Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cabezas de turco y eludir responsabilidades

La estrategia del presidente de la FEF pasa por implicar al candidato Jorge Pérez y al administrador general y amenazar con la FIFA

Ángel María Villar.
Ángel María Villar. EFE

Una vez que Villar ha entregado la documentación requerida al Consejo Superior de Deportes (CSD), tendrá que articular su defensa para tratar de evitar la inhabilitación que puede acabar con sus 28 años al frente de la Federación Española de Fútbol (FEF).

Las apuestas sobre en quién descargará Villar las culpas están presentes en las conversaciones de empleados federativos que analizan atónitos los supuestos tratos de favor al Recreativo y al Marino.

Durante estos últimos días, en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas se señala al secretario general Jorge Pérez, candidato ya oficial a la presidencia, y al administrador general José María Castillón como los cabezas de turco en los que Villar y Juan Padrón tratarán de escudarse para salir indemnes.

Eludir responsabilidades y competencias, según relatan desde la Ciudad del Fútbol, será una de las principales estrategias de Villar para evitar la sanción. Allí también aseguran que tratará de convertir el caso en una afrenta hacia su persona y un ataque por su intención de volver a ser reelegido presidente.

La otra gran baza que ha utilizado en otras ocasiones, la expulsión de los clubes españoles y de la selección de las competiciones internacionales por supuesta injerencia gubernamental ya la ha ejecutado ante la Audiencia Nacional, tal y como adelantó EL PAÍS, al pedir la suspensión cautelar de la orden ministerial que regulas las elecciones a las federaciones deportivas.

Escándalo en Extremadura

No se descarta en los corrillos que se forman en Las Rozas que Villar invoque directamente a la FIFA para que esta intervenga como hizo recientemente en el caso del Real Decreto que regulaba la venta de los derechos de retransmisión del fútbol. En este último caso, el recurso de acudir a la FIFA no tuvo respuesta por parte del organismo que rige el fútbol mundial. Ahora, en pleno proceso electoral que culminará con la elección del directivo que reemplace al inhabilitado Joseph Blatter. y con el FIFAgate aún en proceso, parece poco probable que la amenaza cause el efecto deseado por Villar.

Por otra parte, las elecciones a la Federación Extremeña de Fútbol han sido paralizadas por un juzgado, según Iusport, por irregularidades en la convocatoria de las mismas. A su vez su actual presidente, Pedro Rocha, cercano a Villar, está bajo investigación policial y judicial por falsedad de documentos en las elecciones de 2013.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información