Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Roxana Popa, la mejor gimnasta española, no estará en Río 2016

La estrella del equipo, de origen rumano, anuncia en Instagram que no será olímpica este verano y la federación confirma que se ha vuelto a lesionar

Roxana Popa en una imagen de archivo.
Roxana Popa en una imagen de archivo.

Nuevo palo para la gimnasia artística femenina española. En el pasado Mundial, el equipo se quedó fuera de los Juegos Olímpicos por tercer ciclo consecutivo. Solo ganó una plaza individual, que todo el mundo asociaba directamente a Roxana Popa, de 18 años, la gran esperanza de un deporte en horas bajas. El domingo, tras participar en un control, la gimnasta de origen rumano anunció en su cuenta de Instagram que no participará en la cita olímpica.

“A veces, las cosas no salen como queremos o merecemos. Pronto daré una explicación”, escribió Popa junto al vídeo de una caída suya de la barra de equilibrios. “Gracias por el apoyo y por estar ahí cuando no lo merecía. Esta vez no será posible, lo siento. Ahora necesito tiempo para retomar mi vida y mi salud emocional. Adiós Río 2016”, añadió.

Un portavoz de la federación ha confirmado este lunes que Popa se ha resentido del menisco de la rodilla derecha, la misma que la apartó de la competición durante 10 meses por una rotura completa del ligamento anterior y los dos meniscos. Ahora la gimnasta se someterá a una artroscopia para explorar la articulación y conocer el alcance de la lesión. De hecho, en la federación no se atreven a confirmar que Popa no vaya a ir a los Juegos y prefieren esperar a los resultados médicos.

Pero las palabras de la gimnasta revelan un nuevo revés en  la carrera de Popa, que nunca ha sido olímpica y que cuando era una niña asombró al mundo de la gimnasia, que la recibió como la Nadia Comaneci española. Con 13 años, sufrió su primera lesión grave, en el codo izquierdo, que puso en riesgo su carrera. “Fue una lesión complicada que me ha dejado bastante marca. Estuve dos años totalmente apartada de la gimnasia. No era capaz de coger una taza o un plato”, contaba la gimnasta. A principios de 2015 tuvo el problema con la rodilla derecha y su vuelta, en el Mundial de Glasgow en octubre, no fue la esperada, pero se valoró la valentía de competir tan solo siete meses después de la intervención. Solo participó en asimétricas, junto al suelo su mejor aparato, y sufrió una caída que la alejó de sus expectativas.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información