_
_
_
_
_

Pirri: “Nosotros hacíamos más goles que Kroos y que Modric”

El veterano mediocampista del Madrid evoca la única Copa de Europa conquistada por un equipo titular íntegramente formado por españoles

José Martínez, Pirri
José Martínez, PirriDIARIO AS

José Martínez Sánchez, Pirri (Ceuta, 1945), es uno en la multitud de verdaderos héroes madridistas a los que el paso del tiempo ha alejado de la fama. Jugó en el Madrid entre 1964 y 1980, conquistó diez Ligas y levantó la Copa de Europa en 1966. Hoy se cumplen 50 años de la final con el Partizán, en Heysel.

Pregunta. ¿Cómo vive el aniversario?

Respuesta. Para mí es un día triste. Hace poco falleció De Felipe, y antes Velázquez, y Zoco, y Grosso… Eran los más jóvenes, y eran mi grupo. Estábamos muy unidos. Antiguamente el fútbol… Lo bueno de los deportes de equipo es que puedes hacer cosas por tus compañeros. En los deportes individuales, si ganas te puedes abrazar al psicólogo y al entrenador; pero convivir y jugar una final con compañeros tuyos es muy bonito. Lo pasamos francamente bien. Es una gran satisfacción poder hacer cosas no por ti, sino por tus compañeros. Recordar a los que ya no están es muy duro. Curiosamente los supervivientes, Sanchis, Santamaría, Amancio, Gento… son los mayores.

P. ¿Qué le enorgullece más?

R. Que fuimos el primer equipo español en ganar la Champions solo con jugadores españoles en la alineación titular. El único extranjero era Puskas. Yo debuté en un Madrid-Barcelona en 1964 sustituyendo a Puskas, que estaba sancionado. Pocas personas conocí tan buenas como Pancho Puskas. Cuando llegué a Madrid con 19 años vivía en una pensión. A la primera casa que me invitaron a cenar fue a la casa de Puskas. Me daba consejos constantemente. Cuando se terminaban los entrenamientos me obligaba a quedarme con él a tirar a puerta, y me forzaba a chutar con el balón en movimiento. Me decía: ‘No te acostumbres a tirar a balón parado; al balón siempre hay que golpearlo en movimiento’.

P. ¿Cómo era su famoso golpeo?

R. Puskas chutaba con el empeine. Le pegaba muy fuerte y a colocar, y eso con la parte interna del empeine es de una dificultad extrema. No perdía tiempo haciendo un arco muy grande. Hacía un movimiento corto y rápido, y metía muchos goles porque siempre se adelantaba al defensa.

P. ¿Cuál era su función?

R. Como juvenil era delantero pero cuando me subieron al primer equipo, arriba jugaban Amancio, Puskas, Serena, Gento… Me di cuenta de que si quería jugar en el Madrid tenía que jugar en el mediocampo y trabajar todo lo que podía. Jugábamos con el mismo esquema de este Madrid: 4-3-3. Con cuatro en defensa; Sanchis, Zoco, De Felipe y Pachín; tres en punta, Serena, Amancio y Gento; y tres en el mediocampo, que éramos Grosso, Velázquez y yo. Velázquez tenía más libertad. Pero luego llegábamos todos arriba. Yo he metido muchos goles llegando desde atrás porque nunca dejé de ser delantero.

En la Copa de Europa del 66 el rival más duro fue el Inter. Marqué a Suárez”

P. Tanto ida y vuelta debía pesar.

P. Nosotros hacíamos muchos kilómetros porque defendíamos, trabajábamos y subíamos a rematar. Además, los extremos, Gento y Serena, eran extremos-extremos, y Amancio era un punta muy definido. No eran carrileros como esos que bajan a defender.

P. ¿Se identifica con Kroos o Modric?

R. No somos comparables. Yo era muy ofensivo, muy goleador. Ahora con Cristiano, Bale y Benzema los que meten los goles son los de arriba. La gente del mediocampo no marca muchos goles. En nuestra época sí. Oficialmente metí como 170 como centrocampista y defensa.

P. ¿Cómo fue su gol al Inter en la semifinal?

R. Sé que lo metí con el interior del pie derecho, en corto, en el fondo norte. Pero no recuerdo la jugada.

P. ¿Qué le pidió Miguel Muñoz?

R. Oye, ¡no me acuerdo! ¡Que han pasado 50 años!

P. ¿Le gusta este Madrid?

R. Sí. Pero me gustaría que hubiese más españoles. Ha habido alineaciones en las que solo ha jugado Ramos. Por las circunstancias que sean han venido más extranjeros. Ese es un problema del club. Porque los jugadores españoles siempre han sido jugadores de trabajo y de calidad. Lucas Vázquez y Carvajal son muy buenos y con un gran futuro pero necesitan continuidad.

P. Entre 1965 y 1966 se enfrentaron sucesivamente a Feyenoord, Kilmarnock, Anderletch, Inter y Partizán. ¿Dónde estuvo lo mejor?

R. El Inter fue la eliminatoria más difícil. Jugaban dos españoles. Luis Suárez y Peiró. Y jugaban Corso, Jair, Facchetti... Era el mejor equipo de Europa. Venía de ganar dos Copas de Europa. Era el equipo hegemónico. En la Copa de Europa dependes mucho de los rivales que te tocan. Entonces era un torneo más difícil porque solo podían competir los campeones de Liga. Si el formato se mantuviese, en esta década el Madrid solo la habría podido jugar en la temporada 2012-13. Solo te enfrentabas a campeones de Liga, no como ahora en que te puede tocar un tercero o un cuarto.

P. ¿Cree que este Madrid ha llegado a la final por la debilidad de los adversarios, ya que ninguno en los cruces venía de ganar su Liga?

Este Madrid está haciendo lo que hizo el Madrid siempre, luchar hasta el final”

R. Están en la final por méritos propios. Han tenido la virtud de tomarse la Copa de Europa muy en serio. Y la Liga también. Este Madrid está haciendo lo que hizo el Madrid siempre, no entregarse nunca y luchar hasta el final.

P. ¿Cómo era Luis Suárez?

R. Me tocó marcar a Luis Suárez. Muñoz nos hacía marcar al hombre y Luis me dio muchísimo trabajo en los dos partidos. Seguramente mi gol lo hice por eso. Porque como él venía mucho a recoger el balón en su área, le seguí para no dejarle jugar, debimos robarles una pelota y me encontré con esa ocasión. Pocos jugadores han tenido esa visión de juego y ese desplazamiento de balón. Porque ahora se juega mucho en corto, pero Luis daba unos pases de 40-50-60 metros de una gran calidad. Había que intentar que no recibiera o no se girara. Es complicado porque el medio campo es muy ancho y el hombre que marcas siempre tienes salida.

P. ¿Cuánto hace que no juega al fútbol?

R. ¡Yo hace mucho tiempo ya que no me pongo las botas [risas]! Las botas de mi época eran duras. Te comprabas una bota y tenías que hacerla. Yo les dejaba la bota a los juveniles para que me las hicieran. Y al mes me la entregaban y ya la piel estaba un poquitín más suave. Ahora los jugadores no compran las botas: se las regalan. Y además estrenan una cada partido. ¡En la época nuestra era imposible estrenarlas! ¡Las Adidas todavía no existían! Ahora las botas son como calcetines.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Diego Torres
Es licenciado en Derecho, máster en Periodismo por la UAM, especializado en información de Deportes desde que comenzó a trabajar para El País en el verano de 1997. Ha cubierto cinco Juegos Olímpicos, cinco Mundiales de Fútbol y seis Eurocopas.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_