Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Holanda complica a España el camino a los Juegos

La selección de waterpolo cae en el primer partido (7-5) y reduce sus opciones de clasificarse

La selección española, durante la preparación en Madrid.
La selección española, durante la preparación en Madrid. EFE

El waterpolo español es todo un clásico en los Juegos Olímpicos. Presente en 16 de las 26 ediciones en las que el deporte de la pileta ha competido por medallas, solo la superan Hungría, Estados Unidos e Italia por tradición. España no falta a una cita desde 1976, en Montreal, y justo hace ahora 20 años se colgó la medalla de Oro en Atlanta 96. Pero no ha podido empezar en Trieste de peor manera el camino que lleva a Rio.

“Referencia e historia mundial”, según definió el argentino Echenique, el waterpolo español, enrolado en el grupo B, con Italia, Alemania, Kazajstán, Sudáfrica, y Holanda, no ha podido tener un estreno más triste. España, que había ganado 15-4 a los mismos holandeses en el último Mundial, no dio una a derechas y solo ganó el parcial del primer cuarto de un partido que debía ser un trámite y terminó siendo un desastre. Perdió (7-5) contra un equipo que tiene a la mitad de sus jugadores becados en la Liga española y el panorama se complica de manera tremenda. Curiosamente las chicas eliminaron hace una semana a las holandesas en el Preolímpico de Gouda y ahora son los holandeses los que complican la vida a los españoles.

Hemos estado inoperantes en ataque. Contra Alemania nos lo jugamos todo

Gaby Hernández, seleccionador español

El seleccionador, que consideró el torneo como una competición de “estrés y presión”, se había comprometido a llevar al equipo a los Juegos Olímpicos a base de “compromiso, esfuerzo y talento”. “Tenemos que empezar con buen pie, muy concentrados, respetando a Holanda al máximo y viendo un poco lo que nos vendrá después”, dijo Gaby Hernández, el seleccionador la semana pasada en el CAR de Madrid, antes de viajar a Trieste. “Existe un 80 por ciento de posibilidades de estar en Río 2016 aunque todavía hay que limar algunas cosas”, explicó Willy Molina convencido como estaba de que llegaban a Trieste tras haber hecho un buen trabajo. “Italia es el rival más difícil porque juega en casa y es el más experimentado”, explicaba Molina, el capitán del equipo. “España es superior a todos los rivales del grupo aunque no puedes confiarte porque son difíciles”. Al final, resultó todo lo contrario.

“Empezamos bien, con dos goles, pero tras el primer gol suyo, casi al final del primer cuarto, hemos dejado de anotar durante más de medio partido y eso nos ha penalizado mucho”, dijo el técnico. Gaby Hernández reconoció que no había funcionado nada: “Hemos contraatacado, buscado goles en juego, en superioridad, hemos hecho cambio de porteros, aunque esto último no ha tenido nada que ver en el resultado. Hemos estado inoperantes en ataque”.

España se mide hoy a Alemania, (15.10, Teledeporte), un equipo al que antes de llegar los jugadores consideraban como el tapado del grupo. Los germanos perdieron su primer partido con Hungría y, tras la derrota contra Holanda, según Hernández el partido supone ahora un cara o cruz: “Nos lo jugamos todo. Es una final para nosotros y tiene que salir en los jugadores el animal competitivo que llevan dentro. Será un partido dramático pero esperamos sacarlo adelante”. La selección nacional de waterpolo se medirá mañana a Italia (20.30), el miércoles a Sudáfrica (15.10), el jueves a Kazajstán (17.50) y disputaría los cuartos de final el próximo viernes en busca del pasaporte olímpico, un objetivo que se antoja ahora muy lejano.

 

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.