Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Barcelona enfila los cuartos de final de la Euroliga

Los azulgrana arrollan al Brose y acarician el pase, aunque deberán ganar en la cancha del Zalgiris la próxima semana

Satoransky y Melli.
Satoransky y Melli. AFP

El Barcelona alcanzó la velocidad de crucero en la penúltima estación de su vía crucis hacia los cuartos de final de la Euroliga. Por fin estiró su eficacia y expuso su calidad durante buena parte de los 40 minutos de un partido y barrió al Brose Baskets Bamberg. Un equipo con tanto nombre y apellido como poco cartel, pero el típico capaz de complicarle la vida al más pintado, que sumaba las mismas victorias que el Barcelona y el Real Madrid y que tenía tantas opciones como el que más. Era precisamente uno de los rivales que le habían complicado la vida al Barcelona —en cualquier caso jugará los cuartos de final con el factor cancha en contra—, al que ganó en la primera vuelta en Alemania.

BARCELONA, 75; BROSE BASKETS, 55

Barcelona Lassa: Satoransky (3), Oleson (7), Perperoglou (7), Doellman (12), Dorsey (8) –equipo inicial-; Abrines (13), Navarro (2), Vezenkov (0), Arroyo (11) y Tomic (12).

Brose Baskets Bamberg: Strelnieks (8), Wanamaker (16), Heckmann (4), Melli (4), Radosevic (2) –equipo inicial-; Zisis (4), Nikolic (0), Staiger (3), Theis (8), Harris (0) y Miller (8).

Parciales: 18-12, 25-11, 16-18 y 16-14.

Árbitros: Christodoulou (Grecia), Pukl (Eslovenia) y Herceg (Croacia). Señalaron una falta técnica a Trincheri, el entrenador del Brose.

Palau Blaugrana. 6.717 espectadores. 13ª jornada del Top 16 de la Euroliga.

En el Palau Blaugrana, la historia cambió por completo. Dorsey y Tomic marcaron la línea cerca del aro, Doellman y Abrines afinaron en los lanzamientos, Arroyo oxigenó a Satoransky y le dio ritmo y clarividencia al juego azulgrana. El Brose salió embravecido, con un 2-7, pero a partir de ahí se estrelló contra el muro defensivo azulgrana. El ala-pívot italiano Melli quedó fuera de órbita, el pívot croata Radosevic, como si no hubiera jugado, el escolta griego Zisis muy apagado. Los alemanes no eran capaces de escarbar dentro de la zona.

Todo lo contrario que el Barcelona. Su verticalidad y su juego interior le reportó un montón de tiros libres (25 frente a 8 del Brose). Se desesperó el entrenador italiano Andrea Trinchieri, que se ganó a pulso una falta técnica por protestar. Su equipo reaccionó ligeramente en el tercer cuarto, pero el Barcelona estaba ya instalado en una zona de confort, con ventajas de 20 puntos (43-23). Los hizo valer a pesar de su bajón en ataque durante la segunda parte. La victoria sitúa al Barcelona a un paso de los cuartos de final, pero la tremenda igualdad que ha presidido el grupo F del Top 16 de la Euroliga, le obliga todavía a vencer la próxima semana en Kaunas, al colista Zalgiris, para zanjar su clasificación sin depender de otros.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.