Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Denis Suárez: “Marcelino está cumpliendo conmigo y yo con él”

El jugador del Villarreal se confiesa tranquilo y se muestra firme en sus decisiones hasta conseguir sus propósitos

Denis Suárez en la Ciudad Deportiva del Villarreal.
Denis Suárez en la Ciudad Deportiva del Villarreal. EL PAÍS

Denis Suárez tiene 22 años y una estampa serena con cara dulce de universitario aplicado. Se confiesa tranquilo y se muestra firme en sus decisiones hasta conseguir sus propósitos. Tiene prisa por triunfar y está recorriendo diferentes caminos hasta llegar a su sueño: el Barça, al que se mide en El Madrigal (16.00, Canal+ Liga) con el Villarreal.

Pregunta. ¿Dónde comenzó a dar patadas a un balón?

Respuesta. Nací en un pueblo pequeñito, Salceda de Caselas, cerca de Vigo. Desde pequeño siempre me gustó el fútbol. Con tres años empecé a jugar. En mi pueblo no había categorías para tan jóvenes ni escuelas deportivas. Comencé en el pueblo de al lado, en Porriño y estudiaba en Salceda, hasta los alevines que me fichó el Celta.

P. ¿Qué tal estudiante era?

Me gusta ver al Dortmund, al Bayern, al City, al Watford de Quique y al Leicester. Y en Italia el Nápoles.

R. Hice la escuela primaria y la ESO y cuando terminé me marché al City. Nunca he suspendido ni me ha costado sacar las asignaturas. En Manchester, para estudiar necesitaba aprender inglés a lo que me dediqué todo el primer año que me costó un poco. Al segundo año ya lo llevaba mejor. Después me fui al Barça. En La Masía había diferentes cursos por la tarde e hice uno de imagen y diseño, manejar drones…

P. ¿A qué se dedican tus padres?

R. Mi madre es peluquera y mi padre chapista y tiene un concesionario de Citroën en Salvatierra.

P. ¿Es un loco del fútbol?

R. Me gusta ver bastante. En Alemania me gusta ver al Dortmund y el Bayern porque está Guardiola. En la Premier al City porque estuve allí, al Watford de Quique y al Leicester de Ranieri que está haciendo una campaña increíble y juega Mahrez que me gusta mucho. Y en Italia el Nápoles.

P. ¿Qué le inquieta?

R. Ser feliz y que mi gente, mi familia, viva la vida bien. Soy un chico muy tranquilo que me gusta estar en casa con mi novia y mis amigos. Mi tiempo libre lo dedicó a conocer sitios y sobre todo conocer restaurantes, comer fuera y muy bien. El fútbol, aunque te da mucho tiempo libre, la cabeza siempre está pensando en él.

P. A los 16 años se marcha al City, dejando al Celta. ¿Le faltó paciencia por querer ser profesional rápidamente?

R. La paciencia le faltó al Celta. Yo había tenido la oportunidad de salir al Madrid en cadetes, con 14 años. Nunca quise irme del Celta y la rechacé. Con 17 años me viene la propuesta del Barça y el City. Yo lo que quería era quedarme en el Celta porque mi objetivo siempre fue jugar en Vigo. Mi primera opción, antes que el City era el Barcelona. El Celta estaba en Segunda División con posibilidades de ascender y pasando la Ley Concursal y necesitaba dinero. El City pagó 1,5 millones de euros al contado y otros tantos cuando debutase. Al final pagaron tres millones. El City me hace una propuesta prácticamente irrechazable ya que solucionaba mi vida y la de mis padres. No me lo pensé.

Aunque el fútbol te da mucho tiempo libre, la cabeza siempre está pensando en él

P. ¿Cómo fue su vida en Manchester?

R. Al principio me costó. Estaba acostumbrado a vivir en mi pueblo, entrenar en Vigo y después estar con mis amigos. El City me facilita el tener a mi familia conmigo. Mi hermana aún sigue allí trabajando y se ha echado novio. La adaptación al club fue buena. Estaban Silva, Zabaleta y el Kun Agüero y Joan Román en el filial. La experiencia en Manchester para mí fue muy buena. Aprendí otro estilo de vida, como futbolista mejoré muchísimo. Antes era un jugador más vistoso, de talento. Ahora soy más completo, mejoré defensivamente sobre todo.

P. La falta de oportunidades en el City le empujan a marcharse de Inglaterra.

R. Yo firmo allí tres años. Mis primeros dos son con Mancini de entrenador. En el tercero llega Pellegrini y hago la pretemporada con él. Me dice que quiere que me quede y me renueven. Pero llega la oferta del Barça de cuatro años de contrato, el primero en el filial y los otros tres en el primer equipo. Yo fuerzo para salir y el City me vende o a final de año soy libre. Es una realidad que yo siempre quise jugar en el Barça.

El City me hizo una propuesta irrechazable ya que solucionaba mi vida y la de mis padres

P. Y después llega al filial del Barça dónde juega a gran nivel pero al finalizar la temporada no logra quedarse en el equipo de Luis Enrique.

R. Hice una gran temporada con el filial. Estaba el Tata Martino en el primer equipo. Normalmente, en el Barça siempre hay oportunidades para los jugadores de la cantera. Fue un año complicado en el primer equipo y entonces es más difícil. Cuando llega la pretemporada me dicen que valoran la posibilidad de que siga. Yo tenía contrato con el primer equipo en el momento que llega Luis Enrique. Yo decido que si no voy a tener oportunidades prefiero irme cedido para tener minutos en Primera y me llega la posibilidad del Sevilla.

P. ¿No considera que, para asentarse en el Barça, siendo jugador de la cantera es más conveniente coger experiencia en otros clubes, tener una transición como usted está teniendo?

R. Hay diferentes casos. Sergi Roberto estuvo dos, tres temporadas en blanco y ahora está siendo el primer cambio o titular y me alegro de que haya sido convocado por Del Bosque. También está Iniesta que en sus comienzos tampoco era titular, al igual que Bartra. Hay caos de jugadores que se van y nunca vuelven. Nunca se sabe. Cuando uno toma una decisión hay que ir hasta el final. Nunca me arrepiento en nada de lo que he hecho hasta el momento en mi carrera.

Denis Suárez durante un partido con el Villarreal. ampliar foto
Denis Suárez durante un partido con el Villarreal. Bongarts/Getty Images

P. En el Sevilla su rendimiento y participación fue de más a menos.

R. Para mí fue una temporada fantástica. Llegaba de Segunda División al campeón de la Europa League. Soy titular en la Supercopa de Europa contra el Madrid, lo juego prácticamente todo al principio. Después hubo una época que jugué menos, luego otra vez más y termino siendo un cambio. Al final jugué 46 partidos, marqué seis goles y di seis asistencias. Para mí la primera temporada en la élite fue muy buena.

P. En el verano pasado deja también el Sevilla. Unai Emery estaba contento con su rendimiento, pero usted, de nuevo impaciente, pensaba que con el fichaje de Konoplyanka tendría menos minutos.

R. Emery estaba contento conmigo y yo con él. Acaba la temporada en Sevilla y, en principio, el Barça me iba a recuperar, pero por la sanción FIFA que prohibía fichar por un año, no me podían recuperar aunque estuviese cedido. Vuelvo a Sevilla, comienzo la pretemporada con muchas ganas, pero al final veo que lo que yo necesito es dar un salto más, quiero ser titular y un jugador importante. Y sé que en Sevilla, con la plantilla que hay, no iba a ser tan importante como yo quiero ser y aparece el Villarreal. Me llama Marcelino con el que hablo durante tres semanas y me dicen que están negociando para ver si me dejan salir. Y yo iba todos los días a Emery diciendo que , por favor, me deje salir que en Villarreal voy a jugar mucho más y voy a crecer como jugador. Al final el Sevilla accede y le resulta un negocio redondo porque soy un jugador cedido por el Barça y encima sacan dinero por mí.

P. Acertó al aceptar la propuesta del Villarreal.

R. Estoy encantado. Marcelino tenía muchas ganas de que viniese al Villarreal e insistió mucho. Marcelino está cumpliendo conmigo y yo con él. El estilo de juego del Villarreal me viene mejor que el del Sevilla que es un futbol más directo, de segundas jugadas y más físico.

P. Pero en enero se habló de la posibilidad de que regresara al Barça.

Fuera del campo soy muy tranquilo y dentro también. No me suelo poner nervioso, me intento abstraer de todo

R. Hay una posibilidad de volver al Barça y es muy difícil decirle que no. Pero hay un contrato y se tiene que cumplir. Marcelino me dice que no me va a dejar salir ni por asomo ya que era un jugador muy importante y decisivo para él. Lo entendí. Si yo hubiese sido él habría hecho lo mismo. Después del partido de Copa que jugamos en Bilbao viene Fernando Roig, el presidente, y me dice que no me van a dejar salir. Yo le dije que no había ningún problema, que yo estaba centrado aquí, hasta el final con el Villarreal porque mi decisión había sido venir aquí y que iba a pelear a muerte para intentar dejar al equipo en Champions y ojalá podamos alcanzar la final de la Liga Europa.

P. Cuando finalice la temporada será por fin jugador del Barça como así confirmó su director deportivo, Robert Fernández.

R. No he vuelto a hablar con el Barça, igual lo hicieron con mi agente, no lo sé. Nunca se sabe, pueden pasar de aquí al final de temporada tantas cosas.

P. ¿Y cómo se gestiona jugar contra el que probablemente será su equipo el curso próximo?

R. Yo lo que quiero es ganar. Venimos de dos partidos perdiendo contra el Las Palmas y Sevilla y nos jugamos estar en Champions. El Barça, cierto es que se está jugando la Liga , pero tiene cierta ventaja. Ojalá se relajen ante nosotros. No soy un jugador que se distraiga por rumores. Desde los 13 años vengo sonando para muchos equipos y no me afecta.

P. Entiendo que soporta bien la presión en el terreno de juego y todo lo que rodea al fútbol.

R. Fuera del campo soy muy tranquilo y dentro también. No me suelo poner nervioso, me intento abstraer de todo.

P. ¿Es en la actualidad el Barça el mejor equipo del mundo?

R. Para mí sí.

P. ¿Cómo se le vence pues?

R. Está claro que tienes que hacer un buenísimo partido y que ellos cometan errores. Al final vamos a intentar salir a ganar. El Celta lo consiguió.