Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Leicester es el campeón de los imposibles

Un recorrido visual por los últimos 20 años del campeón revela el vaivén de un club acostumbrado a vivir al límite

Aficionados celebran la Premier en la puerta de la casa de Vardy.
Aficionados celebran la Premier en la puerta de la casa de Vardy. REUTERS

Un recorrido visual por la historia reciente del Leicester City muestra un club rico en vivencias. Ahora llega a su primer título de la Premier, pero en los años finales del siglo XX el club conoció una época descollante de la mano del Martin O’Neill, actual seleccionador de Irlanda, con pasado como futbolista en Irlanda del Norte, combinado con el que que jugó el Mundial de España.

O’Neill llegó al Leicester en 1995 y al primer intento logró llevar al equipo hasta la Premier League. Habían quedado quintos en el campeonato, pero en los playoff eliminaron al Stoke City y en la final superaron en Wembley al Crystal Palace con un tanto final de Steve Claridge en el añadido de la prórroga

El equipo se consolidó entre los grandes y un año después regresó al magno estadio londinense para disputar la final de la Copa de la Liga frente al Middlesbrough. De nuevo se llegó a la prórroga y, en el más dificil todavía, el Leicester igualó una diana de Ravanelli otra vez en el último minuto. Marcó Heskey en un británico tanto sobre la línea de gol en el que balón, guardameta y un defensor del Middlesbrough entraron en la portería.

Diez días después se repitió la final en Sheffield, en el estadio de Hillsborough. Y tras otra prórroga, de nuevo Claridge ejerció de héroe ante un rival en el que se alinearon ilustres como Juninho, el ex deportivista Emerson, o el propio Penna Bianca Ravanelli.

Era el segundo título del Leicester tras la Copa de la Liga ganada en 1964 en un duelo a ida y vuelta contra el Stoke City, el pasaporte a la Copa de la UEFA, en la que en septiembre de 1997 se cruzó con el Atlético de Madrid, que le derrotó en el Vicente Calderón (2-1) y en el vetusto Filbert Street (0-2). Fue la dulce venganza de Juninho, que acababa de llegar al club colchonero y marcó en los dos partidos.

En 1999 la suerte cambió para el Leicester, que perdió la final de la Copa de la Liga ante el Tottenham tras sufrir un gol en el minuto noventa, pero se desquitó un año después al derrotar en otra nueva final al Tranmere Rovers, que entonces jugaba en la segunda categoría del fútbol inglés.

El Leicester regresó a Europa y volvió a caer a las primeras de cambio ante el Estrella Roja. O’Neill ya no era el entrenador porque habia aceptado una cuantiosa oferta económica del Celtic. En 2002, justo antes de mudarse a un nuevo y moderno estadio que inauguró en un partido contra el Athletic (Tiko marcó el primer gol en el hoy King Power Stadium), el Leicester perdió la categoría, colista tras ganar apenas cinco partidos en toda la temporada. Un inmediato ascenso y un nuevo descenso jalonaron un tiempo de dificultades económicas y anodinas campañas lejos de la Premier hasta que en mayo de 2008 el club cae por primera vez en su historia a la tercera categoría tras no poder sacar una victoria en el último partido de liga en el campo del Stoke.

Al año siguiente, de regreso a la Championship, el Leicester acabó quinto para jugar y caer en el playoff de ascenso ante el Cardiff en la tanda de penaltis tras caer en el partido de ida como local y remontar la desventaja en tierras galesas.

Ese verano, agosto de 2010, un consorcio liderado por el tailandés Vichai Srivaddhanaprabha tomó el control accionarial de la entidad. El sueco Sven Goran Eriksson se hizo cargo de la dirección técnica, pero el equipo no volvió a verse con opciones de volver a la Premier hasta que, ya con Nigel Pearson al frente se clasificó para un nuevo playoff en 2013. Allí le esperaba el Watford y un cruento final que ya es historia del fútbol con un penalti que detuvo el meta español Almunia y una contra mortal con el partido ya finalizado.

Pero un año después hubo desquite, un título en la Championship con 102 puntos y 17 de ventaja sobre el tercer clasificado, el primero que disputaba la promoción. En las imágenes de la celebración se observa a la base del equipo actual incluído el por entonces desconocido Riyad Mahrez, que había llegado al equipo en el mercado de invierno.

A partir de ahí se escribe historia del fútbol. Llega la salvación hace un año tras un final de temporada espléndido y el reciente título de Premier League confirmado tras el empate del Tottenham en casa del Chelsea. Los futbolistas del equipo se reunieron en casa del goleador Jamie Vardy para seguir la retransmisión del partido y al finalizar disfrutaron jubilosos y emocionados.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información