Hewitt se apunta a un pulso histórico

Retirado hace un mes, el de Adelaida se cita a sí mismo para el duelo entre Australia y EE UU, las dos superpotencias del tenis mundial. Con 32 y 28 cetros respectivamente, no se cruzaban desde 1999

Hewitt, durante un entrenamiento en Kooyong.
Hewitt, durante un entrenamiento en Kooyong.JULIAN SMITH (EFE)

El pasado 21 de enero, cuando empuñó la raqueta por última vez, la que en teoría iba a ser su última vez, Lleyton Hewitt puso el broche a su carrera; era el adiós, a priori. Después de una carrera dilatadísima, de alcanzar la cima y dejar huella con su estilo guerrero, el de Adelaida había decidido colgar la raqueta con 34 años, delante del público de Melbourne. Pero mes y medio después, su historia ha dado un giro. Un inoportuno virus dejó koal joven Nick Kyrgios y el capitán del equipo australiano tal vez tenga que echar marcha atrás y volver a vestirse de corto para intentar apear a Estados Unidos en la Copa Davis.

De momento, Hewitt dio el primer paso. Kyrgios se retiró la semana pasada en las semifinales de Dubái y no llegará al pulso de este fin de semana, correspondiente a la primera ronda del Grupo Mundial. No podrá contar tampoco con otro jovenzuelo, Thanasi Kokkinakis, y Bernard Tomic, también tocado, sí entró finalmente en la lista, pero su muñeca izquierda está entre algodones. Así que Hewitt, nombre que ocupó durante 80 semanas el trono de la ATP, entre 2001 y 2003, apostó por la fórmula simple: citarse a sí mismo para un duelo cuyo último precedente data de 1999.

El de Adelaida, inscrito para el cruce, ha jugado 41 series, más que ningún otro jugador australiano

Esta vez, ambos equipos se medirán sobre la hierba de Kooyong, la antigua casa del Abierto de Australia (hasta 1987). Chocarán los dos gigantes de la Copa Davis, las dos formaciones más laureadas de la competición: 32 Ensaladeras en las vitrinas de los norteamericanos y 28 en las locales. Será la 46ª vez que se crucen —en 30 ocasiones lo hicieron en una final—, con un balance favorable a EE UU (25-20). Siente Hewitt que el deber le llama de nuevo y él, al servicio siempre de su país —ha participado hasta ahora en 41 series, más que ningún otro australiano—, contempla volver a competir.

En un principio está previsto que Tomic y Samuel Groth disputen los individuales contra Jack Sock y John Isner; este último apunta también al dobles, junto a John Peers, pero los dolores que sufre Tomic puede alterar los planes. De momento, Hewitt está inscrito, en la reserva y, a tenor de lo que cuentan, más que preparado para la vuelta. “Estaba retirado, pero está entrenándose más duro que cualquiera de los muchachos”, confirmó Jason Stoltenberg, ayudante técnico. Desde que Norman Brookes lo hiciera hace casi un siglo, en 1919, ningún aussie ha simultaneado la capitanía y la pista.

El posible regreso de Hewitt alumbra un fin de semana que tenísticamente promete. Volverá a escena (ante Kazajistán) el rey Novak Djokovic, después de sufrir una infección ocular que le desbancó en el desierto; desfilará el triunfador Andy Murray, coronado en junio con Gran Bretaña tras 79 años de sequía; y seis top-10 defenderán a sus selecciones —Rafael Nadal, David Ferrer, Roger Federer y Stanislas Wawrinka son las excepciones—, aunque España, penando todavía en el Grupo I (la Segunda del tenis mundial) por su errática trayectoria de los últimos tiempos, no participará de la fiesta.

Sobre la firma

Alejandro Ciriza

Cubre la información de tenis desde 2015. Melbourne, París, Londres y Nueva York, su ruta anual. Escala en los Juegos Olímpicos de Tokio. Se incorporó a EL PAÍS en 2007 y previamente trabajó en Localia (deportes), Telecinco (informativos) y As (fútbol). Licenciado en Comunicación Audiovisual por la Universidad de Navarra.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS