Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dorsey dispara al Barça

El equipo azulgrana, transformado por la irrupción del pívot estadounidense, desborda al Olympiacos

Dorsey intenta frenar a Hackett.
Dorsey intenta frenar a Hackett. AFP

Joey Dorsey es un tipo risueño, capaz de marcarse un baile a lo Michael Jackson junto a las cheerleaders del Barça, o de echarse una risotada cuando se le pregunta por la foto que circuló por las redes enfundado en una camiseta del Real Madrid. En su regreso al Barcelona, dos años después de que lo abandonara tras ganar la Liga, se encontró con un equipo abatido, todavía conmocionado por su gatillazo en la Copa. La cita era de aúpa, delante el Olympiacos. La situación muy delicada, dada la mala situación del Barcelona en el Top 16, con cuatro derrotas en siete partidos. Dorsey, desde el banquillo, fue testigo de primera mano del desolador panorama. Tomic no era Tomic. Doellman vagaba por la cancha. Spanoulis y Printezis hacían lo que les venía en gana, como si transitaran en autopista hasta el aro azulgrana. Dominaba el Olympiacos (6-13). El drama amenazaba en el Palau. Y en esas que salió a la cancha Joey Dorsey.

BARCELONA, 82; OLYMPIACOS, 66

Barcelona Lassa: Satoransky (14), Oleson (5), Navarro (13), Doellman (0), Tomic (3) –equipo inicial-; Dorsey (12), Pau Ribas (6), Samuels (11), Arroyo (2) y Perperoglou (16).

Olympiacos: Spanoulis (11), Mantzaris (0), Strawberry (3), Printezis (12), Milutinov (2) –equipo inicial-; Johnson-Odom (3), Papapetrou (4), Agravanis (9), Mantzaris (0), Hackett (16), Papanikolaou (1) y Athinaiou (0).

Parciales: 19-19, 26-12, 26-16 y 11-19.

Árbitros: Lamonica (Italia), Ryzhyk (Ucrania) y Koljensic (Montenegro). Señalaron faltas técnicas a Spanoulis y Hackett.

Palau Blaugrana. 6.279 espectadores. 9ª jornada del Top 16 de la Euroliga.

El pívot de Baltimore, un rebote, un tapón, un robo, un mate, una cosa por aquí, otra por allí, le cambió la cara al Barcelona. No tuvo ni para empezar con el cándido pívot serbio Milutinov, abrumó a su compatriota a Hunter, tampoco tuvo para empezar con el joven griego Agravanis. Arrancó al Barcelona, contagió a sus compañeros. Remontó el Barcelona (24-22).

Tiró de recursos Xavi Pascual, con una defensa presionante por todo el campo para desfondar a Spanoulis, combinada con algunas fases en zona. Y se decidió a jugar con un equipo con un solo pívot, Dorsey, situando a Perperoglou en la posición de cuatro, y por fuera Arroyo, Pau Ribas y Navarro. La ventaja del Barcelona fue aumentando. Era de 14 puntos tras un triplazo de Navarro para cerrar el segundo cuarto. El acumulado entre ese segundo cuarto y el tercer cuarto dejó el asunto visto para sentencia: 52-28.

El Barcelona parecía transformado, nada que ver con el de la Copa, ni con el de los primeros minutos del partido. Arreció la lluvia de triples: Oleson, Perperoglou, que se marcó una espléndida actuación, Satoransky. El Barcelona alcanzó los 25 puntos de ventaja (69-44). Frenado Spanoulis, intrascendente Papanikolaou en su estreno con su exequipo griego y frente a su exequipo catalán, dominado Hunter, solo Hackett ofreció una mínima réplica. Pero el Olympiacos era una sombra y, aunque ganó el último parcial, no llegó a inquietar en la lucha por la diferencia de puntos. El Barcelona superó con relativa tranquilidad los 12 por los que había perdido en El Pireo. El Palau sonrió. Dorsey, autor de 12 puntos, 8 rebotes, 3 robos, 3 asistencias y 2 tapones, siguió riendo.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información