenador auriazul le solicitó al defensor central Gerardo Alcoba que fungiera como un nueve. Pero nada fue efectivo. Ismael Sosa, Eduardo Herrera, Matías Britos y Luis Quiñones fueron neutralizados por los centrales.

El 3-3 en el marcador global obligaba a definir el partido en penales. Había sido una pulcra tanda de tiros hasta que, en el tercero para los locales, le tocó a Sosa. Su rostro delataba su intención de disparar suave. Azcona se percató y atajó. Alejandro Palacios no pudo remediar el fallo de su compañero. El delantero argentino se marchó de la cancha cabizbajo. Y no era para menos, estuvieron cerca de jugar, por primera vez en la historia del club, unas semifinales de la Copa Libertadores. Independiente del Valle seguirá en una temporada de ensueño, en la que ha eliminado al Guaraní, Colo Colo, Melgar, River Plate y unos felinos que quedaron desdentados. Ahora van por el Boca Juniors

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información